La portada de mañana
Acceder
Solo la mitad de las vacunas que España donó han llegado a su destino
El coro de la serie 'fantasma' de José Luis Moreno le denuncia
Opinión - 'Tengo un hospital en mi casa', por Rosa María Artal

¿Cada cuánto hay que cambiar la toalla del baño por otra nueva?

Toallas de baño

Irene, socia y lectora de elDiario.es: "Os envío este e-mail para preguntar sobre una cuestión a la que le he estado dando vueltas desde hace un tiempo: ¿cada cuánto hay que tirar las toallas y renovarlas? Sobre cada cuánto hay que cambiarlas (o sea, lavarlas) tengo más idea, pero desconozco totalmente el estado de una toalla vieja, después de tanto uso y de tantas lavadas.

Lavar los albornoces y las toallas del baño: ¿con qué frecuencia hay que hacerlo?

Lavar los albornoces y las toallas del baño: ¿con qué frecuencia hay que hacerlo?

Me da la sensación de que una toalla vieja huele de manera rancia cuando se moja, pero también podría deberse al método de lavado y detergente. Espero que esta sea una pregunta digna de investigar. Me encanta vuestra publicación y encuentro los temas de los que habláis muy interesantes y necesarios".

Las toallas tienen una sola función: secar bien y de manera suave. Por tanto, deben ser suaves y absorbentes, dos calidades relacionadas directamente con el gramaje y la composición:

  • el gramaje indica la cantidad de hilos o peso de tejido por metro cuadrado (se calcula que una toalla de buena calidad debe tener un gramaje de entre 450 y 500 gramos/m2)
  • la composición es el material con el que está hecha la toalla. Ambas calidades deben ir en la etiqueta. Otros factores que nos indican la calidad de la toalla son el tipo de rizo, la facilidad de secado y la suavidad y textura del tejido (el tacto de la toalla).

Tipos de toallas

1. Algodón y fibras naturales

Suelen ser gruesas, esponjosas y agradables al tacto. Tienen una gran capacidad de absorción (se calcula que absorbe un 65% de su peso). El algodón (los más usados para toallas son el egipcio y el turco) posee una gran elasticidad tanto en húmedo como en seco.

Las fibras naturales evitan posibles alergias y duran más. Si en la etiqueta figura una densidad del 100% de algodón egipcio significa alta absorción, durabilidad y fuerza. Un buen ejemplo de toalla de fibras naturales es este juego de toallas de Amazon Basics en oferta por 18,59 euros.

  • Incluye 2 toallas de baño y 2 toallas de manos.
  • Tamaño: 140 x 70 cm (toalla de baño), 50 x 100 cm (toalla de manos).
  • Fabricada en 100% algodón.
  • Lavables en lavadora a 60 °C; se puede secar en secadora a baja temperatura.
  • Colores resistentes al uso, toallas ligeras y absorbentes.

2. Microfibra

La microfibra se fabrica con fibras sintéticas, mezclando fibras de poliéster y nylon. La proporción ideal es de 80% de nylon y 20% de poliéster. Este tejido, muy distinto del algodón, agarra el polvo, la suciedad, el maquillaje y el aceite sin productos químicos. Es mucho más fino, absorbe más humedad y se seca mucho más rápido (y ocupan mucho menos).

Es ideal para gimnasio o para llevar de viaje por su resistencia y porque permite ser lavada a altas temperaturas sin perder fibras. Su precio además también es más asequible. Un buen ejemplo es este juego de toallas BeMaxx por 18,99 euros en Amazon.

  • Dimensiones del producto (largo x ancho x alto): 21 x 11 x 5 centímetros
  • Tamaño: 140 x 70 cm
  • Color: Antracita Set
  • Material: Microfibra
  • Tipo Tejido: 100% Poliéster
  • Cuidado de la prenda: Lavado a máquina
  • Patrón: Liso

3. De hilo doble

En cuanto al tejido y al tipo de rizo, lo más recomendable es que sean de hilo doble (cada hilo se compone de dos hebras, lo que se traduce en un tejido más suave y absorbente). Además, una toalla con las fibras más largas es más suave y absorbente.

Son ideales para baño cuando hace frío porque secan con mayor rapidez, pero debe vigilarse que se sequen bien para no terminar siendo un nido de gérmenes. Una buen ejemplo de toallas de doble hilo son estas Utopia Towells en oferta por 25,99 euros.

  • El juego incluye dos toallas de baño (69 x 137 cm), dos toallas de mano (41 x 71 cm) y cuatro paños (30 x 30 cm).
  • Tejido con 100% algodón hilado en anillo. El algodón hilado en anillo no sólo le da a su piel una sensación más suave, sino que también es muy duradero por naturaleza.
  • Lave las toallas a máquina en agua tibia con un detergente suave y séquelas en secadora a baja temperatura; se recomienda secar inmediatamente para minimizar la formación de moho.
  • Pesan en conjunto 2,27 kg

4. De alto gramaje

Finalmente un buen gramaje garantiza tanto el secado rápido y eficaz como la sensación de calidez y sequedad, es decir que la toalla no se muestra empapada fácilmente. Es ideal para climas húmedos y fríos, pero después deberá extremarse su higiene. es importante que presente una buena transpiración.

Por otro lado, el precio de las toallas de alto gramaje sube respecto a las de medio y bajo. Un ejemplo de toalla de alto graceje es este juego Juego de toallas de baño de 500 g/m², de chenilla, de monograma, personalizadas, 3 piezas, sábana de baño, toalla de mano, toalla de invitados.

Está elaborado con chenilla, un hilo de pelo cortado que puede tejerse en punto o en telar para ofrecer una textura cardada similar al velvetón. Su precio es de 48,29 euros.

Cuándo deja de ser útil una toalla

Determinar la vida útil de una toalla es difícil; depende del tejido, del uso y de los cuidados que se le ha dado. Se calcula que una toalla puede empezar a perder absorción y suavidad a los dos o tres años, aproximadamente.

Cada vez que se lava una toalla, se pierden fibras, lo que se refleja en la pérdida de grosor. Por tanto, cuanto menos grosor tenga, menos absorción tendrá. También con el tiempo las toallas pueden desarrollar un olor a humedad que no se elimina al lavarlas, otro indicador que nos podría estar diciendo que es hora de retirarlas.

Cada cuánto y cómo lavarlas

Antes de usar una toalla es recomendable lavarla en un programa corto, con poco detergente y sin suavizante porque la mayoría pueden contener acabados que bloquean la absorción. Este recubrimiento les da el aspecto y la sensación extra-esponjoso que hay que eliminar. Los otros lavados pueden hacerse también con detergente suave para conservar mejor las fibras.

Las instrucciones de cuidado varían según el material y del uso, pero como regla general no deben dejarse húmedas durante un periodo de tiempo excesivo. El entorno poroso y húmedo es el caldo de cultivo perfecto para el crecimiento de bacterias.

Una toalla de baño común pueden albergar moho, E.coli y levaduras, sin que lo sepamos, según NSF International (una organización independiente) de Michigan. En un estudio realizado, los expertos examinaron 31 toallas usadas durante 1, 7 o 14 días.

Las pruebas microbiológicas realizadas en el laboratorio encontraron mohos, bacterias aeróbicas (crecen en presencia de oxígeno), coliformes (bacterias de origen fecal que incluyen E.coli). El moho estaba presente en casi la mitad de las toallas.

Cuanto más tiempo se usan, más contaminadas; según los expertos, "por cada siete días que se usa una toalla, la cantidad de microorganismos en la toalla casi se duplica". No existe demasiado consenso sobre cuánto tiempo puede usarse una toalla antes de lavarla.

Pero atendiendo al estudio, lo más recomendable es usar una toalla "no más de siete días", lo mejor es cambiar la toalla al menos dos veces a la semana porque, tras una semana, "los niveles de bacterias se disparan". Para Consumer Reports, lo más recomendable es lavar las toallas "después de 3 o 4 usos normales o más frecuentemente si se practica deporte".

Una vez decidida la frecuencia, falta saber cómo lavar las toallas. Para el Departamento de Control de Infecciones del Hospital Regional del Medio Oeste de Ennis, Irlanda, las toallas deben lavarse en la lavadora a una temperatura de entre 40ºC y 60ºC y preferiblemente sin suavizante, porque este deja residuos en las toallas que las hace menos absorbentes.

En el caso de las toallas de microfibra, el suavizante reduce el rendimiento de este tejido. Por tanto, el uso de suavizante debe ser moderado, y no en todos los lavados. Las toallas deben lavarse por colores en agua tibia; las blancas con las blancas separadas de las de colores para evitar la decoloración.

Es preferible no mezclar las toallas con otra ropa. A la hora de secarlas, lo mejor es tenderlas al aire libre, sin que les toque el sol directamente para evitar que se resequen en exceso. Antes de doblar y guardar, debemos asegurarnos de que están completamente secas.

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, eldiario.es recibe una comisión.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats