eldiario.es

9

DESALAMBRE

MSF, tras la orden italiana para inmovilizar el Aquarius: "Es absurdo pensar que desarrollamos un sistema ilegal de residuos"

El director de Médicos Sin Fronteras en Italia se ha declarado "indignado" por la apertura en Italia de una investigación contra personal de la ONG y por la orden de inmovilización del barco, atracado en Marsella

La medida de la Fiscalía de Catania se producirá  solo cuando el barco etre en aguas territoriales italianas o en algún puerto del país

"No nos interesa entrar en polémicas electoralistas, nosotros estamos interesados en seguir desarrollando nuestra labor", dice el responsable de MSF

Panamá acusa al Aquarius de mentir para conseguir pabellón y niega presiones

Panamá acusa al Aquarius de mentir para conseguir pabellón y niega presiones EFE

El director general de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Italia, Grabiele Eminente, se ha declarado "indignado" por la apertura en Italia de una investigación contra personal de la organización y por la orden de inmovilización del barco de salvamento Aquarius debido a un supuesto tratamiento irregular de residuos peligrosos.

"Nos indigna es que una organización como la nuestra, que está presente en más de setenta países, que ha recibido el Premio Nobel de la Paz, sea vista como una organización criminal", ha dicho Eminente en una rueda de prensa este martes en la sede de MSF en Roma. 

La Fiscalía de Catania, en la isla de Sicilia, al sur de Italia) investiga a veinticuatro personas, la mayoría personal de MSF, y ha ordenado inmovilizar el "Aquarius", que actualmente está atracado en Marsella, al sureste de Francia, bajo la acusación de "tratamiento ilegal" de residuos peligrosos.

Conforme a las investigaciones de la Guardia de Finanza y la Policía italiana, "hubo un tratamiento ilegal de residuos en 44 ocasiones y por un total de 24.000 kilos de desechos", según un comunicado oficial.

Dentro de esta operación, la Fiscalía ha ordenado inmovilizar al Aquarius, una medida que solo se producirá cuando el barco entre en aguas territoriales italianas o en algún puerto del país, ya que actualmente está atracado en el puerto francés después de que su bandera de registro haya sido revocada dos veces.

"Se está inmovilizando una embarcación que no es operativa desde hace ya tiempo", ha indicado el director de MSF, al tiempo que ha recordado que, desde que Panamá retiró su bandera en septiembre al barco, este espera a que otro país se la dé y le permita reanudar los rescates en el mar. Panamá retiró la bandera con el argumento de que el Aquarius no contaba con el permiso para rescatar a migrantes en el Mediterráneo, pero las ONG MSF y SOS Mediterranée, que gestionan este buque, argumentaron entonces que la decisión era consecuencia de las presiones del Gobierno italiano para frenar esas operaciones de salvamento.

Entre los investigados en Italia se encuentran el titular de la sociedad de intermediación marítima "Mediterraneam Shipping Agency" (MSA), Francesco Gianino, y el representante legal de la empresa, Giovanni Ivan. También personal de la ONG perteneciente al centro operativo de Bélgica y de Holanda, que se encargaban de la gestión de las misiones de rescate; el comandante del Aquarius, el ruso Evgueni Talanin, y el primer oficial, el ucraniano Oleksandr Yurcchenko.

La Fiscalía ha dispuesto además el bloqueo de 460.000 euros en las cuentas de la ONG, monto que se correspondería con el supuesto ahorro obtenido por MSF por no haber realizado una correcta eliminación de los residuos. El director de MSF en Italia tildó de "absurdas" estas acusaciones y señaló que este supuesto beneficio del que se lucró la organización se correspondería con "una cantidad inferior al 2% de los gastos totales" que ha tenido que soportar la ONG para desarrollar sus labores de salvamento en el Mediterráneo.

"Estamos en el mar desde la primavera de 2015. En estos tres años hemos patrullado el mar con cinco barcos y hemos salvado a 80.000 personas. Hemos realizado cerca de 200 desembarcos", subrayó.

Según las acusaciones, los investigados "compartieron, planificaron y realizaron un proyecto delictivo para la eliminación ilegal de una cantidad ingente de residuos peligrosos, con el riesgo de que fueran infecciosos, algunos sanitarios, derivados de las actividades de socorro a inmigrantes con los barcos Vos Prudence (de marzo de 2017 a julio de 2017) y Aquarius (de enero de 2017 a mayo de 2018)".

Se les reprocha no haber diferenciado entre los residuos normales y los considerados peligrosos durante las escalas técnicas y antes del desembarco de inmigrantes en puertos italianos. Se trata, señala un comunicado de la Fiscalía de Catania, de "la ropa contaminada que llevaban los extracomunitarios, restos de alimentos suministrados a estos, restos sanitarios infectados utilizados para la asistencia médica".

El director de MSF explicó que desde que un barco llega a un puerto italiano y hasta que las personas rescatadas descienden a tierra "pasan horas", en las que las autoridades de Italia llevan a cabo controles para comprobar que todo está en orden.
"Es absurdo pensar que hemos podido desarrollar un sistema ilegal de residuos, bajo la mirada de las autoridades italianas", ha apuntado. Además, Eminente garantiza que, cuando los barcos de MSF han salvado personas en el mar, "siempre se ha trasladado en helicóptero a las que sufrían enfermedades" serias.

"No nos interesa entrar en polémicas electoralistas, nosotros estamos interesados en seguir desarrollando nuestra labor", apunta.

No es el primer barco de rescate inmovilizado

No es la primera vez que la Fiscalía siciliana solicita inmovilizar un barco de rescate. El pasado 19 de marzo, ordenó incautar de forma cautelar la nave Open Arms, de la ONG catalana Proactiva Open Arms, por un posible delito de "favorecimiento de la migración ilegal". La investigación de la Fiscalía continúa abierta, pero de momento, los jueces no han hallado ningún delito, de modo que el barco fue liberado hace meses.

Las organizaciones que operan en el Mediterráneo han denunciando en reiteradas ocasiones la criminalización que sufren por su labor y que estos obstáculos, en la práctica, se traducen en que cada vez se ven más alejadas de la zona de rescate. En un informe reciente, Michel Forst,  relator especial de la ONU sobre la situación de los defensores de derechos humanos denunció que los activistas y trabajadores que defienden los derechos de los migrantes "se enfrentan a restricciones sin precedentes, incluidas amenazas y agresiones, acusaciones en el discurso público y criminalización".

En concreto, subrayó el relator, "se ha detenido y acusado de contrabando de personas a defensores que han salido al mar para rescatar a personas en movimiento y se les han embargado sus embarcaciones". 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha