Desmontando al Gaudí aislado e incomprendido

Dibujo del proyecto de fin de carrera de Antoni Gaudí (1877) para desarrollar un paraninfo universitario

La figura de Antoni Gaudí está cargada de tópicos y lugares comunes. El objetivo del comisario Juan José Lahuerta es desmontar cada uno de ellos en una exposición en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) que se inaugura este 19 de noviembre. "Liberar al arquitecto de los tópicos y de las visiones reduccionistas", según palabras del propio Lahuerta en la rueda de prensa de presentación.

La ruta de Gaudí: un viaje por el modernismo catalán

La ruta de Gaudí: un viaje por el modernismo catalán

En lugar de presentarlo como un artista aislado de su tiempo, aparece contextualizado con la obra de y lo sitúa en el contexto internacional, presentando un conjunto muy importante de obras de artistas como Auguste Rodin, Geoffroy-Dechaume, Violet-le-Duc, Thomas Jeckyll o William Morris, enmarcándolo dentro del art nouveau.

Se trata de una revisión crítica de la obra del arquitecto con una exposición, en la que participa el Musée d'Orsay (adonde la muestra viajará en primavera), que reúne más de 650 objetos arquitectónicos, de diseño y mobiliario, obras de arte, documentos, planos y fotografías. Se ha realizado una intensa labora de investigación y restauración.

Entre las obras que se enseñan por primera vez, se encuentra un mueble recibidor del piso principal de la Casa Milà, que fue desmontado en los años 1960 y cuyas piezas se dispersaron; el busto de la Fuente de Hércules de los jardines del Palacio de Pedralbes; los yesos que sirvieron para modelar las esculturas de la Sagrada Família; las fotografías del parque Güell que formaron parte de la exposición de Paris en 1910 y que no se han vuelto a exponer desde entonces, o uno de los tapices realizados por Jujol por encargo de Gaudí para los Juegos Florales de 1907.

Se enseña un Gaudí de una "enorme complejidad" que capta la sociedad en la que vive en el arranque del siglo XX, un momento de cambios radicales y modernidad. Sus edificios se entretejen con las estrategias políticas e ideológicas de su época, pero también con "los deseos y necesidades de sus poderosos clientes", dice Lahuerta. La exposición recoge una escultura de la Sagrada Familia en la que el diablo entrega una bomba Orsini a un obrero porque para Gaudí la basílica es un templo expiatorio de "los pecados del proletariado", que en ese momento activan y movilizan la lucha de clases.

En la presentación, el comisario advirtió de que ciertos términos "hagiográficos, formalistas, folclóricos o esotéricos" han convertido a Gaudí en "un gigantesco icono turístico".

El museo ofrece la oportunidad de realizar una visita narrada por Josep María Pou, accediendo a los audios mediante un código QR. Se podrá visitar hasta el 6 de marzo de 2022.

Etiquetas
Publicado el
18 de noviembre de 2021 - 19:06 h

Descubre nuestras apps

stats