Libros para reconciliarse con la menstruación

Una de las páginas del libro 'Tu menstruación sostenible y en positivo', de Paloma Alma.

Tenemos muchos motivos para reconciliarnos con nuestra menstruación. Uno de ellos es que, si juntamos todos los periodos de nuestra vida, pasamos una media de ocho años seguidos menstruando. Convivimos con ella cada mes aproximadamente durante cuarenta años, empieza en la infancia o la pubertad y se queda con nosotras hasta que con la menopausia cesa el sangrado pero no ciertos síntomas. ¿Podemos hacer algo para cambiar la mirada negativa que solemos tener sobre ella?, ¿o solo somos capaces de verla como algo incómodo, incluso vergonzoso o doloroso?, ¿qué sabemos sobre la menstruación?

Muchas de esas respuestas están en los libros. En los últimos años la producción de publicaciones sobre este tema ha eclosionado, una buena noticia para facilitar esa reconciliación con la regla porque, dice Anna Salvia, psicóloga especialista en educación y salud sexual: "Lo primero que hay que hacer es romper el tabú. Cuanta más información y más hablemos de este tema, mejor”. Salvia es la autora de varios libros al respecto, como 'La regla Mola' (Montena) o Viaje al Ciclo Menstrual.

Paloma Alma es autora de 'Tu menstruación sostenible y en positivo', un texto con ilustraciones de Laura González Andrés cuyo objetivo es dar a las lectoras las herramientas para reconciliarse con la menstruación. Alma dirige CYCLO, una empresa dedicada a la formación, divulgación y venta de artículos relacionados con la salud menstrual. "Creo que la educación menstrual debería formar parte de la educación desde que somos pequeños y pequeñas. Doy talleres en colegios y los niños y niñas tienen desde muy pronto curiosidad". Ahora ya llega a las aulas con normalidad y naturalidad, pero reconoce que cuando empezó en 2016 hablar sobre la regla no era tan fácil. "Antes de empezar a menstruar deberían estar preparadas para entender qué va a pasar en su cuerpo, explicarles con naturalidad qué van a sentir, que pueden sentirse cansadas, o tristes, qué alternativas tienen, copas, tampones, compresas… Así lo vamos a tomar con naturalidad y van a tener mucho camino ganado”. Trabaja también formando a mujeres que "con 30 y 40 años no se han planteado nada de esto", apunta.

Alma incide además en que esta educación no solo debe llegar a las niñas, sino “también a los niños para que no se escandalicen cuando vean a sus compañeras manchar de sangre la silla o el pantalón en clase”. Algo que está tan presente en la vida de las mujeres y que condiciona más o menos su día a día no puede depender de “los consejos que nos da nuestra madre, a la que enseñó nuestra abuela… Ahora podemos hacernos dueñas de nuestra menstruación y de nuestra fertilidad”.

El libro de Alma ‘Menstruación sostenible y en positivo’ comienza con lo que debe ser el primer paso para reconciliarnos con nuestra regla: cómo dejar de odiarla. Y en adelante continúa descubriendo el concepto de salud menstrual, alternativas a los tampones y las compresas, acercamientos a los estados anímicos, a las etapas de los ciclos menstruales y varias cuestiones más que permiten dar una "visión global", señala ella.

“La menstruación afecta a todos los aspectos de nuestra vida, es un fenómeno social, político y cultural, pero no se estudia mucho en las facultades, lo que se sabe ha surgido de investigaciones personales, viendo lo que nos pasa y registrándolo”. Propone algunos títulos de libros para avanzar en el autoconocimiento, como ‘The wild genie’, de la escritora y activista Alexandra Pope, editado por New Generation Publishing. “Es denso, pero es una enciclopedia de sabiduría menstrual, tiene prácticamente todo lo que hay que saber”, apunta.

 

Cita otro indispensable para conocer la dimensión cultural de la menstruación e “iniciarse en esto de conocer el ciclo”: FLOW (The Cultural Story of Menstruation), de Elissa Stein y Susan Kim, editorial St. Martin's Griffin. “La autora se basa sobre todo en referentes culturales de Estados Unidos, pero resulta muy interesante aprender el contexto en el que vivimos la menstruación”. Un contexto que a menudo nos invita a tener que ocultarla, añade Anna Salvia. “La educación que recibimos desde pequeñas es de no escucharnos, pero igual que si tienes fiebre te vas a quedar en la cama, porque tu cuerpo te pide descanso, lo mismo debería pasar con la regla, pero no porque sea una enfermedad, sino porque intervienen procesos fisiológicos que nos afectan a nivel físico y también emocional”. Cree que las necesidades de las mujeres en ese periodo van en contra de todo lo que pide el sistema económico y social: “darlo todo en el trabajo, poner buena cara, no estar cansada…”.

La exigencia externa, que no se corresponde con nuestros ritmos, así como el desconocimiento en todo lo relacionado con ella sitúan a la menstruación en un plano negativo, cree Salvia, que no se corresponde con lo que es en realidad. “Construimos el concepto de menstruación sobre las malas experiencias que hemos sufrido y percibido, pero es necesario informarse y conocerlo para tener una buena experiencia y empezar a ver la regla en positivo”. Su libro 'La regla mola' está pensado para que niñas y adolescentes tengan contenidos de base y herramientas.

Paloma Alma recomienda en su libro otros títulos para ahondar en las fases de la menstruación desde una perspectiva “holística”, y también “práctica”. Los dos libros de Miranda Grey, ‘Luna roja’ y ‘Las 4 fases de la luna roja’ (Gaia) descubren de forma original los estados físicos y emocionales que atravesamos cuando tenemos la regla. “El segundo de ellos es más práctico e incluye ejercicios para ayudarnos en ese aprendizaje”. Un ejemplo que ella también recomienda en los cursos que imparte es “hacer un diario/registro del ciclo”. Aclara que no es lo mismo que descargarte una app para que te avise de cuándo toca que baje la regla, sino más bien una forma de introspección. “Apunta a lo largo de tres meses lo que sientes cada día, y empezarás a reconocer patrones, una fecha en la que siempre estás más cansada, o más sensible…”. El objetivo, dice, es saber reconocer lo que nos pasa para poder gestionarlo mejor.

Sobre el dolor menstrual, Paloma Alma dice que "hay mucho desconocimiento". Muchas enfermedades como la endometriosis se diagnostican muchos años después de empezar a padecerse, entre otras cosas, cree Alma, porque "normalizamos que la regla tiene que doler". Se inflama el cuerpo, estamos más tensionadas en la zona de la pelvis, tenemos los pecho más sensible... "Pero no es normal sufrir un dolor que resulte incapacitante que no te deja salir de la cama. Ese dolor hay que investigarlo". Y precisamente del afán por conocer el dolor que le provocaba su menstruación se lanzó a estudiar y divulgar todos los factores que entran en juego cuando atravesamos ese proceso. Dedica en su libro un capítulo completo a hablar sobre el dolor menstrual, y propone otros títulos, como el de Lara Briden, 'Cómo mejorar tu ciclo menstrual', para aprender a escuchar las señales del cuerpo. "Si lo vives tan mal es que tu cuerpo te está indicando que hay algo que no funciona", añade Anna Salvia.

Salvia concluye que "hay algo hay que desenredar socialmente e individualmente con la menstruación. Lo que sabemos sobre estos procesos, lo que nos han enseñado en casa o en la universidad es una visión muy sesgada desde el punto de vista androcéntrico. El acompañamiento y la educación que hemos recibido es insuficiente". Alma confía en "el activismo menstrual que ha surgido en España, y que consigue que cada vez sean más las personas que buscan autoeducarse e informarse sobre esto, y también más profesionales de la salud que lo investigan". "En los últimos años, la producción de publicaciones sobre menstruación ha eclosionado. Tenemos muchos libros a nuestro alcance".

Etiquetas
Publicado el
24 de enero de 2021 - 21:53 h

Descubre nuestras apps

stats