Ciudadanos compara la situación en Canet con la Ermua de Miguel Ángel Blanco

El líder de Cs en Catalunya, Carlos Carrizosa, en una intervención parlamentaria

La situación que se vive en Canet de Mar después de que los tribunales dieran razón a una familia e impusiera un 25% de las clases en castellano en una escuela, ha encendido el escenario político catalán y español en los últimos días. Vox, Ciudadanos y PP se han lanzado este miércoles con todo contra Pere Aragonès en la sesión de control al Govern, con acusaciones tan gruesas como la de estar liderando el acoso a un menor, enviar "matones" a la Universidad o imponer un régimen de segregación. El portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha ido este miércoles más allá y ha asegurado que "Canet es una especie de Ermua, salvando las distancias", en relación a la ciudad del País Vasco que se convirtió en icono internacional contra el terrorismo cuando ETA asesinó al concejal Miguel Ángel Blanco en 1997.

Según ha asegurado Carrizosa, la situación de Canet hoy es comparable a la de la ciudad vizcaína y "sirve para conciencia a los catalanes de lo que ustedes están haciendo con la sociedad". Por eso ha pedido al PSC que deje de apoyar la inmersión y "asuma que estamos ante una oportunidad histórica de dar la vuelta a la batalla de la opinión pública". El líder de Ciudadanos ha avisado además de que su partido continuará adelante con los objetivos que le hicieron nacer, como fue el de acabar con la inmersión lingüística. "Nosotros nacimos para hablar y para evitar que nos hagan callar", ha dicho.

En su turno de réplica, Aragonès ha afeado sus palabras a Carrizosa, a quien le ha dicho que debería corregir su afirmación "por respeto a las víctimas del terrorismo". "Yo le conozco personalmente y creo que se arrepentirá", ha dicho el jefe del Govern al diputado, a quien ha exigido además que pida perdón por haber señalado y "acosado" a varios profesores de Sant Andreu de la Barca a quienes se acusó de haber discriminado a hijos de guardias civiles, aunque la Justicia acabó archivando el caso.

En la misma línea se había pronunciado minutos antes el líder del PP, Alejando Fernández, quien también ha hablado de la "estigmatización y discriminación" que ha asegurado que están sufriendo las familias castellanoparlantes en Catalunya. Fernández sin embargo ha evitado en el Hemiciclo repetir las comparaciones que este martes hizo junto al líder de su partido, Pablo Casado, cuando igualó los hechos que se viven en Canet con el Apartheid sudafricano o con el sistema de segregación racial en Estados Unidos.

"Ya basta de utilizar la lengua para recoger cuatro votos, ya está bien", ha exclamado Pere Aragonès, que ha acusado a Fernández de mentir sobre la situación de las escuelas catalanas. "Están utilizando mensajes repugnantes en las redes para intentar construir un discurso mediático que lo único que quiere es romper la cohesión social del país", ha añadido en tono bronco.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats