Fiscalía pide 4 años y medio de cárcel para un manifestante por lanzar adoquines a la policía en una protesta contra Vox

Santiago Abascal durante un mitin en Vigo.

El 24 de octubre de 2019 fue la primera vez que Santiago Abascal dio un mitin en Vigo que congregó a 1.400 personas en el principal auditorio de la ciudad. Ese mismo día por la mañana los restos del dictador Francisco Franco habían sido exhumados y las imágenes del helicóptero abandonando el Valle de los Caídos abrían los telediarios de todas las cadenas. A las puertas del Auditorio Mar de Vigo un grupo de antifascistas protestaba por la celebración del acto de Vox. Uno de ellos se sentará este miércoles ante un tribunal por el lanzamiento de dos adoquines que causaron lesiones leves a dos agentes de la Policía. La fiscalía pide para él una pena de 4 años y medio de cárcel.

Feijóo sale en defensa de Vox: "Los fascistas son los que tiran piedras"

Feijóo sale en defensa de Vox: "Los fascistas son los que tiran piedras"

Según se recoge en el escrito de acusación pública, el procesado formaba parte de un "tumulto" de unas 300 personas que se concentraron aquella tarde noche a las puertas del auditorio vigués para protestar por la presencia de Santiago Abascal y otros cargos de Vox, en un acto de precampaña con motivo de las elecciones generales de noviembre de 2019.

En el interior del auditorio, Abascal calificaba como "fanáticos" a los que protestaban fuera y acusaba a Pedro Sánchez de alentar esas revueltas con intereses electorales. Sobre Franco, Abascal dijo que la salida de sus restos del Valle de los Caídos había sido "una profanación". Mientras, en la calle, la policía había empezado a cargar contra los manifestantes y las pelotas de goma ya rodaban por el suelo.

El escrito que la Fiscalía defenderá ante el tribunal este miércoles dice que el acusado se encontraba en esa concentración y que, cuando la Policía pidió a los participantes en la misma que se dispersaran para restablecer el tráfico en la Avenida de Beiramar (que habían cortado), él lanzó una valla a los agentes, sin llegar a alcanzarlos, mostrando un "evidente desprecio por el principio de autoridad".

Según el relato de la acusación pública, el acusado lanzó a continuación un adoquín que golpeó a un agente en un pie y, luego otro, que alcanzó a otro policía en una mano, aunque sin ocasionar lesiones graves a ninguno de los dos. El hombre fue interceptado. Fue, de hecho, el único detenido aquella noche.

Por estos hechos, el ministerio público lo considera autor de un delito de atentado contra agentes de la autoridad con uso y lanzamiento de objeto contundente, y dos delitos leves de lesiones por lo que pide que sea condenado a 4 años y medio de prisión. También reclama que se le impongan multas que suman 1.800 euros por las lesiones, y que indemnice a cada uno de los agentes heridos en 224 euros.

Mientras los hechos se sucedían a las puertas del Auditorio Mar de Vigo, en su interior los dirigentes de Vox alababan la labor de la policía y acusaban a los grupos antifascistas de tener como único objetivo causar daño en los agentes. El general en la reserva que abría la lista de Pontevedra, Antonio Budiño, lo expresó en los siguientes términos: "Vemos el odio en sus ojos. Tienen afán de hacer daño a nuestros policías".

Etiquetas
Publicado el
17 de mayo de 2021 - 11:48 h

Descubre nuestras apps

stats