La brecha salarial se redujo en 2019 más que en la última década tras la subida SMI a los 900 euros al mes

La camarera de un bar en la céntrica calle Portales de Logroño.

La brecha de los salarios medios anuales entre hombres y mujeres en España se recortó en 2019 más que en la última década. Es el año del mayor aumento del salario mínimo interprofesional (SMI), del 22,3% hasta los 900 euros mensuales, que se tradujo en un notable incremento de los salarios de las personas que menos ganan en España. Entre ellas, destacan las mujeres con una mayor presencia que los hombres. La ganancia media anual de los hombres fue de 26.934,38 euros brutos en 2019 y la de las mujeres se situó en los 21.682,02 euros. La brecha entre ambas remuneraciones bajó hasta el 19,5%, una caída de casi dos puntos porcentuales, la más abultada de los diez últimos años, según los datos de la Encuesta Anual de Estructura Salarial.



El INE ha publicado este martes los resultados de esta encuesta sobre salarios correspondiente a 2019, el año previo a la pandemia de coronavirus, que continuaba con crecimiento del empleo en España. Aunque menos potente que en ejercicios anteriores. Un año con un importante acontecimiento en materia salarial: el Gobierno de Pedro Sánchez incrementó el SMI más que nunca en la democracia, un 22,3%, hasta los 900 euros mensuales en 14 pagas tras un pacto de PSOE y Unidas Podemos. Además, estaba vigente el acuerdo de la patronal y sindicatos para elevar los salarios mínimos regulados por covenios colectivos a los 1.000 euros al mes.

Los resultados de la encuesta muestran un incremento salarial medio del 1,6% en 2019 respecto al año anterior, lo que situó la ganancia anual media en los 24.395,98 euros brutos. Unos 1.743 euros al mes en 14 pagas. El INE aporta otro dato de interés, el sueldo más frecuente, que se situó en torno a 18.490 euros anuales en 2019, unos 1.321 euros mensuales en 14 pagas.

El aumento medio del 1,6% esconde una importante diferencia: el gran aumento salarial de las personas con sueldos más bajos en España. La remuneración media del 10% de trabajadores con salarios más bajos se situó en los 8.943,26 euros anuales, un 5,8% más que en 2018. En cambio, en el otro extremo de la distribución salarial, la ganancia media del 10% de trabajadores con sueldos más altos alcanzó los 44.127,12 euros anuales. Un 1,7% más que el año anterior.





Los salarios de las mujeres aumentaron mucho más

Si se atiende al sexo de los trabajadores, se observa también una gran diferencia en la evolución salarial de 2019. La remuneración anual media de las mujeres ascendió un 3,19% respecto al año anterior, hasta los 21.682,02 euros anuales (1.549 euros al mes en 14 pagas) mientras que la de los hombres subió un 0,7%, hasta los 26.934,38 euros brutos al año (1.924 euros al mes).

Las mujeres son una mayoría entre los trabajadores de salarios bajos y, además, dentro del conjunto de trabajadoras hay más cobrando salarios bajos que las que perciben altas remuneraciones en comparación con lo que sucede en el conjunto de trabajadores hombres. Dos datos para ilustrar esto: el 63,9% de trabajadores con "ganancia baja" (asalariados cuya ganancia por hora está por debajo de los 2/3 de la ganancia mediana) eran mujeres. Y otro: el 25,7% de las mujeres tuvo ingresos salariales menores o iguales que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en 2019, frente al 11,1% de los hombres. "En esta situación influye el mayor porcentaje de mujeres que trabajan a tiempo parcial", recuerda el INE.

Así, cuando los salarios bajos aumentan más, como ha ocurrido en 2019, las mujeres se ven más beneficiadas. El crecimiento desigual por sexos de la ganancia anual media permitió una disminución de la brecha salarial entre hombres y mujeres en este indicador. Esta se situó en el 19,5%, que se describe como el porcentaje de lo que cobran los hombres no lo cobran las mujeres. Hay algunos estudios que utilizan otro indicador de brecha salarial, que refleja una distancia aún mayor entre los sueldos: expresa cuánto deberían crecer los salarios de las mujeres para igualarse a los de los hombres. En este caso, la brecha salarial sería del 24,2% en 2019.



La reducción en la brecha de las remuneraciones anuales de hombres y mujeres es la más elevada en la última década, desde que la encuesta facilita datos (2008). La brecha salarial entre trabajadores y trabajadoras se explica por muchos motivos, como la mayor presencia de las mujeres en trabajos a tiempo parcial (muchas veces involuntarios), pero también por factores vinculados a discriminaciones de género, como la feminización de los cuidados y el menor valor que se asigna a profesiones feminizadas.



Otro indicador para mostrar las diferencias salariales entre hombres y mujeres es la brecha salarial por hora, que se reduce respecto a la brecha de las remuneraciones anuales. El salario medio por hora fue de 15,85 euros en 2019, un 2% que el año anterior. De nuevo, el incremento salarial fue mayor para las mujeres (de un 4% hasta los 14,92 euros) respecto al de los hombres (del 0,7% hasta los 16,63 euros). La brecha salarial se situó así en el 10,3%, casi tres puntos menos que en 2018. En este indicador de brecha salarial, la reducción de 2019 también es la mayor de la última década.

Las diferencias por sexo se acortaron más en los salarios bajos

La estadística refleja una mayor reducción de la brecha salarial de género entre los trabajadores con salarios más bajos, en este caso entre el cuarto de trabajadores con remuneraciones inferiores, respecto al descenso en la brecha salarial existente en el cuartil de trabajadores con remuneraciones más altas. La diferencia salarial anual es más elevada entre los trabajadores con menores salarios.





Etiquetas
Publicado el
22 de junio de 2021 - 14:02 h

Descubre nuestras apps