Bruselas constata el aumento de "trabajadores pobres", pide "salarios mínimos adecuados" y llama a "promover la negociación colectiva"

Repartidor de Deliveroo

La Comisión Europea ha presentado este miércoles una directiva para "garantizar que los trabajadores de la UE estén protegidos por salarios mínimos adecuados que permitan una vida digna dondequiera que trabajen". De acuerdo con el Ejecutivo comunitario, "cuando se establecen en niveles adecuados, los salarios mínimos no solo tienen un impacto social positivo, sino que también generan beneficios económicos más amplios, ya que reducen la desigualdad salarial, ayudan a sostener la demanda interna y fortalecen los incentivos para trabajar. Un salario mínimo adecuado también puede ayudar a reducir la brecha salarial de género, ya que más mujeres que hombres ganan un salario mínimo".

Bruselas reconoce que la crisis actual "ha afectado particularmente a sectores con una mayor proporción de trabajadores con salarios bajos, como la limpieza, el comercio minorista, la salud y los cuidados en residencias. Garantizar una vida digna para los trabajadores y reducir su pobreza no solo es importante durante la crisis, sino que es esencial para una recuperación económica sostenible e inclusiva".

En las últimas décadas, los bajos salarios no se han mantenido al mismo nivel que otros salarios, y la pobreza de los trabajadores ha aumentado, según la Comisión Europea, con dataos previos a la pandemia: "La pobreza de los trabajadores aumentó del 8,3% en 2007 al 9,4% en 2018 en la UE. La desigualdad salarial también ha aumentado en gran parte debido a una creciente polarización en el mercado laboral (disminución del empleo en ocupaciones de remuneración media o medianamente cualificadas) y un aumento simultáneo de ocupaciones de remuneración baja y alta, junto al declive de la negociación colectiva".

Cuando se establecen en niveles adecuados, los salarios mínimos garantizan una vida digna para los trabajadores, ayudan a sostener la demanda interna, fortalecen los incentivos para trabajar y reducen la pobreza en el trabajo y la desigualdad salarial. Dado que más mujeres que hombres ganan el salario mínimo, los salarios mínimos también ayudan a reducir la brecha salarial de género. Esta propuesta trae beneficios a las empresas que pagan salarios dignos a sus trabajadores, al garantizar una competencia leal.

Los salarios mínimos existen en todos los Estados miembros de la UE. Hay 21 países que tienen salarios mínimos fijados por ley y otros seis (Dinamarca, Italia, Chipre, Austria, Finlandia y Suecia) en los que la protección del salario mínimo es proporcionada por convenios colectivos.

Sin embargo, "en la mayoría de los Estados miembros los trabajadores se ven afectados por una adecuación insuficiente o por lagunas en la cobertura de la protección del salario mínimo", explica Bruselas: "A la luz de esto, la directiva propuesta crea un marco para mejorar la adecuación de los salarios mínimos y para el acceso de los trabajadores a la protección del salario mínimo en la UE".

El Ejecutivo comunitario insiste en que "respeta plenamente el principio de subsidiariedad", en el sentido en que "establece un marco para las normas mínimas, respetando y reflejando las competencias de los Estados miembros y la autonomía y libertad contractual de los interlocutores sociales en el ámbito de los salarios. No obliga a los Estados miembros a introducir salarios mínimos legales, ni establece un nivel de salario mínimo común".

La copresidenta de la Izquierda Unitaria y eurodiputada de la Francia Insumisa, Manon Aubry, ha criticado la propuesta por insuficiente.

La Comisión Europea también se marca el "objetivo" de "promover la negociación colectiva de salarios en todos los Estados miembros". ¿Por qué? "Porque los países con una alta cobertura de negociación colectiva tienden a tener una menor proporción de trabajadores con salarios bajos, menor desigualdad salarial y salarios mínimos más altos". Precisamente uno de los aspectos más relevantes de la reforma laboral de Mariano Rajoy de 2011, tan alabada en Bruselas y cuya derogación figura en el acuerdo de Gobierno entre PSOE y UP, es la quiebra de la negociación colectiva. Así, en la actualidad, son los datos de la propia Comisión Europea, España se encuentra por debajo del umbral del 70% de cobertura por la negociación colectiva.

"Los Estados miembros que están por debajo del 70%", explican fuentes de la Comisión Europea, "serán invitados a hacer un esfuerzo adicional y elaborar un plan de acción para fomentar la negociación colectiva. El 70% es un mínimo de lo que debería ser la cobertura de la negociación colectiva. Pero, por supuesto, estaría mucho mejor si fuera superior. La negociación colectiva es importante porque los trabajadores se protegen con salarios que se establecen en los convenios colectivos, y tienden a tener salarios más altos".

Fuentes comunitarias explican que "la negociación colectiva de media en la UE como ha disminuido de más del 80% en 1985 a menos del 60% en 2015, y es es lo que garantiza un buen nivel de salarios y también salarios mínimos. Esta disminución es motivo de preocupación".

Etiquetas
Publicado el
28 de octubre de 2020 - 13:56 h

Descubre nuestras apps

stats