Italia reconoce que está habiendo “duros choques” con Holanda y sus aliados en la negociación de las ayudas europeas

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte; el primer ministro holandés, Mark Rutte; el primer ministro sueco, Stefan Löfven; la primera ministra danesa, Mette Frederiksen; y el canciller austriaco, Sebastian Kurz.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

51

Giuseppe Conte acaba de reconocerlo públicamente: “Estamos chocando duramente con Países Bajos y otros frugales. Las negociaciones están siendo más complicadas de lo previsto. Estamos estancados”. El primer ministro italiano ha difundido un vídeo pasadas las seis de la tarde, en medio de las negociaciones en formatos reducidos, para explicar el estado de la negociación en el segundo día consecutivo de cumbre: “Hay algunos países, por ejemplo, estamos chocando duramente con Países Bajos, pero también con otros llamados frugales, que no comparten la necesidad de una respuesta ambiciosa, especialmente con respecto a los subsidios, pero también cuestionando en parte los préstamos. Estamos tratando de involucrar a todos en esta perspectiva europea, todos deben comprender que no solo Italia se beneficia, no solo España, Portugal y los otros países más afectados, sino toda Europa en una economía integrada”.

El bloqueo de Holanda y sus aliados calienta la cumbre europea de la reconstrucción y la pone en riesgo

El bloqueo de Holanda y sus aliados calienta la cumbre europea de la reconstrucción y la pone en riesgo

El mensaje de Conte llega después de que a lo largo del día se haya discutido una propuesta del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel –negobox– que cedía ante muchas exigencias de los autodenominados frugales –Austria, Países Bajos, Dinamarca y Suecia–. Pero, por lo que cuenta el primer ministro italiano, aún quieren más: reducir el monto del fondo de recuperación –750.000 millones–, reducir aún más su parte destinada a transferencias y, también a préstamos. Algunas fuentes cifran ese recorte que piden los frugales en casi 200.000 millones.

“Las cosas se están moviendo en la dirección correcta”, afirmaba el canciller austriaco, Sebastian Kurz: “Hemos visto una propuesta del presupuesto plurianual reducida, se han incrementado las compensaciones económicas para Austria, y en las negociaciones del fondo de recuperación siguen abiertas las cuestiones de reducir su volumen, en particular el que tiene que ve con transferencias, y sigue abierta la cuestión de que ese dinero sea utilizado correctamente para la transición verde, digital y las reformas necesarias, especialmente en algunos países que necesitan mejorar su competitividad”. 

Se espera que Charles Michel acuda con una nueva propuesta.

Una fuente diplomática explicaba: “Hemos pasado de una situación de casi punto muerto ayer [por el viernes] a un día de trabajo tranquilo, denso e intenso.La nueva propuesta puesta sobre la mesa por Charles Michel esta mañana permitió relanzar las negociaciones.Pero las discusiones siguen siendo tan intensas sobre los tres puntos que corresponden al ”paquete global“: la gobernanza, el tamaño del fondo de estímulo y las compensaciones a los contribuyentes netos”.

“En general”, dice la fuente diplomática, “todavía tenemos a Mark Rutte aislado sobre la cuestión de la unanimidad, pero parece dispuesto a estudiar nuevos mecanismos de control. En cuanto al tamaño del plan de estímulo, los frugales siguen siendo muy hostiles a las transferencias y seguimos luchando para mantener un volumen significativo de subsidios y una cantidad global de 750.000 millones de euros”.

Desde que se separaron los 27 a las 13.00, está habiendo “intensidad de intercambios en toda la gama de formatos”. Por el momento, eso sí, “el tema delicado del estado de derecho pero aún no se ha abordado”.

A lo largo del día se ha discutido una propuesta que Michel ha presentado antes del inicio de la cumbre este sábado por la mañana a la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte; el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; el presidente francés, Emmanuel Macron; y el primer ministro holandés, Mark Rutte. ¿Y en qué consistía?

En primer lugar, mantiene el monto total del fondo de recuperación de 750.000 millones, pero cambia su naturaleza. Es decir, en lugar de haber 500.000 millones en transferencias y 250.000 en préstamos, hay 450.000 en trasferencias y 300.000 en préstamos (60%-40%). 450.000 millones en trasferencias queda por debajo de los 500.000 de la propuesta francoalemana y aún más lejos de los 1,5 billones de la propuesta española al principio de la crisis.

Lo que sí hace Michel es reducir la parte del fondo que se destinaba para reforzar los programas del Marco Financiero Plurianual –el presupuesto plurianual de la UE 2021-2027, que gestiona la Comisión Europea– para aumentar la parte de préstamos y transferencias vinculada a los programas nacionales en 15.000 millones, de 310.000 a 325.000 millones –los frugales, por su parte, piden dejar esta partida en 155.000 millones–. Así, al aumentar también 50.000 millones la parte de los préstamos –que los frugales también quieren recortar– y 15.000 la de transferencias, el fondo de resiliencia y recuperación, pasaría de 560.000 a 625.000 millones. Es decir, el presidente del Consejo intenta compensar la reducción de transferencias aumentando el dinero gestionado por los Gobiernos en detrimento de la Comisión Europea.

El otro asunto en el que la nueva propuesta cede ante los frugales, es en la gobernanza. Es decir, en cómo se controla el desembolso de las ayudas. Rutte ha insistido en el veto, contra el que estaba el resto de la sala por miedo a que el bloqueo fuera permanente –de Hungría sobre el Estado de Derecho, por ejemplo–. Sin embargo, Michel ha ideado un llamado “freno de emergencia” que podría activar cualquier Estado si tiene dudas sobre cómo un país está gestionando las ayudas. La disputa se debatiría en el Ecofin, la reunión de ministros de Finanzas de la UE y, si es necesario, en un Consejo Europeo de líderes para que aborden el asunto “satisfactoriamente”. Es decir, se le daría a Holanda –y a cualquiera de los 27– el poder de bloquear las ayudas.

Pero no sólo. El presidente del Consejo Europeo, lejos de reducir o eliminar los rebates –cheques compensatorios para los contribuyentes netos– como estaba previsto tras el Brexit –nacieron como concesión a Margaret Thatcher–, los aumenta considerablemente, hasta los 46.000 millones en siete años.

“Este es un paquete y hay muchos más problemas por resolver”, explican fuentes diplomáticas neerlandesas: “Pero las propuestas sobre gobernanza presentadas por Michel son un paso serio en la dirección correcta. Quedan muchos problemas abiertos y dependerá de las próximas 24 horas que podamos resolverlos”.

Fuentes de Moncloa, por su parte, preveían que la “segunda sesión termine a primera hora de la tarde”, si bien dependía “de la marcha de las negociaciones”. Y añadían: “Es positivo que que se mantenga la cuantía total del Fondo de Recuperación [750.000 millones] y que el Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia se vea reforzado [de 560.000 a 625.000, a costa de los programas de la Comisión Europea], pero en estos momentos se están analizando todos los detalles de la propuesta; hay que valorarla en su conjunto. Y la gobernanza sigue siendo un obstáculo”.

“La dotación general permanece sin cambios”, argumenta otra fuente diplomática, “pero con una nueva distribución entre subvenciones y préstamos que permite a los países proporcionar más subsidios para financiar sus planes de recuperación. Los debates están teniendo lugar en un entorno constructivo y pacífico. Cada delegación está analizando actualmente la nueva propuesta”.

A las 13.00, después de dos horas de debate de los 27, se ha disuelto el plenario para seguir las conversaciones en entornos más reducidos. Así, Michel ha comenzado consultas con los líderes de Dinamarca, Austria, Países Bajos, Finlandia, Suecia, Francia, Alemania, Italia, España y Portugal. Es decir, con los frugales ampliados –por Finlandia– que bloquean; el eje francoalemán y los países más necesitados: Italia, España y Portugal.

Mientras tanto, la primera ministra belga, Sophie Wilmès, se ha ido a tomar unas patatas fritas con su homólogo luxemburgués, Xavier Bettel.

Propuesta Michel by eldiario.es on Scribd

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats