El presidente de la Asociación de Residencias en Castilla y León: "Las residencias de ancianos en las que no hay virus es porque no se han hecho las pruebas"

Una persona mayor realizando una ejercicio con una bola. / Stocksnap - Pixabay

Más de la mitad de los fallecidos con el covid-19 confirmado de Castilla y León murió en una residencia, medio millar de ancianos, según los datos proporcionados por las residencias y publicados por la Consejería de Familia. Entre los decesos con el covid19 confirmado y aquellos que han fallecido con síntomas compatibles, suman 1.475 muertos.

Y las previsiones no son mucho mejores, porque los tests rápidos que han comenzado a realizarse a los trabajadores de las residencias desvelarán la situación real de la pandemia. "Las residencias en las que no hay virus es porque no se han hecho pruebas", lamenta el presidente de la Asociación de Residencias de Tercera Edad en Castilla y León, Diego Juez. Y poco le importa a este virus si ese centro sociosanitario está en la ciudad, en el medio rural, es un edificio grande o pequeño. "Todas las residencias están más o menos igual. Si no entra el virus en la residencia, los trabajadores aguantan... pero si entra, el caos es generalizado".

"Se está abandonando a los mayores". Así de contundente se muestra este empresario, que defiende el esfuerzo que hace el personal que trabaja en las residencias. "Son los grandes olvidados de la crisis. Se habla de los transportistas, los cajeros... El presidente de la Junta habla con el tercer sector y con discapacidad, pero nadie habla con nosotros. Aquí se mueren los ancianos. No nos sentimos nada arropados", denuncia Juez. En Castilla y León, unas 45.000 personas -la mayoría con pluripatologías- viven en residencias y tienen elevados grados de dependencia.

El presidente de la Asociación de Residencias de Tercera Edad en Castilla y León reconoce que estos centros no tienen "margen de maniobra" porque no cuentan con medios humanos y materiales. "La situación es tremenda. Con el 30 o 40% de trabajadores de baja, ¿cómo lo cubres? No lo puedes cubrir de la noche a la mañana", plantea este empresario, también director territorial del grupo Vitalia Home. La Junta de Castilla y León ya busca a personas con experiencia en el cuidado y atención de personas mayores o con discapacidad. Aquellos que quieran colaborar deben escribir a VoluntariosResidenciasCOVID19@jcyl.es e indicar la provincia, experiencia, especialidad y disponibilidad.

"Les dejan ahí a esperar que fallezcan"

En declaraciones a eldiario.es, Diego Juez asegura que actualmente no se deriva a los hospitales a los ancianos que presentan síntomas de coronavirus o que dan positivo. "Les dejan ahí a esperar que fallezcan porque entienden que la tasa de supervivencia es baja. Se les deja en las residencias, donde no tenemos enfermeros ni médicos. Ahora mismo contar con un profesional sanitario es un lujo", lamenta Juez. Habitualmente, en periodo vacacional resulta "complicadísimo" encontrar personal cualificado "porque no hay en el mercado". "Pues ahora es imposible contratar profesionales sanitarios como médicos y enfermeros", sentencia. Sí existen coordinadores de Sanidad que contactan con las residencias "cuando ya están desbordadas". "Es una crisis sanitaria y nos la han emplumado a los centros sociales", afea este empresario.

"Aunque sean mayores de 80 años, los mayores tienen el mismo derecho a una Sanidad que el resto, que para eso la han pagado durante toda la vida", reprocha Juez, quien también solicita un espacio común para todos estos ancianos con covid19, "como un hospital o un hospital de campaña en cada provincia con un equipo de médicos especializados".

Antes de la epidemia, ante un fallecimiento en la residencia, acudía un médico a levantar el cadáver. Juez denuncia que en alguna ocasión el médico de referencia no ha querido entrar en la residencia correspondiente a levantar el cuerpo, pero niega que hayan convivido muertos y vivos como investigan varias Fiscalías. "La imagen real de los centros no es la que dan los políticos. Tenemos un grave problema en esta sociedad y es que muchos echan la culpa a los demás para evitar su responsabilidad", reprocha.

"Damos vueltas y vueltas sin que nos digan nada"

Este representante de la Patronal reprocha la "lentitud, falta de coordinación, Administración y falta de actitud" de una Junta de Castilla y León que antes de la epidemia se mostraba "tan orgullosa de sus residencias y de tener los mejores Servicios Sociales". Juez denuncia que ante "cualquier duda", los gerentes se dirigen a Sanidad. Sanidad les deriva a Servicios Sociales (Consejería de Familia), ellos a Salud Pública, estos a Atención Primaria... "Sin ninguna respuesta. Damos vueltas y vueltas sin que nos digan nada", censura Juez. Como si de una crónica de Mariano José de Larra se tratara, recupera actualidad su 'vuelva usted mañana' en pleno siglo XXI y ante una pandemia. "Somos la mayor asociación de residencias de Castilla y León y nadie de Sanidad ha hablado con nosotros", afea.

La continua llegada de material está empezando a surtir a las residencias del material de protección que tanto necesitan, puesto que los trabajadores no pueden mantener la distancia de seguridad recomendada de dos metros. Las gericultoras deben asear, cambiar y dar de comer a decenas de ancianos diariamente, y para eso es necesario un contacto estrecho. "El mayor miedo es el futuro cercano, porque muchos claro, ahora están bien... ¿pero, en unos días?", se pregunta.

"Para una residencia de 200 usuarios nos daban un paquete de guantes de 100"

Aunque cada residencia tiene sus circunstancias concretas, Juez denuncia el escaso material con el que contaban hasta ahora los empleados. "Para una residencia de 200 usuarios nos daban un paquete de guantes de 100 unidades. Los gerentes hacían cola para 20 mascarillas y una caja de guantes. Era algo desproporcionado", lamenta. Toda esta situación, además, ha provocado un empeoramiento del servicio, a pesar de los esfuerzos e implicación de los trabajadores debido a las bajas que se cogen los posibles casos y la ausencia de empleados sustitutos. "Ahora a lo mejor se les ducha cada 2 o 3 días y no todos los días como hasta ahora", señala.

Juez valora la anticipación de la mayoría de las residencias y critica la reacción de Servicios Sociales. "Hace más de un mes recomendamos restringir las visitas y la gerencia nos dijo que no podíamos hacer eso", añade el presidente de la Asociación de Residencias de Tercera Edad en Castilla y León. Días antes de la declaración del estado de alarma, el Gobierno autonómico comenzó a restringir las visitas en las residencias para evitar que el virus llegara a estos centros.

Además, denuncia que algunas residencias privadas consiguieron tests para sus empleados y que la Junta de Castilla y León los "requisó" después de decirles que los tests había que validarlos primeros. "Los resultados de los análisis no serán definitivos hasta que su validez no sea confirmada por la propia Consejería de Sanidad", señala la cartera autonómica en un comunicado al que ha tenido acceso este diario. Pero las residencias no han recibido información sobre la validez ni los resultados de estos tests. Hasta esta semana, la Junta de Castilla y León no ha tenido suficientes tests para hacerlos de forma generalizada a los trabajadores de las residencias. "Si hubiéramos tenido tests desde el principio, podríamos haber sectorizado y dividido más a trabajadores y ancianos", concluye.

Etiquetas
Publicado el
11 de abril de 2020 - 10:55 h

Descubre nuestras apps

stats