Ribera ve a Francia dispuesta a que se construya el gasoducto Midcat: “Entienden que tienen que hacerlo”

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en una imagen de archivo.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha afirmado este martes que ve a Francia con voluntad de sacar adelante la tercera interconexión gasista con España, el gasoducto MicCat. “Yo sí creo que habrá un compromiso con Francia distinto” porque, con la guerra en Ucrania, “las circunstancias han cambiado” y “la percepción de riesgos y oportunidades” también.

El desaire a Argelia en clave energética: la baza del almacén de gas español en pleno auge exportador de EEUU

El desaire a Argelia en clave energética: la baza del almacén de gas español en pleno auge exportador de EEUU

“Ellos entienden que tienen que hacerlo, que tienen que acelerar”, ha dicho, en un debate en la primera jornada de la reunión del Cercle d´Economia 2022 que se ha iniciado este miércoles en Barcelona. El proyecto Midcat fue descartado en 2019 por los reguladores de Francia y España por su elevado coste y dudosa rentabilidad. Tras la invasión rusa de Ucrania el Gobierno español se ha abierto a reactivarlo, siempre que lo financie la UE, para la exportación de gas al norte de Europa aprovechando la potente red de regasificadoras del sistema español.

Según Ribera, aunque Francia “siempre se ha resistido” a la idea de las interconexiones, ahora el país vecino está en una situación “completamente distinta”: “Tiene el 50% de su parque nuclear parado y está teniendo que importar electricidad 24 horas al día, 7 días a la semana”, desde España y Alemania. Y esa producción no se va recuperar “en un tiempo relativamente corto”.

Francia “necesita el apoyo de sus vecinos” y la Comisión Europea está “comprometida en vigilar más de cerca” que hasta ahora el asunto de las interconexiones. En el caso del Midcat, Ribera ha reiterado que no debe cargarse al consumidor español, que ya está pagando la mayor red de regasificadoras de Europa, y debe permitir el transporte de biogás o gases renovables.

Excepción ibérica

La vicepresidenta ha subrayado que “ningún bien o servicio en ningún estado miembro” tiene una limitación física en el mercado interior como la electricidad, con una capacidad de intercambios de “menos del 3%”, lo que ha permitido negociar con Bruselas la llamada excepción ibérica para desacoplar los precios del gas del mercado mayorista. Según Ribera, la esperada medida se va a aprobar “muy rápido”, pero faltan “algunos ajustes técnicos” relacionados con el funcionamiento de la casación horaria del mercado eléctrico.

“Estamos trabajando con Portugal en algunos ajustes técnicos ya muy de detalle que responden fundamentalmente a que hay algunas diferencias en el tipo de tarifas, en el tipo de actores, y las preocupaciones que pueda haber en Portugal y en los consumidores españoles. Pero será muy rápido”, ha asegurado, sobre una solución que “a algunas eléctricas no les gusta”.

Según Ribera, hasta la invasión de Ucrania, en Bruselas “nadie vigiló” que se cumplieran los compromisos de una mayor interconexión que ahora “está en boca de todos” y “supone un desafío importante en el caso de la Península Ibérica”. “Sin duda” en el nuevo paquete de medidas para repotenciar la UE [Repower EU] y reducir la dependencia energética de Rusia que la Comisión Europea va a presentar el próximo 18 de mayo esta cuestión va a estar presente.

“Apretar un botón”

En un coloquio posterior, el presidente de Enagás, Antoni Llardén, ha advertido de que prescindir de los 150 mil millones de metros cúbicos (bcm) de gas que hasta el conflicto bélico suministraba cada año Rusia a Europa “no va a ser fácil” y no va a consistir en “apretar un botón”.

En España, la demanda de gas industrial, que es el 50-60% del total, ha bajado un 9% en lo que va de año, pese a que el conjunto del consumo de esta materia ha subido un 5%. El descenso, ha explicado Llardén, se ha producido “porque se ha dejado de consumir, por los precios”. “Tenemos un shock industrial” inédito desde la Segunda Guerra Mundial porque los precios son “insostenibles”.

En el caso de Repsol, la reducción de consumo de gas gracias a la sustitución por otros combustibles y medidas de eficiencia ante estos altos precios ha sido de 1 bcm, ha explicado en el mismo acto el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz.

Según el consejero delegado de Endesa, José Bogas, si la guerra “durase poco” y hubiera un acuerdo “cuanto antes”, se acelerarán las renovables. Pero “si dura mucho” y “cuesta” reducir la dependencia del gas ruso, habrá “una fragmentación” entre las políticas de los socios europeos, con el riesgo de que algunos actúen por su cuenta para garantizar el suministro.

En opinión del consejero delegado de Repsol, el Repower UE “es absolutamente necesario para que tengamos energía en los próximos meses” y “evitar problemas de suministro”. Y hay que adoptar medidas de eficiencia energética “por encima de todo”.

Según Imaz, “no puede ser que ahora estemos hablando del Midcat. Que nos haya pasado esto”. “Por unos motivos ideológicos en Europa no se ha impulsado esto porque nos decían que el gas era el pasado”, un aspecto que ha destacado Bogas: “La electricidad es el futuro”, ha subrayado el CEO de Endesa.

Imaz ha insistido en hacer la transición ecológica “con cabeza”, se ha preguntado “qué hacemos en Europa prohibiendo la exploración de hidrocarburos” y ha pedido “quitar sesgo ideológico a las políticas”. El ejecutivo vasco ha considerado “razonable” la solución ibérica. “Me parece un buen acuerdo”, a falta de aspectos técnicos “que hay que conocer”, como qué pasa con los intercambios en frontera y los futuros. Según Imaz, es “indudable” que la Península Ibérica es una isla energética.

Bogas ha reiterado por su parte que lo más “deseable” habría sido una solución “a nivel europeo” y ha señalado que es “un paso necesario, pero malo”: “Se va a subvencionar el coste del gas para que le salga más barato el ciclo combinado”, ha indicado Bogas, que ha apuntado que el precio del gas en Europa lo marca el combustible que llega por barco y el resto “es infinitamente más barato”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats