La portada de mañana
Acceder
La cuarta ola evoluciona con grandes diferencias entre comunidades autónomas
¿Quién tiene una casa en España? La brecha entre propietarios e inquilinos
Opinión – Lo de Madrid, por Antón Losada

España: el país con más riesgo de perder el empleo (encima precario)

Tener un empleo en España ya no es sinónimo de estabilidad. | EFE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el club de países ricos por excelencia, presentó ayer su informe sobre el empleo entre sus miembros. Las principales conclusiones no pudieron ser más demoledoras sobre cómo no se debe continuar con el ajuste salarial en los países del euro, ya que una mayor reducción de salarios ya no se utiliza para mejorar la competitividad, sino para aumentar la rentabilidad de las empresas. Más pobreza y menos consumo son los resultados que este organismo vaticina de seguir con las políticas salariales contractivas impulsadas hasta ahora y que ya no dan más de sí.

El coste del despido cae un 13% pero la indemnización sube al echar a trabajadores con mejores salarios

El coste del despido cae un 13% pero la indemnización sube al echar a trabajadores con mejores salarios

Pero el informe del organismo analiza la situación del mercado laboral de cada país miembro con más detalle. Y la radiografía que hace de la situación en España dibuja un solar en el que los españoles tienen unos empleos precarios, siendo los que tienen más posibilidades de perderlo de los países OCDE. España está en un grupo de países que lo hacen mal en todos los vectores de calidad de empleo, muy descriptivo de la situación en la que se encuentra. Sus homólogos son Turquía, Estonia, Grecia, Hungría, Polonia y Eslovaquia.

El organismo estudia la "calidad del trabajo" país por país y concluye que la de España es comparativamente mucho peor. El primero de los parámetros que analiza es el de riesgo de caer en el desempleo y la duración de estar parado. España es el país cuyos ciudadanos tienen más posibilidad de no conservar su puesto de trabajo (ver gráfico). Esta inseguridad latente se refleja en que los españoles son los que más importancia le dan a tener un empleo fijo como un elemento de satisfacción en la vida. Muy por encima de la importancia que le pueden dar los griegos o los portugueses, que atraviesan recesiones aún más profundas que la española.

Los expertos también toman como variables para medir esta "calidad" de los puestos de trabajo el nivel de ingresos y el ambiente. En los dos casos los resultados de los españoles están por debajo de la media. Cabe recordar que en este club de ricos hay países considerados "emergentes" como Chile y México. "La cantidad y la calidad de los puestos de trabajo disponibles tiene un rendimiento peor que la mediana de la OCDE", concluye el informe.

En los ingresos por hora, la OCDE calcula que España está en 15 dólares la hora, a la cola de los países del euro (incluso detrás de Grecia) y en la parte media baja de la tabla (el puesto 20 de 32 países). Además, casi un 20% de los españoles aseguran trabajar en un entorno de estrés y, lo que es más grave, la mitad dice que trabaja sin los medios adecuados para cumplir su tarea. En total, y bajo el concepto de "buena atmósfera de trabajo", los españoles están en el puesto 29 de 32 países. Los menos estresados, y con mejores recursos, son daneses y holandeses. Curiosamente, los italianos no se sienten especialmente estresados pese a contestar masivamente (más de un 70%) que no tienen los medios necesarios para su empleo.

Empleo temporal

La organización advierte de que estos pobres resultados tienen especial incidencia entre los jóvenes y los que tienen menos formación. También estos colectivos son los que tienen más probabilidades de tener un contrato temporal. En el último año que estudia el informe (2012) la OCDE advierte de que el 88% de los nuevos contratos que se realizaban en ese año eran temporales. Una proporción aún peor que un lustro antes.

Con todo, la organización es una firme defensora de la última reforma laboral que introdujo el Gobierno del PP (y que entró en vigor en 2012) y que cree que valdrá para reducir esta distancia a la hora de que los nuevos contratos que se firmen a partir de ahora sean indefinidos. Pese a estar de acuerdo con las medidas adoptadas por el Partido Popular, el organismo le pide que vuelva a bonificar la indemnización por desempleo a cargo del FOGASA como se hacía hasta hace unos meses y que, en su opinión, ayudaba a minimizar las diferencias de costes asociadas a un contrato indefinido y uno temporal.

Cabe recordar que los contratos temporales están aumentando los días de indemnización (actualmente en 11) para acercarse a los 20 días de los indefinidos. El Gobierno del PSOE aprobó que el Estado bonificara una parte de los días de los despidos de indefinidos de las pymes (se hacía cargo de 8 días) como método para que estas se lanzaran a contratar a más indefinidos sin temer por el coste del despido. El PP no ha prorrogado la medida.

Además, con el foco puesto en los desempleados, el paro de larga duración, el que más preocupa a los expertos, se ha disparado. Así, en 2007 uno de cada cuatro parados lo era de larga duración, cifra que se dispara hasta uno de cada dos en 2014. Estos parados tienen el riesgo potencial para el organismo de convertirse en "paro estructural" es decir, en gente que ya no logra incorporarse más al empleo. Si en España este paro estructural se situaba en algo más de un 7%, la cifra pasaría casi a duplicarse, con los costes para el Estado y las bolsas de exclusión social que supondría.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats