El líder de Vox en Catalunya declara que solo dispone de 3.000 euros aunque cobraba más de 90.000 en el Congreso

El cabeza de lista por Vox, Ignacio Garriga , durante una de las votaciones en el Auditorio del Parlamento de Cataluña

El líder de Vox en Catalunya, Ignacio Garriga, es un odontólogo que ha ejercido su profesión y que durante el último año y medio ha sido diputado en el Congreso de los Diputados. Dos actividades que se supone que dan para vivir bien e incluso para ahorrar algo de dinero. Sin embargo, Garriga ha declarado al Parlament de Catalunya que únicamente dispone de 3.000 euros en una cuenta, que utiliza un vehículo Volkswagen en 'renting' y que tiene que devolver a un banco 1.495 euros por un crédito personal. Nada más, ni vivienda, ni cuentas de ahorro, ni ningún tipo de propiedad a su nombre. Y todo ello pese a que su sueldo en el Congreso ascendía a más de 90.000 euros anuales y que cuando entró como diputado en Madrid declaró que en 2018 había ganado 52.000 euros.

Preguntado por este diario, Vox no aclara a qué ha destinado su líder catalán los altos salarios percibidos durante los últimos años ni cómo ha llegado a la situación económica, que él mismo ha manifestado ante el Parlament como obligación para acceder al escaño. En su anterior declaración, hecha en el Congreso, Garriga también afirmó tener un préstamo de 6.115 euros, de los cuales 5.923 pendientes de devolver.

La declaración de Garriga contrasta con las de algunos de sus compañeros de grupo. En especial con la de su primo, Joan Garriga, que fue número tres en la lista de Barcelona, quien ha declarado al Parlament que dispone de dos viviendas, dos garajes y otros dos inmuebles urbanos por un valor total de más de 350.000 euros, además de dos motos, dos coches y una embarcación Regal. Otros de los nuevos diputados de Vox han declarado patrimonios similares, como Andrés Bello, que ha manifestado disponer de dos viviendas, una de ellas al 50%, que suman algo más de 300.000 euros, junto a otros 110.000 en cuentas corrientes o acciones. Bello, en cambio, es más austero en cuanto vehículos y conduce un Ford de 2007.

Ignacio Garriga no es el único de los diputados de la formación recién llegada al Parlament que declaran no tener prácticamente nada. Alberto Tarradas, el miembro más joven de la Cámara, también afirma disponer de 3.000 euros, además de dos vehículos, un Seat y un Volkswagen. Menos llamativa es la declaración de María Elisa García Fuster, anestesista en el hospital de Bellvitge, que asegura tener una vivienda de 156.000 euros, además de 92.000 euros en depósitos, un plan de pensiones en el que ha depositado 27.000 euros y conducir un BMW adquirido 2003.

Hay más casos de políticos que declaran tener muy pocas propiedades. El líder de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, socio de un despacho de abogados y diputado en el Parlament desde 2012 afirma que tiene 8.000 euros en cuentas, 20.000 en un plan de pensiones y un coche Lexus, sin disponer de nada más bienes. O el diputado de Junts, Albert Batet, político de Junts que está en la Cámara catalana desde 2012 y ha ocupado cargos importantes como la alcaldía de Valls o la vicepresidencia de la diputación de Tarragona. Tras casi dos décadas dedicado a la política, Batet afirma que solo posee 10.000 euros y un Mercedes, sin ninguna posesión inmobiliaria ni ningún patrimonio más.

Segundas viviendas, planes de pensiones y fincas

Laura Borràs también ha presentado su declaración ante el Parlament, al que se reincorpora. En su caso, después de llevar casi dos años en el Congreso, la actual presidenta del Parlament asegura que dispone de media vivienda valorada en poco más de 200.000 euros, títulos en Catalana Occidente por valor de 50.000 euros y un plan de pensiones de 67.000. Borràs conduce un Toyota Yaris que tiene 6 años.

Por su parte, quien fuera número tres en la lista de Junts, Joan Canadell, tiene buena parte de su patrimonio invertido en empresas. En concreto, en tres sociedades, Iniciativas Canadell, que posee en exclusiva, Petrolis Independents y su filial Petrolis Independents Torroella, de las que tiene una participación del 20% en cada una. En total, títulos valorados en 385.000 euros, además de una vivienda de 230.000 euros y otros 28.000 en cuentas y otras acciones.

Más posesiones ha declarado Jaume Alonso-Cuevillas, otro de los diputados de Junts que, como Borràs, viene del Congreso. Este abogado, que esta legislatura será secretario de la Mesa del Parlament, declara tres viviendas por un valor total de 627.000 euros, a lo que hay que sumar un plan de pensiones de 213.000 euros y casi 40.000 euros en cuentas y títulos. A eso se suma su participación en hasta cuatro sociedades, una de ellas valorada en 279.000 euros de la que posee el 75%. El abogado además no declara disponer de embarcación, pero sí que tiene una concesión de amarre en el puerto de L'Estartit, en la Costa Brava. El patrimonio de Cuevillas destaca así como uno de los más abultados de esta legislatura.

Otro de los diputados que se incorporan por primera vez al Parlament es el líder del PSC, Salvador Illa. El ganador de las elecciones, que percibía como ministro un sueldo de 74.858 euros, declara que tiene 13.000 euros en el banco y 48.000 en un plan de pensiones, además de media casa de 217.000 euros y un garaje. Illa tiene además un Volkswagen Golf.

También la número dos de ERC por Barcelona, Laura Vilagrà, es una nueva cara de esta legislatura al Parlament, aunque en su caso ya se había sentado en el Parlament entre 2006 y 2011. La exacaldesa de Santpedor dispone de una vivienda y dos garajes, valorados en más de 170.000 euros y la mitad de un local de 40.000. Además, el año pasado recibió una herencia por la que posee el 50% de dos viviendas y la misma proporción de tres fincas rústicas y dos inmuebles urbanos, valorado todo ello en casi 200.000 euros. En una cuenta personal, Vilagrà dispone además de 104.000 euros.

Dolors Sabater, cabeza de lista de la CUP, también se sentará por primera vez en el Hemiciclo catalán. En su caso, las propiedades que más destacan son siete fincas rústicas, de las que posee fracciones de entre el 8 y el 10%, fruto de una herencia recibida en el año 2020 y repartida entre diversos herederos. Con todo, el conjunto de terrenos está valorado en más de un millón de euros, con lo que ella tiene una participación de más de 100.000 euros en total. La líder de la formación anticapitalista tiene además la mitad de una vivienda valorada 33.540 euros y un coche Renault.

Otro diputado novel es Joan Carles Gallego, número dos de los 'comuns' y que ha sido secretario general de Comisiones Obreras en Catalunya. En su caso afirma no disponer de vivienda en propiedad, pero tiene en cambio 150.000 euros en cuentas y depósitos, otros 55.000 en un plan de pensiones y 5.000 más en títulos y valores análogos. Conduce coche, un Seat, y moto, una Piaggio.

Etiquetas
Publicado el
15 de marzo de 2021 - 16:15 h

Descubre nuestras apps

stats