La portada de mañana
Acceder
La guerra entre Casado y Ayuso devuelve al PP a 2008
El estigma de la transparencia: de la "gripe española" a ómicron
OPINIÓN | Misión: desactivar a Yolanda, por Elisa Beni

Desinfectar ropa de segunda mano: cómo tratarla antes de 'estrenarla'

Ropa de segunda mano

El auge de nuevas aplicaciones móviles y plataformas online ha conseguido que comprar ropa usada sea tan fácil y accesible como comprar ropa nueva. Reciclar, ahorrar y cuidar el medio ambiente son algunas de las acciones que más se relacionan con esta práctica cada vez más utilizada, si bien, entre otras cosas, hay que saber cómo desinfectar la ropa de segunda mano.

Lavar los albornoces y las toallas del baño: ¿con qué frecuencia hay que hacerlo?

¿Cada cuánto debemos lavar los albornoces y las toallas del baño?

Y es que las ventas de ropa de segunda mano se han disparado en los últimos años. Tanto es así que incluso algunas firmas low cost de ropa nueva han lanzado plataformas de venta de ropa de segunda mano.

Según un estudio de la empresa estadounidense dedicada a la venta online de ropa de segunda mano ThredUp, cuatro de cada cinco personas están dispuestas a comprar artículos de segunda mano si lo necesitan. 

En España, esta tendencia parece imparable. Según un informe de la organización Fundación Humana, la oferta de moda de segunda mano se ha multiplicado. El incremento del número de personas atraídas por la ropa usada ha pasado de 1,2 millones hace seis años a 1,9 millones antes de la pandemia.

Las cuatro acciones imprescindibles al comprar ropa usada

1. Inspeccionar la ropa antes de comprar

Antes de comprar prendas de segunda mano es recomendable buscar posibles defectos. Pueden ser manchas, telas descosidas, agujeros, etc. Aunque algunas imperfecciones pasan desapercibidas, conocer los posibles defectos nos ayudará después a seleccionar el método correcto para limpiar y cuidar la ropa. 

Aunque no hace falta pegarnos a la ropa, el olor también nos ayudará a saber si se ha lavado o no. Este proceso de "verificación" nos dará una idea del estado general de la prenda.

2. Leer las etiquetas

Antes de lavar la ropa es importante leer las instrucciones de cuidado que figuran en la etiqueta de lavado. En ellas se indica cómo limpiar y cuidar de manera adecuada la ropa. En la mayoría de los casos aparecerá información como la temperatura del agua, instrucciones para secar, blanquear y el planchado.

Si, por las circunstancias que sean, esta etiqueta no está disponible, lo mejor es mirar el tejido y así podremos saber cómo tratarla. En caso de que tengamos dudas, podemos optar por lavarla a mano con detergentes naturales y quitamanchas o recurrir a los servicios de una lavandería, donde pueden lavar la prenda en seco. El lavado en seco está especialmente indicado en el caso de prendas de terciopelo, seda, cuero, lana, etc.

3. Desinfectarla antes de 'estrenar'

La gran diferencia entre la ropa nueva y la de segunda mano es que esta última se ha usado y no todas las prendas se han desinfectado bien. Aunque a simple vista pueda parecer que está impecable, puede que esto no sea tan preciso. 

Al menos según un estudio publicado en la revista Al-Nahrain Journal of Science, que dice que la ropa usada de adultos puede contener bacterias como Staphylococcus sp. y Enterobacteriace sp.; la de bebés Enterobacteriace sp., y Bacillus sp., esta última también presente en juguetes de tela. La presencia de hongos también ha quedado demostrada.

No sabemos de quién ha sido la ropa ni dónde se ha almacenado. Como no podemos saber realmente cómo está de limpia, es importante siempre lavar las nuevas adquisiciones antes de "estrenarlas".

Un buen lavado a alta temperatura y por tiempo prolongado -por ejemplo similar al que debemos aplicar a albornoces y toallas, es decir de dos horas a 60 ºC- puede eliminar desde hongos y ácaros a bacterias. 

4. Eliminar los malos olores

En ocasiones puede ocurrir que, pese al lavado, la ropa aún tenga un olor particular que no desaparece porque algunos aromas persisten incluso después de un lavado. Según una investigación publicada en ScienceDirect, la ropa sucia contiene compuestos volátiles que persisten durante todo el proceso de lavado en condiciones de baja temperatura (20ºC).

Hay varias formas de eliminarlos:

  • Bicarbonato de sodio. Absorbe los olores en lugar de enmascararlos. Para ello, espolvorea un poco sobre la ropa y deja reposar durante unas horas antes de lavarla. Puede hacerse con la ropa vuelta del revés, apoyada en una superficie plana. Este método puede aplicarse a ropa de telas más resistentes como el algodón y el poliéster.
  •  Vinagre blanco destilado diluido en agua. Puedes añadir media taza de vinagre en el ciclo de lavado en una carga pequeña de ropa no solo elimina los olores y refresca la ropa sino que también la suavizará de manera natural. Debe tenerse especial cuidado con la ropa delicada porque puede ser abrasivo para la ropa oscura.

Otros consejos

  • Evita probarte la ropa de segunda mano antes de lavarla. Si tienes que hacerlo, puedes probarla encima de la que ya llevas. 
  • Tras lavarla, plánchala un par de veces porque el calor matará cualquier patógeno que haya podido "sobrevivir" al lavado o ponla en la secadora si es posible.
  • Reemplaza piezas o repara roturas. Uno de los defectos más comunes es la falta de botones o pequeños cortes. Es importante revisar estos problemas si no queremos que vayan a más.
  • No es aconsejable comprar bañadores o ropa interior de segunda mano.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats