Catalunya Opinión y blogs

La portada de mañana
Acceder
Quién es Carlos Lesmes y por qué no ha dimitido del CGPJ, por Ignacio Escolar
La tradición del PP de Madrid de enfrentarse a la dirección nacional
España y Francia vuelven a luchar por Picasso 50 años después

Sobre este blog

Este blog pretende servir de punto de encuentro entre el periodismo y los viajes. Diario de Viajes intenta enriquecer la visión del mundo a través de los periodistas que lo recorren y que trazan un relato vivo de gentes y territorios, alejado de los convencionalismos. El viaje como oportunidad, sensación y experiencia enlaza con la curiosidad y la voluntad de comprender y narrar la realidad innatas al periodismo.

Sicilia: esencia mediterránea en estado puro

La calma del mar, al sur de la isla / C. P.

Es inevitable nombrar Sicilia y pensar en los asesinatos de la mafia, la especulación urbanística, el atraso secular y la inmigración hacia Milán y Estados Unidos. Sin embargo, más allá de los tópicos, la isla más grande del Mediterráneo es también una de las más bellas. Y no sólo por las playas, el perfume de los limoneros, las ruinas arqueológicas, los volcanes o la riqueza gastronómica. Sicilia es un cruce de caminos, un libro de historia al aire libre donde todas las civilizaciones que la han intentado someter han dejado su huella de destrucción y de belleza. La indómita Sicilia es la esencia mediterránea en estado puro.

De Sicilia sorprenden muchas cosas. La primera, su gran extensión y la diversidad de paisajes naturales, pueblos y ciudades que el viajero encontrará durante la ruta. La segunda, el carácter de su gente. No hay nada menos italiano que un siciliano. Es un pueblo adusto, orgulloso y profundamente religioso.

Supervivientes de muchas invasiones y mezcla de todas ellas, criados en una tierra dura que los sacude de tanto en tanto y les ha obligado a emigrar durante décadas, los sicilianos aman sus tradiciones, son desconfiados y tienen un peculiar sentido del humor. Ni tan sólo intentando hablar italiano, el forastero podrá evitar algún comentario burlón en siciliano, una lengua que desgraciadamente se está perdiendo porque sólo la habla la gente mayor del interior.

El viaje a Sicilia se ha de preparar con antelación, escogiendo muy bien los destinos si el tiempo que tenemos es limitado porque es imposible verlo todo. La mejor forma de visitar la isla es en coche porque muchos de los vestigios griegos y romanos están en lugares de difícil acceso, algunos en medio del campo.

Además, hay que tener muy presente que Sicilia, a caballo entre Europa y África, es una isla mediterránea peculiar. En verano hace muchísimo calor y no es difícil que el siroco norteafricano la barra de sur a norte durante días. El invierno es cálido en la costa, pero en el interior las temperaturas bajan de cero grados y la nieve puede aislar los pueblos de montaña. La mejor época para visitarla es la primavera.

Los amantes de la historia no se han de perder las ruinas que fenicios, cartagineses, griegos, romanos, árabes, normandos, catalanes y españoles dejaron esparcidas en la isla durante los siglos de conquista. Sin embargo, más allá de Taormina, Noto Antica, Agrigento, Naxos, Selinunte o Segesta, llenas de turistas y de sicilianos exiliados que vuelven a pasar las vacaciones con la familia, también hay vida.

La puerta de entrada más habitual es Palermo o Catania, dos ciudades sorprendentes y desconcertantes por la huella árabe de la primera y por la piedra oscura volcánica de los edificios de la segunda, que vive bajo la sombra amenazadora del Etna siempre humeante.

La griega, árabe y normanda Cefalù es una pequeña joya situada en la costa norte, entre Messina y Palermo. A pesar de que Taormina es el primer destino turístico de la isla, el litoral entre Cefalù y el Capo d’Orlando es el menos explotado y uno de los más auténticos para disfrutar de la playa, a pesar de que el turismo no deja de crecer.

Cefalù es un pueblo marinero situado en una pequeña lengua de tierra al pie de una gran roca y tiene una de las catedrales normandas más bonitas de la isla hasta el punto de ser considerada como uno de los mejores ejemplos de arte bizantino en tierras sicilianas con el permiso del Duomo de Monreale.

Resiguiendo la costa del mar Tirreno en dirección oeste y dejando atrás Palermo, se llega hasta la vieja y tranquila Trápani, típica por sus salinas y porque fue la puerta de entrada de los invasores árabes. Antes de llegar es obligatorio desviarse hasta Erice, un bonito pueblo medieval encaramado en una peña que durante la época romana fue centro de culto de la diosa de la fertilidad. Los árabes la rebautizaron como Gebel Hamed y los normandos como Monte San Giuliano. Su nombre actual se lo puso Mussolini en el año 1934 en recuerdo de la Venus Erycina romana. En la actualidad vive prácticamente del turismo.

Desde Trápani hasta Siracusa, la costa que mira hacia África muestra la cara más fea del urbanismo descontrolado en manos de la mafia y de los gobiernos locales que la sirven. Superado el impacto que dejan tanto las ruinas del Valle de los Templos como el horror de cemento que rodea Agrigento, toca hacer una parada en las barrocas Noto, Ragusa y Módica, reconstruidas después del terremoto de 1693 y con la mayoría de los edificios vacíos y medio abandonados.

El viajero sólo se reconcilia con los excesos destructores de la humanidad cuando llega a Ortigia, el casco antiguo de la blanca Siracusa, una de las ciudades helénicas más importantes del oeste mediterráneo.

Fuera de los circuitos turísticos habituales en busca de sol y playa, Sicilia reserva en el interior algunos de sus tesoros más sorprendentes escondidos entre campos de trigo, bosques centenarios y enclaves medievales y barrocos como Enna. Su corazón reseco por el sol y su geografía esculpida por mil terremotos hacen las delicias de los amantes de las historias de Leonardo Sciacia, Gioseppe di Lampedusa y Andrea Camillieri.

La mafia, gracias a las películas de Hollywood, también se ha convertido en un atractivo turístico y los vecinos del pequeño pueblo de Corleone han sabido aprovecharlo.

No se puede hablar de Sicilia sin nombrar su gastronomía, muy influenciada por la cocina árabe sobre todo en la utilización del picante y los sabores agridulces en sus platos principales, y en los dulces como la cassata, los cannoli y la azucarada frutta marturana.

De sus orígenes sencillos basados en el aceite de oliva, las verduras y el pescado, la cocina siciliana ha regalado al mundo la caponata, la pasta con sardinas, hinojo, pasas y piñones; las sardinas rellenas y los estofados de sepia y calamar de Palermo, el cuscús de pescado de Trápani, y el atún –el pescado rey por excelencia– con cebolla, anchoas y tomate.

Todo, regado con un buen vino marsala y una granita de limón o jazmín para digerir los kilos de más que el viajero traerá de vuelta.

Vueling vuela diariamente desde Barcelona a Palermo.

Sobre este blog

Este blog pretende servir de punto de encuentro entre el periodismo y los viajes. Diario de Viajes intenta enriquecer la visión del mundo a través de los periodistas que lo recorren y que trazan un relato vivo de gentes y territorios, alejado de los convencionalismos. El viaje como oportunidad, sensación y experiencia enlaza con la curiosidad y la voluntad de comprender y narrar la realidad innatas al periodismo.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
25 de diciembre de 2015 - 06:00 h

Descubre nuestras apps