La portada de mañana
Acceder
Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan más medidas ante el aumento de contagios
Juan Carlos I, un capitán general del Ejército en paradero desconocido
Las irregularidades en la contratación de temporeros mediante intermediarios dificultan el control de la COVID-19

Las sociedades públicas absorben ya la mitad de la deuda de Bizkaia

El portavoz de la Diputación de Bizkaia, Unai Rementeria.

La deuda de la Diputación de Bizkaia superó en 2012 los 2.207 millones de euros, lo que duplica el gasto disponible de sus departamentos en ese ejercicio, que rondó los 1.100 millones. El último informe del Tribunal Vasco de Cuentas destaca que casi la mitad de ese dinero, 1.026, corresponde a las sociedades públicas forales, que como en todas las administradores supone una de las mayores sangrías de dinero público y que tienen un menor control parlamentario que las administraciones generales.

Bizkaia concedió a dedo subvenciones por más de 36 millones

Bizkaia concedió a dedo subvenciones por más de 36 millones

La auditoría del Tribunal señala que además el endeudamiento de las 16 sociedades públicas forales ha crecido un 60% desde 2009, cuando era de 643 millones, y se ha triplicado si se toma como referencia 2007, ejercicio en el que rondaba los 380 millones frente a los 1.026 contabilizados en 2012 en el informe del órgano fiscalizador. La oposición vizcaína ha reiterado la falta de información sobre la deuda de estas empresas a lo que califican de la “administración paralela que tenemos en Bizkaia”.

El informe se refiere al déficit que año tras año generan estas empresas publicas y que en 2012 obligaron a la Diputación a inyectar 62,1 millones de euros en ampliaciones de capital para Aparkabisa, SA (1,2 millones de euros), Azpiegiturak, SA (700.000 euros), Palacio Euskalduna, SA (10 millones de euros), Garbiker, SA (12, (12,3 millones de euros) e Interbiak, SA (37,9 millones de euros).

Precisamente esta última sociedad, la encargada de gestionar las obras en las carreteras de Bizkaia y el tramo vizcaíno de la autopista A-8, es la que tiene una peor situación financiera. Con 34 empleados y 1,7 millones anuales de gastos de personal, su presupuesto anual ronda los 157 millones de euros pero su cifra de negocio no alcanza los 50, que proceden del cobro de los peajes en la autopista. Según la memoria presupuestaria de Bizkaia, tiene suscritos préstamos bancarios por casi 950 millones de euros.

Etiquetas
Publicado el
4 de abril de 2014 - 19:15 h

Descubre nuestras apps

stats