Valladolid empieza tímidamente a quitarse las mascarillas al aire libre

El primer día sin mascarillas al aire libre en Valladolid. Barrio de Delicias

Alba Camazón


0

Tímidamente y con reserva, casi con respeto, Valladolid empieza a no usar las mascarillas al aire libre. “He bajado a la calle y la llevaba todo el mundo, y me he preguntado: ¿era hoy, verdad?”, confiesa Loli, una de las pocas que se ha atrevido a quitarse la mascarilla para pasear.

Rebeca, por el contrario, lleva una mascarilla puesta, igual que su hija: “Estoy vacunada, pero por prevención y respeto voy a seguir llevándola salvo en el campo o en la playa si no hay mucha gente”. “Es de sentido común que el virus no se ha ido en verano”, asegura Rebeca.

La mayoría de los vallisoletanos ha decidido no quitarse la mascarilla, y quienes no la llevan puesta, la tienen a mano. “Ahora no hay mucha gente, por eso no la llevamos”, explica JL, que tiene la mascarilla de la mano “por si hay aglomeraciones”.

Son muy pocas las personas mayores -casi ninguna- que no lleva la mascarilla, incluso en una plaza, sentado. Como Jesús, que explica por qué no se la ha quitado, aunque está sentado solo en un banco del paseo San Vicente, en Delicias: “Falta mucha gente de vacunarse y he oído lo del brote de Mallorca... Hay juventud que es responsable y otra que no... pero yo no me la quito”.

La situación es similar en el centro de la ciudad. Santiago y Rosa vienen de ahí. Él va a cara descubierta y ella mantiene la mascarilla, aunque no se la ve muy cómoda: “No entiendo por qué la gente se vacuna si luego no se la quita”, plantea Rosa. Santiago está convencido de que en los próximos días habrá más gente que se anime a retirarse la mascarilla, algo en lo que no coincide su mujer.

De momento, Valladolid avanza de forma tímida hacia una 'nueva normalidad': pocas personas se atreven a no usar las mascarillas, o se la colocan en cuanto hay más personas paseando.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats