La portada de mañana
Acceder
Encuesta - Ayuso cosecha el doble de apoyo que Casado entre los votantes del PP
El 'vía crucis' de las inmatriculaciones: 24 años y 35.000 bienes
Análisis - Razones y confusiones en los relevos de los Mossos, por Neus Tomàs

La BBK y la Vital aprueban hoy su conversión en fundaciones bancarias

Las asambleas de las cajas BBK -vizcaína- y Vital -alavesa- votarán y aprobarán hoy la conversión de ambas entidades en fundaciones bancarias. Se trata de un proceso pactado por el PNV y el PSE, que cuenta con el apoyo del PP y CCOO y al que se oponen EH Bildu y los sindicatos ELA y LAB. Los respectivos consejos de administración ya dieron el visto bueno a la operación el pasado día 13.

Kutxabank, el viaje de lo público a lo privado

Kutxabank, el viaje de lo público a lo privado

El pacto responde a la obligación legal que tienen BBK, Kutxa y Vital de dejar de ser cajas públicas este año y transformarse en fundaciones, sin que puedan tener más del 50% del capital de Kutxabank. En la actualidad, la BBK vizcaína tiene el 57% de las acciones del banco vasco; la Kutxa guipuzcoana, el 33% y la Vital alavesa, el 11%.

Tras el pacto logrado entre PNV y PSE, al que se sumó el PP en la Vital, serán las últimas asambleas de las cajas, ya que las nuevas fundaciones bancarias se regirán por unos patronatos. En la BBK, de los 15 patronos, nueve serán propuestos por el PNV, tres por los socialistas, uno por el PP, otro de CCOO y el último será un independiente, Mikel Pulgarín, presidente de las familias afectadas por autismo.

En el caso de la entidad alavesa, también con 15 miembros, el PP nombrará a ocho, el PNV a cuatro, el PSE a dos y CCOO a uno. La ley obliga a que los patronos sean especialistas y con conocimientos financieros, aunque tendrán afinidad ideológica con las formaciones que los proponen.

Oposición de la izquierda abertzale

Con estos acuerdos, Xabier Sagredo (PNV) y Fernando Aránguiz (PP) continuarán en sus cargos de presidentes, en este caso de las nuevas fundaciones bancarias. Pasadas las asambleas, los nuevos patronatos deberán elaborar un plan financiero que demuestre que la futura fundación podrá cubrir las necesidades de capital del banco si fuera necesario. El pacto entre PNV y PSE indica que los dos partidos controlarán los posibles cambios que pueda haber en el accionariado de Kutxabank con el fin de "garantizar su anclaje y arraigo" al País Vasco.

El proceso cuenta con la oposición de la izquierda abertzale y los sindicatos ELA y LAB, que consideran que es un paso hacia la "privatización" de Kutxabank. Esta oposición es la que ha provocado que la Kutxa guipuzcoana, territorio en el que gobierna EH Bildu, vaya con retraso y todavía no haya optado por convertirse en fundación. En caso de que la Kutxa no se convierta en fundación antes de terminar este año, el proceso se tendría que hacer de igual manera, solo que tendría que ser intervenida por el Gobierno vasco para llevarlo a cabo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats