La portada de mañana
Acceder
España se lanza a una nueva desescalada con la vista puesta en Semana Santa
Bárcenas, al juez: "Villar Mir financiaba en paralelo al PP nacional y al de Madrid"
Opinión - Jóvenes sobradamente machacados, por Neus Tomàs

La cara amable de las favelas brasileñas de 'Pacificado' gana la Concha de Oro de San Sebastián

Fotograma de Pacificado, Concha de Oro

Mostrar el lado bueno de las cosas ha sido la meta de algunas de las películas más destacadas de esta 67ª edición del festival de cine de San Sebastián, como Rocks o como la gran premiada de la noche, Pacificado. La primera poniendo el foco en los suburbios londinenses, donde conviven familias diversas procedencias, culturas y creencias y donde las nuevas generaciones de británicos conforman un microcosmos de tolerancia y heterogeneidad.

El filme brasileño que se ha hecho con la Concha de Oro, por su parte, ha querido destacar la otra cara de las favelas de Río de Janeiro. Nacida de una colaboración creativa de siete años entre la comunidad de Morro dos Prazeres y el guionista y director Paxton Winters, Pacificado ofrece un retrato íntimo y alentador de una familia que intenta hallar la paz en el campo de batalla al que llaman hogar.

La directora de fotografía, Laura Merians, que ha sido la encargada de recoger el primer premio de la noche para la película, ha descrito Pacificado como una "carta de amor a la magia y la belleza de la comunidad" que les acogió en el rodaje. El actor premiado con la Concha de Plata, Bukassa Kabenguele, le ha querido dedicar el suyo a los brasileños negros e indígenas que sufren violencia y racismo en su día a día.

Le cogían el relevo las dos actrices alzadas con la Concha de Plata en un premio ex aequo, Greta Fernández por La hija de un ladrón y Nina Hoss por The Audition. La primera, joven hija del doble ganador del Goya Eduard Fernández, ha recordado en el escenario a las mujeres como Sara, protagonista de su película, que luchan cada día por sobrevivir en la precariedad sin renunciar a brindar amor a quienes las rodean.

La otra gran triunfadora de la noche ha sido La trinchera infinita, de los directores vascos de Handía y Loreak. Ellos han hablado del miedo como sentimiento universal que mueve el mundo y el mismo que sintieron los topos republicanos que vivieron escondidos durante años entre las paredes de sus casas para evitar los pelotones de fusilamiento.

Por su parte, Ken Loach, alzado con el premio a la Mejor Película Europea por Sorry We Missed You ha pedido que el público comparta su indignación por los trabajadores precarios que ganan miserias. Pero, en especial, se lo ha dedicado a las mujeres que están en huelga en los asilos de ancianos: "Su lucha también es la nuestra. Les pido por favor que las apoyen y también a su sindicato".

Destaca también la doble mención al aborto libre en Argentina, por parte de la directora de De nuevo otra vez, ganadora de Nuevos Horizontes, y la de La ola verde, dos de los discursos más aplaudidos de la noche en San Sebastián.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2019 - 21:20 h

Descubre nuestras apps

stats