La portada de mañana
Acceder
La negociación sobre la vivienda y la luz avivan la tensión en el Gobierno
Los datos no avalan el alarmismo por la variante Delta
Opinión - Las lágrimas de Garamendi, por Esther Palomera

ETB inicia los recortes y empieza a perder audiencia

EITB está en un incierto panorama. La radiotelevisión pública ha empezado a recortar gastos, de momento sin tocar su plantilla fija, y en solo cinco meses su principal canal, ETB 2, ha perdido 1,3 puntos de audiencia, que ahora le sitúa con una cuota del 9,2, por detrás de Telecinco (13,1) y de Antena 3 (10,3%), los dos líderes en Euskadi.

El descenso en la audiencia ha preocupado al nuevo equipo liderado por Maite Iturbe, la directora general, que ha apostado por cambios en la parrilla que no dan resultados por el momento: por ejemplo el nuevo magazine de la tarde ha perdido un 20% de audiencia en su primera semana. Y eso que ahora cuenta con un respaldo social que se negó al anterior equipo. A pesar de ello, el anterior director Alberto Surio se despidió en febrero con un 10,5% de audiencia, tras remontar en el último año unos datos que habían llegado a descender hasta al 8%. La irrupción de los nuevos canales de televisión digital y la campaña de imagen contra el entonces nuevo equipo directivo que encabezó el PNV, que estaba en la oposición en el Gobierno vasco, influyeron sobremanera en la caída, según constatan fuentes del sector.

Junto a la menor cuota de pantalla, la incertidumbre es también laboral. El presupuesto para este año de la radiotelevisión pública vasca es de 121,7 millones, un 17% inferior a 2012 y un 38% si se compara con 2007 (el año anterior a la crisis), cuando disponía de 195,6 millones. Euskal Telebista se llevará casi todo el gasto, con casi 96,5 millones de euros. En todo el ente público hay 979 trabajadores que suponen 57 millones de euros anuales en gastos de personal, de los que 656 trabajan en ETB, con un coste de 36 millones de euros. “Y con todo estos gastos, la mayor parte de la programación se subcontrata”, aseguran fuentes del sector audiovisual vasco.

La directora Maite Iturbe ha empezado a recortar por Radio Vitoria, con la rescisión reconocida de cuatro contratos y que el comité de empresa eleva a 10; ha seguido con la empresa Media 4 Future, participada por ETB, donde se ha presentado un ERE para despedir a 27 empleados (casi el 50% de la plantilla), y también ha metido la tijera en los cargos de confianza, los llamados gestores, que suponen casi el 10% de toda la plantilla de EITB con un coste anual total de 4,6 millones. El consejo de administración aprobó a finales de junio reducir los 98 altos cargos a 75, lo que supondría un ahorro en costes laborales de 800.000 euros.

Aunque la dirección defiende el mantenimiento de la plantilla, entre los trabajadores y el sector audiovisual se cree que “está sobredimensionada”. Fuentes de ETB reconocen abiertamente los casos de empleados que apenas trabajan –“hay periodistas que no hacen nada si su jefe no les manda y pueden estar todo el día de brazos cruzados”-, mientras que los magazines (los programas estrella junto a los informativos) son elaborados por subcontratas, a las que también les han llegado los temidos EREs. “Se ha empezado por el recorte invisible, el de las productoras, a las que ahora hay casos en que se las paga la mitad”, asegura un miembro del consejo de administración. Por ahora, al menos ante el consejo, la dirección no ha presentado un plan concreto de ajuste. “No se sabe qué es lo que quiere hacer”. En el cajón quedó uno de los numerosos informes realizados, en el que aconsejaba reducir la plantilla en 150 trabajadores y cerrar el centro de producción de Miramón. “No tiene sentido tenerlo a 120 kilómetros del centro de emisión. Fue una decisión política del PNV para no crear agravios territoriales”, consideran algunas fuentes del sector.

Audiencias como la cerveza

“Uno de los principales problemas”, afirma un veterano profesional del sector, “ es que no se quiere cambiar un modelo de TV, que está pensado desde los años 80 y con un gasto ingente de dinero en asesorías externas que no ha servido para nada. Tienes ETB2 que no puede competir con las privadas y la razón de ser del proyecto, que fue ETB1 (se unió el canal en castellano para captar más publicidad y audiencia), tiene franjas horarias con audiencias de 0,0%, como la cerveza sin alcohol”. El recorte que se ha acometido se centra en las productoras, “en las que se ha cebado", y el modelo se mantiene para no amenazar el estatus de los trabajadores. “No da para mantener una parrilla [de programación] las 24 horas”.

Otro profesional del sector destaca que la mayor parte del trabajo en ETB recae en las subcontratas, desde los programas de debate y ocio hasta las retransmisiones deportivas. “Es una televisión diseñada para ricos pero ahora se encuentran en que no pueden fallar en lo que contratan”. A su juicio, la solución pasa por fijarse en las televisiones que funcionan y convertir ETB1 es “un cadena para jóvenes, urbana y que sea transgresora”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats