eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Las diez virtudes nutricionales de una rodaja de sandía en verano

Este fruto originario de África es uno de los grandes símbolos del verano

Más allá de su dulce sabor y su rojo intenso, posee un interesante elenco de propiedades nutricionales que lo hacen muy recomendable a cualquier hora, especialmente en niños y personas mayores

Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons

Pasar por una carretera nacional y ver una pirámide de enormes bolas atigradas de verde intenso y otros tonos más claros, blanquecinos o amarillentos. Algunas de las esferas, además, abiertas mostrando su carne de rojo brillante e intenso... Y junto a ellas el agricultor, que las muestra orgulloso y nos las ofrece a buen precio. Es una estampa que los que tenemos una cierta edad, llevamos grabada en la memoria desde nuestra infancia y que relacionamos con el verano.

Es la sandía, acaso con el melón, el fruto más popular de esta estación. Se trata del fruto de la planta Citrullus lanatus, originaria de África pero actualmente extendida por absolutamente todo el mundo. En España se recoge entre julio y agosto, cuarenta días después de su floración, y se cultiva por todo el arco mediterráneo, de norte a sur. Fue introducida por los omeyas, de ahí su nombre, que procede del árabe sadiyyah.

Y es que la sandía es un caso de éxito global, debido a su capacidad de contener agua endulzada transportable y que conserva sus condiciones, permitiendo que nos hidratemos en casi cualquier lugar. Si a ello se le unen las siguientes diez virtudes nutricionales, nos daremos cuenta de que una rodaja de sandía es una de las mejores alternativas cuando tenemos sed.

  1. Tiene una baja carga glucémica: a pesar de su dulzor, solo lleva un 6% de azúcares, lo que corresponde a un terrón y medio por cada 100 gramos, lo que viene a ser una rodaja. De este modo la podemos comer a gusto porque tan solo aporta 30 calorías por rodaja. Si le sumamos que aporta casi un gramo de fibra vegetal (saciante), entenderemos que apenas hace subir el nivel de glucosa en sangre, lo cual la hace perfecta para diabéticos.
  2. Es una alternativa a los refrescos: casi el resto de la rodaja (92%) es agua, de modo que nos permite hidratarnos de manera muy sana. También usar la sandía como base de sopas de verano, tal como te explicamos en el artículo¿Cómo sería el gazpacho si Colón no hubiese descubierto América? Tal vez así. Es perfecta para saciar nuestra sed y la de los niños, y evitar así que recurran a zumos de fruta naturales o refrescos dulces.
  3. Apenas aporta grasas: Solo aportan 0,2 gramos de grasas por rodaja, lo cual explica su bajo aporte calórico.
  4. Contribuye a mantener a raya el colesterol: su aporte en proteínas también es bajo, no obstante, destaca por la presencia del aminoácido citrullina, un precursor de la arginina, un aminoácido esencial para bebés lactantes. Además, la arginina tiene un papel importante en la regulación del colesterol en sangre, así como en la liberación de somatotropina, la hormona del crecimiento en el caso de los niños, entre muchas otras funciones.
  5. Ayuda a prevenir los calambres: una rodaja de sandía ayuda a mantener el equilibro salino muscular y por tanto a prevenir los calambres y contracturas, al portar 112 miligramos de potasio y 10 de magnesio.
  6. Ayuda a bajar el porcentaje de sal en la dieta: su valor en sodio es de 1 miligramo por cada rodaja, por lo que se puede considerar que apenas aporta sal; si además añadimos que es un fruto ligeramente dietético, deduciremos que incluso ayuda a mantener los niveles de sodio séricos bajos.
  7. Es una fuente interesante de vitamina C: sus casi 10 miligramos de esta vitamina antioxidante y presente en numerosas funciones de nuestra fisiología, la hacen un suministro a tener en cuenta.
  8. Aporta un abanico de vitaminas del grupo B: en efecto, aunque de modo discreto cuantitativamente, la sandía aporta numerosas vitaminas del grupo B. En concreto aporta 0,033 miligramos de tiamina (B1), 0,021 miligramos de riboflavina (B2), 0,178 miligramos de niacina (B3), 0,221 miligramos de ácido pantoténico (B5) y 0,045 miligramos de piridoxina (B6).
  9. Contiene el mismo antioxidante que el tomate: el licopeno, que es el mismo antioxidante que destaca en el tomate, es el responsable del color rojo de la pulpa de la sandía.
  10. Aporta vitamina A: a los 303 µgramos de ß-caroteno, precursor de la vitamina A o retinol, se unen los 28 µgramos propios de esta sustancia esencial, sobre todo entre los niños que no la consumen de fuentes de origen animal.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha