Crisis del doblaje vasco: una apuesta política a las puertas de desaparecer

Doblaje

Los niños vascos nacidos en la década de los noventa crecieron con los dibujos animados doblados al euskera de ETB, eso es un hecho. Y es que, por aquel entonces se doblaban 1589 horas de películas y series en un año en Euskadi. Ahora, se doblan un total de 100 horas. Por la precariedad laboral y las condiciones del sector, los actores y actrices de doblaje en Euskadi han decidido realizar un paro laboral. 

Los actores de doblaje reivindican su profesión: "Es compatible la convivencia con la versión original"

Los actores de doblaje reivindican su profesión: "Es compatible la convivencia con la versión original"

Monika Erdozia lleva 28 años en el mundo del doblaje. Estudió periodismo pero pronto descubrió su interés por los micrófonos y pasó a ser actriz de doblaje y después directora. Erdozia es una de las pocas actrices que ha podido vivir toda su vida dedicándose de lleno a esta profesión. Aún así, la crisis dentro del sector le ha obligado a dejar un poco de lado su situación personal para luchar por una mejora de la profesión.

“Consideramos que si las condiciones laborales no mejoran, los actores de doblaje no vamos a poder vivir ya de esta profesión. Estamos luchando para que las autoridades, el Gobierno Vasco, se impliquen en la importancia que tiene el doblaje a nivel lingüístico, sobre todo por el euskera en cuanto a la normalización de la lengua, y que intenten salvar nuestra profesión”, ha señalado Erdozia, quien ha sido la voz en euskera de actrices como Demi Moore o Scarlett Johansson.

El doblaje es una profesión que no ha estado nunca regulada en Euskadi, con lo cual las empresas han tenido libertad a la hora realizar los contratos. La unidad de trabajo de los actores de doblaje son la convocatoria y el 'take'. Se les paga una cantidad de dinero por acudir y otra por cada fracción de película que vayan a doblar, que se llama 'take'. Cada empresa decide la cantidad de líneas que supone cada 'take' pero los actores de doblaje vascos, que se han unido en una asociación llamada Bieuse, luchan por una regularización autonómica del sector que unifique criterios y que cuente con la norma de que cada 'take' tenga 8 líneas.

“En los últimos 5 años se ha reducido nuestro sueldo en un 35%. Eso, unido a que hay menos trabajo, la cantidad de dinero a la que puede acceder un actor de doblaje es mínima. No te permite vivir de ello ni muchísimo menos y compaginarlo con otro trabajo es muy complicado porque el actor a convocatoria trabaja en diferentes empresas de diferentes provincias”, ha explicado Erdozia.

En la actualidad son alrededor de 50 los dobladores que hay en Euskadi. Eso supone que para películas de repartos largos los directores, como Erdozia, se ven realmente con problemas de voces. A veces, cuenta, no tienen la posibilidad de elegir, porque el reparto es tan extenso que casi les toca a personaje por actor. La situación se complica cuando se trata de películas y series en euskera, porque una gran cantidad de los actores vascos sólo doblan al castellano y el grupo de voces en euskera es muy reducido.

En la última reunión con el Gobierno Vasco para explicar la situación y llegar a una acuerdo, no se llegó a ninguna solución. El Gobierno Vasco tenía el compromiso de doblar este año 12 películas para niños y jóvenes dentro del programa Zinema Euskaraz. Según Erdozia, ante el riesgo de que muera la profesión, han tenido que tomar esta medida “extrema” de parar por un tiempo hasta conseguir ese convenio que regule su profesión y acabe con la precariedad laboral de los actores y actrices de doblaje.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats