La plaza de Tetuán se queda sin palmeras

Las palmeras de la plaza Tetuán de Barcelona.

La plaza de Tetuán de Barcelona se está quedando sin sus emblemáticas palmeras canarias. El culpable es el picudo rojo o gorgojo, una especie de escarabajo que se alimenta de la savia del árbol y que, debido a su gran voracidad, ha infectado más de la mitad de las palmeras que forman parte de los Jardines del Doctor Robert y amenaza el resto. La plaga es detectó el mes de noviembre pasado y cuatro meses después la visión de la plaza con las palmeres descabezadas es impactante.

De las 25 palmeras canarias existentes, algunas con una altura que supera los diez metros, 14 han sufrido los estragos del picudo rojo, sobre todo las que están situadas en el lado mar de la plaza. De momento resistenmejor las del lado montaña, más alejadas del foco de infestación inicial, pero algunas ya presentan los síntomas típicos de la enfermedad con hojas secas y demasiado abiertas. El Ayuntamiento de Barcelona ha tenido que aplicar un tratamiento fitosanitario a 13 ejemplares. De estos, cuatro están rebrotando y uno se ha talado.

Este tipo de gorgojo, originario del sudeste asiático y de la Polinesia, es un viejo conocido de las zonas verdes de Barcelona. Diecinueve años después de su primera detección en Málaga y Granada, y catorce de su llegada a Cataluña, el avance de este insecto es imparable y las inversiones de los municipios catalanes en tratamientos fitosanitarios para erradicarlos superan los 1,2 millones de euros anuales y no siempre tienen éxito.

La hembra pone entre 300 y 400 huevos en la parte tierna del tronco de la palmera y las larvas se alimentan de la sabia y de la fibra interior del tronco durante el verano hasta que se convierten en escarabajos adultos. Se desplazan a otras palmeras volando o subiendo por el tronco y la detección visual de los árboles enfermos se acostumbra a hacer hacia el otoño.

Situada en la confluencia de la Gran Vía con el Paseo de San Juan, la plaza de Tetuán es uno de los espacios del distrito del Ensanche más utilizados por los vecinos. Además de ser una zona verde en medio de dos arterias muy transitadas, ofrece una zona de juegos infantiles y es un lugar habitual para pasear perros. Después de años de olvido y de degradación, el Ayuntamiento de Barcelona la remodeló el año pasado y se gastó 190.000 euros.

En la plaza se puede encontrar la fuente de la Sardana, de Frederic Marès, y el monumento al Doctor Robert, obra de Josep Llimona. Su nombre rememora el papel de los voluntarios catalanes en la batalla de Tetuán y cada vez son más las voces que reclaman al consistorio barcelonés que le cambie el nombre.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats