eldiario.es

9

DESALAMBRE

La riqueza de la diversidad cultural, amenazada

Nos enfrentamos a un contexto social de supremacía de unas culturas sobre otras, con el riesgo de la imposición de un discurso dominante

Se estima que existen más de siete mil millones de culturas diferentes y entre seis y ocho mil lenguas en el mundo

Aún conscientes de los efectos de la globalización en nuestras vidas, desde los Estados no están siendo capaces de dar una respuesta idónea a las desigualdades de este proceso

Voluntarios durante un taller del encuentro REDIVERSA para impulsar la diversidad cultural

Voluntarios durante un taller del encuentro REDIVERSA para impulsar la diversidad cultural Juan Zarza

Es tan grande la diversidad de culturas en el mundo que es prácticamente imposible calcular el valor de su riqueza. Se estima que existen más de siete mil millones de culturas diferentes y entre seis y ocho mil lenguas en el mundo. Pero más allá de los datos, la diversidad cultural es un hecho muy complejo que es difícil de medir en cifras y cuyas dimensiones se salen del ámbito cultural.

Hoy en día lo encontramos en todos los ámbitos de la vida social: la escuela, el trabajo, el mercado, la familia, los medios de comunicación, etc. La diversidad cultural es un proceso dinámico que se construye y se transforma a través del diálogo, el intercambio y la cooperación entre personas, y es por tanto, un bien común de todas.

Aún conscientes de los efectos de la globalización o mundialización en nuestras vidas y de que el debate sobre la diversidad cultural es hoy día un tema central, desde los Estados no están siendo capaces de dar una respuesta idónea a las profundas desigualdades de este proceso. Nos enfrentamos a un contexto social de supremacía de unas culturas sobre otras, con el riesgo de la imposición de un discurso dominante o universal que amenaza a la supervivencia de culturas tradicionales y minoritarias como por ejemplo las indígenas.

El segundo Informe Mundial sobre la Diversidad Cultural de la UNESCO señala que el auge de lenguas francas, como el inglés, propio del proceso de mundialización, está teniendo consecuencias muy importantes para las lenguas en todo el mundo. Se estima que cada dos semanas desaparece una lengua y con cada lengua, desaparece una cultura. Según el Worldwatch Institute, para finales de este siglo podrían extinguirse entre el 50 y el 90% de las lenguas del mundo. Otras estimaciones, como la del informe que presentó el lingüista Peter Ladefoged a la American Association for the Advancement of Science, sitúa el porcentaje en 40% para la misma fecha.

Muestra, conoce y aprende

Siedo optimistas, podríamos pensar que, gracias a que en la actualidad tenemos un mayor acceso a información sobre otras realidades culturales que antes no conocíamos, hemos conseguido derribar las fronteras que nos separan.

Pero, a pesar de que vivimos en un entorno donde la mezcla de culturas es cada vez mayor, la realidad es que el intercambio actualmente sigue siendo muy reducido. Parece como si tuviéramos suficiente con la información que recibimos sobre otras culturas a través de los medios de comunicación, porque teniendo como tenemos acceso directo a otras realidades culturales dentro de nuestro entorno, todavía nos resistimos a salir de nuestra zona de confort negándonos a traspasar determinadas fronteras.

Como decía el teórico de la pedagogía del oprimido, Paulo Freire: “Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre. Ninguno educa a ninguno, nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan entre sí, mediatizados por el mundo".

Esta fue la principal conclusión extraída del encuentro REDIVERSA, organizado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), donde contamos con un espacio para sumergirnos en la realidad actual de la diversidad cultural y algunas de sus expresiones a través de talleres de comunicación social y teatro de los oprimidos y las oprimidas.

Como resultado de este encuentro, detectamos que en la sociedad moderna sigue existiendo mucho desconocimiento entre culturas lo cual mantiene vivo el sentimiento de miedo hacia lo diferente y el temor a perder nuestra propia identidad.

Por su parte, los medios de comunicación lejos de ayudar a romper con las barreras que nos separan, están contribuyendo a alimentar este distanciamiento entre culturas dando una visión desvirtuada de la realidad a través de estereotipos que simplifican una diversidad que es muy rica precisamente gracias a sus matices, los cuales quedan en su mayoría invisibilizados dentro de las noticias difundidas a la sociedad.

Para llegar a estas conclusiones, que no son nuevas, partimos de un debate profundo sobre los principios de la Carta Cultural Iberoamericana, un documento aprobado hace 10 años por los jefes de Estado y de Gobierno de los países Iberoamericanos, comprometiéndose a promover la creación de un espacio común de desarrollo cultural respetando y promocionando la diversidad cultural.

Repensando la diversidad cultural 

Las escenas de la muestra teatral del encuentro REDIVERSA versaron sobre la manipulación de los medios y el fomento de los prejuicios hacia la etnia gitana; las desigualdades Norte-Sur y el diferente valor que de facto se le da a una vida según origen, raza, sexo o creencias; y la escasa o nula participación de los pueblos indígenas en la redacción de leyes y acuerdos que atañen a su cultura y a sus valores. 

Así, durante la muestra, las participantes plantearon estrategias y propuestas muy concretas para contribuir a la protección de la diversidad cultural, como la necesidad de una sociedad civil más movilizada que exija al estado la aplicación de los compromisos adoptados en la Carta; alternativas de ocio y búsqueda de nuevas fuentes de información para contrarrestar la visión dominante de los medios de comunicación de masas; la unión de los pueblos no representados (o con baja representación) para luchar en conjunto por el respeto a la diversidad cultural desde un enfoque no occidental o eurocéntrico; o la búsqueda de alianzas, conexiones y redes de personas y entidades que trabajan por la promoción y respeto a la diversidad cultural.

En este encuentro comprobamos que cuando abrimos la mirada y descubrimos toda la gama de colores que hacen la luz, podemos reconocer parte de la riqueza que el mundo nos ofrece. Es entonces, cuando empezamos a entender la importancia de cuidar tan valiosa diversidad y protegerla de que no haya personas invisibilizadas o rechazadas por su cultura, su raza, sexo o religión. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha