La portada de mañana
Acceder
El rey emérito se blinda de pagar impuestos con su residencia fiscal en Abu Dabi
Investigación - Tres años sin noticias de la mitad oculta del archivo de Villarejo
Opinión - 'El machismo y sus burlas, herencia española', por Rosa María Artal

La comunidad educativa catalana sale a la calle en defensa de la inmersión

La manifestación convocada por Somescola ha marchado por el paseo Lluís Companys

Arturo Puente


51

Respuesta contundente a las decisiones judiciales que imponen el 25% de castellano en las escuelas catalanas. Las entidades educativas, agrupaciones de familias, partidos del espectro soberanista, sindicatos mayoritarios, además del propio Govern, se han manifestado este sábado por el centro de Barcelona en defensa de la inmersión lingüística y por un modelo educativo que mantenga el catalán como lengua vehicular. La marcha ha reunido a miles de personas en el centro de Barcelona convocadas pro Somescola, la plataforma que agrupa a 54 entidades, mayoritarias en la escuela catalana.

La plataforma convocante ha querido dar el máximo protagonismo a la comunidad educativa con un manifiesto leído por profesoras y alumnas. “Esta sentencia es una agresión al modelo de escuela catalana y a su modelo pedagógico”, ha denunciado el texto de Somescola, que asegura que los indicadores y las opiniones de los expertos en pedagogía avalan la inmersión. “Que un juez determine de manera arbitraria cuantas horas hacen falta para aprender una lengua es un escarnio a los profesionales”, han añadido. La inmersión, han defendido, es un modelo “para construir una sociedad más cohesionada, democrática y libre”.

Las entidades han puesto también el acento en el retroceso del uso del catalán en las aulas, por lo que han reclamado a los políticos que aporten soluciones, aprovechando las amplias mayorías parlamentarias de las que disponen a favor de este modelo. Además de los partidos que forman el Govern, en la marcha de este sábado ha participado la CUP y los comuns, junto a sindicatos como CCOO y UGT. No así el PSC, que ha aprovechado que celebra este fin de semana su Congreso extraordinario para ponerse de perfil y no acudir a la marcha pero tampoco desmarcarse abiertamente de la defensa de la inmersión. Los socialistas aceptan el 25% de castellano que marcan los tribunales y apuestan por una flexibilización del modelo.

La Guardia Urbana ha cifrado finalmente en 35.000 los asistentes a la protesta, que la convierte en una de las más numerosas en defensa de la inmersión. En el año 2014 la misma plataforma organizó una marcha precisamente contra la primera sentencia que fijaba el porcentaje del 25% de castellano que ahora ha vuelto a la actualidad y, entonces, el recuento de la Guardia Urbana arrojó 25.000 participantes.

El Govern prácticamente al completo se ha dejado ver en la manifestación, comenzando por el president Pere Aragonès y el conseller de Educación, Josep González Cambray, además de la presidenta del Parlament, Laura Borràs. En declaraciones a los medios, Aragonès ha asegurado que existe “una ofensiva del nacionalismo español, que quiere utilizar el futuro de los alumnos y la cohesión social construida durante décadas para arañar cuatro votos fuera de Catalunya”. El jefe del Govern ha llamado a responder “desde la máxima cohesión y consenso”. El Departamento de Educación tiene previsto lanzar un nuevo marco normativo para actualizar el modelo, dando espacio para la flexibilidad en los centros pero reforzando el catalán como lengua central.

En su turno, la presidenta del Parlament y dirigente de Junts, Laura Borràs, ha cargado contra las decisiones judiciales para introducir porcentajes en castellano en las clases. “No dominan el idioma del consenso y la riqueza, y parece que el único idioma que dominan es el de la imposición”, ha indicado, tras considerar que no quieren que estas decisiones solo buscan “que haya menos catalán”.

La manifestación llega tras varias jornadas de intensa polémica en torno a la escuela el Turó del Drac de Canet de Mar, donde los tribunales concedieron de forma cautelar a la familia de una alumna de P5 que en su clase se impartiera el 25% del tiempo en castellano. Tras esto, las familias de la escuela protestaron y mientras los padres que habían llevado el caso a los tribunales denunciaron acoso. Lo que ha seguido a partir de entonces ha sido una encendida campaña de las derechas de PP, Vox y Ciudadanos, en la que se ha llegado a comparar la situación de Canet con el nazismo, el Apartheid sudafricano o el País Vasco en tiempos de ETA. Este viernes Pablo Casado acabó lanzando bulos contra los profesores catalanes sobre supuestos maltratos a castellanoparlantes, como que se les impide ir al servicio si no hablan catalán.

Iceta replica a Casado: “Los niños catalanes hacen pipí”

En la otra punta de Barcelona el PSC ha abierto este sábado su Congreso extraordinario en el que Miquel Iceta pasará a Salvador Illa el cargo de primer secretario del partido. El líder saliente se ha referido en su balance de mandato a la cuestión de la inmersión y ha aprovechado para responder a Pablo Casado. “Que sepa toda España que los niños catalanes hacen pipí”, ha proclamado con sorna. El ministro de Cultura ha criticado que las derechas traten de “arañar unos cuantos votos” atizando la polémica sobre la escuela.

Iceta también ha tenido munición para el independentismo y el actual Govern, a quien ha acusado del “retroceso” del catalán. “Si es que se ha producido ese retroceso, ¿no tendrán nada que ver quienes han gobernado los últimos años? ¿Cómo es posible eso?”, se ha preguntado, para a continuación reclamar “que nos lo dejen hacer a nosotros, a los que impulsamos la inmersión desde Santa Coloma, que nosotros lo sabemos hacer”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats