11 consejos para conducir con calor

Conducir con calor

Cada año las temperaturas en verano son más altas y no parece que esto cambie, al menos en un futuro inmediato. El verano en España nos obliga a soportar temperaturas superiores a 30ºC y, cada vez de forma más frecuente, las olas de calor nos llevan hasta los 40ºC en muchas partes del país. 

Las condiciones climáticas extremas como las que estamos viviendo tienen efectos directos sobre numerosos aspectos de nuestra vida diaria e inciden en nuestra salud

Conducir en estas condiciones puede conllevar algunos riesgos específicos que debemos conocer para entenderlos mejor y poder circular con total seguridad. 

Una temperatura superior a los 25ºC en el interior del vehículo provoca una disminución de la atención y la concentración, fatiga y somnolencia y, por tanto, incrementa el tiempo de reacción ante imprevistos en la carretera y el nivel de estrés. A 35ºC, el calor puede provocar síntomas similares a una alcoholemia. 

Todo ello, unido al hecho de que Tráfico prevé unos 93 millones de desplazamientos de largo recorrido este verano, un 2,4% más que los que se produjeron el año pasado, nos obliga a prestar especial atención a la conducción. 

Efectos del calor en el interior del vehículo

El interior del vehículo, cuando se expone a altas temperaturas exteriores, puede alcanzar temperaturas realmente altas. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), con un ambiente exterior de unos 39ºC, hay zonas interiores donde la temperatura puede llegar a los 70ºC.

A 29ºC, la temperatura interior aumenta unos 20ºC durante los primeros 45 minutos de exposición; si no se ventila el coche y lo enfriamos bien (aquí te explicamos cómo puedes hacerlo), en dos horas la temperatura interior es un 88% superior a la exterior. 

Los grados varían en función de la zona del habitáculo y es más alta por ejemplo en el reposacabezas que en el asiento.

Consejos para conducir con calor

Cuanto mayor es la temperatura, mayor es el peligro en la carretera. Como hemos visto, cuando hace calor el organismo se pone a prueba. Esto requiere algunas precauciones para nuestro bienestar.  La DGT aconseja tomar medidas complementarias en verano como:

  1. Bajar las ventanillas antes de empezar a conducir y de encender el aire acondicionado para airear el interior del vehículo y expulsar el aire interior caliente.
  2.  La temperatura interior no debe ser inferior a los 22-24ºC para evitar cambios bruscos de temperatura con el exterior. Aunque es tentador poner el aire acondicionado al máximo, los contrastes de temperatura no son buenos. Evitar el choque térmico nos permitirá sufrir menos el calor durante los descansos.
  3. Durante el viaje es aconsejable airear el interior bajando las ventanillas.
  4. Intentar evitar el viaje en las horas de más calor, sobre todo durante los viajes largos.
  5. Usar ropa cómoda y holgada y un zapato que sujete bien el pie (no debemos conducir con chanclas o sandalias). Los tejidos ligeros permiten la transpiración y la ventilación y aportan comodidad a la hora de movernos.
  6. Parar cada dos horas o cada 200 kilómetros para hidratarnos y airear el vehículo. Estas paradas también nos ayudarán a estirar las piernas, desentumecer los músculos y airearnos para retomar el viaje de forma segura. El calor exige más de nuestro cuerpo de lo normal, razón de más para tomar estos descansos. 
  7. Parar si notamos signos de fatiga o somnolencia. Descansar o dormir hasta que nos sintamos recuperados para retomar la marcha.
  8. Buscar sombras para realizar los descansos.
  9. Llevar bebidas frescas para hidratarnos, sobre todo agua, zumos o refrescos, para reducir la fatiga y evitar que los reflejos disminuyan. La falta de líquidos reduce la atención al volante, provoca dolor de cabeza e, incluso, cansancio muscular. Nunca recurrir a las bebidas alcohólicas porque reducen aún más nuestra capacidad de concentración. En 2019, el alcohol estuvo detrás del 25% de los accidentes mortales en carretera. Como recuerda la DGT, la graduación más segura es la 0.0%.
  10. Ingerir comidas ligeras, ricas en proteínas y vitaminas y bajas en grasa.
  11. Vigilar la temperatura del motor para que no se caliente en exceso.

El coche también sufre

Las altas temperaturas no solo nos afectan a nosotros y a nuestra capacidad para conducir. El coche también sufre cuando el termómetro se dispara, por lo que hay varias partes que tenemos que comprobar.

  • Neumáticos: con el aumento de las temperaturas son más sensibles. Si no están inflados, es más probable que pinchen. Deben llevar la presión adecuada a las particularidades de nuestro desplazamiento, información que encontraremos en unas pegatinas del vehículo que indica las cargas en función de las personas y el equipaje.
  •  Revisar sistema de refrigeración: es clave para el rendimiento del motor. En una superficie plana, con el motor apagado, el líquido debe estar entre las líneas marcadas de mínimo y máximo. 
  • Nivel de aceite: igual que el refrigerante, lo comprobamos con el coche plano y apagado. La varilla de comprobación debe estar entre las dos marcas también. 
  •  Aire acondicionado: es clave en verano. Para conocer de forma general si funciona bien, arrancamos el vehículo y lo activamos, ajustando los mandos a la temperatura más baja y máxima velocidad. El aire que sale del salpicadero debe ser bastante frío. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats