Naturgy anuncia 14.000 millones de inversiones hasta 2025 y recorta dividendos

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés.

Naturgy ha presentado este miércoles su nuevo plan estratégico, que contempla una inversión de 14.000 millones de euros hasta 2025 para acelerar su descarbonización y un recorte de sus dividendos en el periodo. El plan, con foco en las renovables, prevé repartir unos 5.900 millones en dividendos en el periodo, con un recorte del 'pay out' (porcentaje del beneficio que se reparte a los accionistas) hasta el 85%, frente al 120% del anterior plan, para financiar esas inversiones y conservar la calificación crediticia.

El plan, inicialmente previsto para finales de 2020, se pospuso hasta febrero de 2021 y, tras la pandemia, se había hecho esperar hasta ahora. Según ha explicado en rueda de prensa el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, se ha presentado cuando hay una “visibilidad suficiente” en el mercado y una vez concluida la reestructuración del grupo, sin esperar a que se resuelva la oferta pública de adquisición (opa) parcial presentada por el fondo australiano IFM, sobre la que el Gobierno debe pronunciarse en las próximas semanas.

Según Reynés, que ha confiado en recuperar nivel de negocio pre-covid a finales de 2022, “una compañía necesita un plan” y sin él no se puede acometer una inversión de 14.000 millones cuando de ello depende “la motivación de miles de empleados”. “No podemos estar pendientes en resoluciones que son externas a nosotros”, ha dicho el ejecutivo, sobre una opa “totalmente no solicitada”.

El segundo plan de la era Reynés, nombrado en 2018, contempla destinar 8.700 millones de inversión a renovables y 4.100 millones, a redes, con la instalación en ese lustro de 9,4 gigavatios (GW) de energías limpias, de los que 5,2 GW estarán en Europa, 2,2 GW en Australia y 1,2 GW, en Estados Unidos. El objetivo será alcanzar los 14 GW de tecnologías no emisoras en 2025. Un 45% serán fotovoltaicos (frente al 9% de 2020), el 36%, eólicos, y el 16%, hidráulicos. Un 3% será almacenamiento.

Las renovables deberán aportar un ebitda (beneficio bruto operativo) cercano a los 1.000 millones de euros al final del periodo. El grupo prevé un aumento anual del ebitda del 15% y la obtención de un cash-flow de 16.700 millones para respaldar las inversiones, que no tienen en cuenta las “oportunidades de inversión adicionales” vinculadas a los fondos europeos: 13.800 millones de los que unos 3.000 millones estarían vinculados a proyectos de gases renovables.

La retribución prevista para el accionista será de 1,2 euros por título al año. Reynés se ha mostrado dispuesto a revisarla en 2023 en función de la evolución del negocio y la ejecución del plan. El grupo ha aprobado el primer dividendo a cuenta del año 2021, por importe de 0,30 euros por acción pagadero en caja el 4 de agosto.

Ese importe deberá descontarse del importe ofrecido por IFM, que aspira a hacerse con al menos el 17% del grupo. Ofrece 22,37 euros, por debajo de la cotización actual de Naturgy, que ha superado ese nivel tras las compras anunciadas por CriteriaCaixa para quedarse al borde del 30%. “El que tiene que opinar sobre si el precio es adecuado o no es el opante”, ha dicho Reynés, preguntado al respecto.

El nuevo plan estratégico, “adaptado a los tiempos actuales” para compatibilizar el crecimiento de la compañía y su transformación a la transición energética, que se ha “acelerado” tras la pandemia, contempla una reducción de emisiones del 24% de CO2 para 2025 y contar con más de un 40% de mujeres en posiciones directivas. También vincula a objetivos de sostenibilidad el 10% de la retribución variable de los altos directivos, frente al 3% de 2020.

Reynés ha dicho que el grupo no se plantea sacar a bolsa ninguna división y se ha mostrado “dispuesto a analizar” desinversiones, aunque las ventas de activos “no forman parte del core del plan”, a diferencia del anterior, que preveía desprenderse de activos por unos 3.000 millones.

Tampoco ha cerrado la puerta a las compras. El objetivo es crecer de forma “mayoritariamente orgánica”, pero “estudiaremos cualquier oportunidad” que pueda ser “interesante” y siempre respetando la disciplina financiera y en países con un marco jurídico “estable”.

Aumento de los beneficios

En el primer semestre, Naturgy obtuvo un beneficio neto de 484 millones, un 45% más, gracias en buena medida al cierre en marzo del acuerdo para zanjar la disputa que afectaba a Unión Fenosa Gas (UFG) desde 2012, con la obtención de un pago en efectivo de unos 600 millones de dólares, así como la mayoría de los activos fuera de Egipto -excluidas las actividades comerciales de UFG en España-, que tuvo un impacto positivo no ordinario de 103 millones.

El beneficio neto ordinario del grupo alcanzó los 557 millones, un 17% más, pero un 20% menos comparado con el primer semestre de 2019. Las inversiones se recortaron un 20,5%, hasta 439 millones.

Etiquetas
Publicado el
28 de julio de 2021 - 12:07 h

Descubre nuestras apps