eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José Miguel Domingo. Amancio Ortega. Rodrigo Rato. Tú.

45 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Ayer escuchamos tres nombres, pasaron tres noticias tal vez muy distintas pero para mí conectadas y que forman parte de un todo. Por la mañana en el tren me enteraba del suicidio de una persona, José Miguel Domingo, poco antes de que le desahuciaran de su vivienda. Poco después me entero de que Amancio Ortega, dueño de Inditex donaba por medio de su fundación 20 millones de euros a Cáritas, y ya más tarde, de que se fijaba la fecha de comparecencia de Rodrigo Rato ante la Audiencia Nacional para el 20 de diciembre.

En principio parecen tres nombres, tres cuestiones que nada tuvieran que ver. Pero sí, están conectadas. Para mí desde luego, y creo que para todos. Para ti también, que eres el cuarto nombre.


1. José Miguel Domingo

Os cuento cronológicamente. En el tren, de viaje a Barcelona saltan los primeros tweets. Cortos y crudos “ hombre se suicida justo antes de ser desahuciado”. Me quedo frío. Mierda. En segundos se llena mi timeline de esto. Creo que los primeros que lo sacan son Radio Granada pero como viene siendo habitual, pasas de medios de comunicación a personas, que casi que te fías más de ellos. Leo al periodista granadino Javier F. Barrera y ya se me saltan las lagrimas y suelto un gritito en el tren. Afortunadamente la persona con la que viajo está dormida y no se entera de nada. Media hora antes habíamos estado hablando precisamente de crisis y suicidios. Jodida coincidencia. Se me revuelve el estómago. Leo otro tweet de un concejal del PSOE del Ayuntamiento de Granada que dice que era vecino y que conocía al fallecido y que está shockeado. Con poca sensibilidad, la verdad, no puedo evitar escribirle y decirle que ya que es concejal, que haga algo, joder. Me levanto y me voy al baño a mojarme la cara y al vagón bar a re-desayunar. (Espero que mi endocrina no lea este blog…) Mucha tristeza. Mamen, otra amiga de Granada, escribe que ese es su barrio. Más tristeza.

Lamentablemente, un suicidio por la crisis no es nada muy extraño en estos días. Sí es raro que se cuente, que salga en los medios, pero debía ser por la conversación de antes, o por que estos días estaban acampados los compañeros de la Plataforma Anti Desahucios en la Plaza del Celenque intentando negociar para salvar ya no sus viviendas, sino el futuro de sus familias, pero me lo tomé mal, vaya. Mal viaje, este.


2. Amancio Ortega

Seguimos. Zaragoza, los Monegros. Más Twitter. “Amancio Ortega dona 20 millones de euros a Caritas” ah, vale. Mola. Mi primera reacción es una no reacción. Vamos, que me da igual. Sigo pensando en el señor de Granada. Y mirando twitter, claro, una cosa que hago demasiado. Y entonces se me ocurre comentar un tweet de David Cabo, que es un amigo que trabaja en temas de acceso a datos públicos, transparencia y cosas de esas:

CONTEXTO: RT @dcabo: los 20M€ de Amancio Ortega a Cáritas son el 0.07% de su patrimonio (37.500M€) Como si alguien que tiene 100.000€ dona 70

Inmediatamente, se desatan una serie de contestaciones en twitter de todo tipo, desde unas agresivas hasta otras más conciliadoras, pero muchas, y casi todas coincidiendo en el mismo mensaje, algo como: “eh, so perroflauta, Amancio Ortega será lo que sea, pero por lo menos ha donado algo… ¿Qué coño has hecho tú además de criticarlo todo, eh?”  Y la cosa siguió así durante horas.

Es curioso y comprensible como nos deslumbramos con estos actos “de caridad” veinte millones… ohhhh. Claro, la mayor parte de nosotros no ha visto nunca un billete de quinientos euros en directo. Que digo quinientos… ni siquiera uno de cien. Y lo peor de todo es que a lo mejor esta donación en concreto, sí que está motivada por verdadero altruismo. Pero amigos, vivimos en un mundo donde ricos, poderosos y grandes empresas nos tienen ya acostumbrados a que cada movimiento que hacen está ya previa y fríamente calculado y no son sino una mera cuestión de marketing, imagen o rentabilidad… llamadlo como queráis.

Desde un comienzo, mi pensamiento no ha sido el criticar la acción en sí, sino el que estaría bien que el Sr. Ortega y todos los grandes empresarios y fortunas, cumplieran las leyes (que compenden el 72% del fraude fiscal según la Asociación de Técnicos de Hacienda) y algo más, le pediría que en estos difíciles momentos se comportaran como “patriotas”, esa palabra que tanto usan. Más tarde, comparto en la red estas informaciones del periodista Antonio Maestre, que resumen bien por donde voy:

RT“@AntonioMaestre: Amancio Ortega tiene 3 SICAVs, Keblar, Alazán y Gramela, en 2007 con 1.114 mill. Pagó a hacienda un 1%. 11.1 mill.”

RT“@AntonioMaestre: Si Amancio Ortega hubiese pagado el tipo general de IRPF un 23%. Debería haber pagado 255 millones de euros.”

RT“@AntonioMaestre: Se ha ahorrado 244 millones de euros al año solo con sus SICAVs. Ha donado 20 millones. #Perspectiva”

Sí, amigos, el famoso tema de las SICAV. El perfecto fraude legal. El espacio que te deja el Estado para “convertirte en un delincuente, defraudar y robarnos a todos”, pero oye, de forma perfectamente legal. Las famosas sociedades de inversión colectivas que tributan al 1%.

En teoría: un mínimo de 100 personas que se juntan para invertir y por lo que sea solo tributan al 1% y bla, bla, bla… porque si no el capital se va al extranjero y bla, bla, bla… Venga, vale.

Conozco a una persona que trabaja en un banco de inversión y es ‘socio e inversor’ de más de 30 SICAVs. ¿Significa esto que invierte su dinero y recibe beneficios de esas sociedades? No. ¿Significa esto que lo ha hecho por propia voluntad? No. ¿Significa esto que lo que hace es ilegal? Tampoco. Es socio porque le obligan en su trabajo, en su banco. Es lo que se conoce como “un mariachi”. ¿Es esto ilegal? No del todo, lo permite la ley. Pues nuestro conciudadano Amancio, y muchos como él, legítimamente…, bueno, hmhmhmmente usan la ley y mediante esas sociedades dejan de pagar un dinerito en impuestos. Impuestos para los hospitales, pensiones, escuelas y carreteras de todos. Según la investigación de Antonio Maestre, en el caso de Amancio Ortega, ni más ni menos que unos 244 millones de euros al año. Ah, vale…

¿A que ahora esos 20 millones de euros de la donación suenan distintos? ¿A que cuando recibas tu nómina (si es que tienes la suerte de tener todavía una) y veas las retenciones te vas a acordar de estas líneas? ¿A que cuando pagues el IBI o cualquier tasa te va a doler especialmente el bolsillo?

Y ahora matizo. El Sr. Amancio Ortega, del que no sé nada, nada más que es muy rico, dueño de Inditex, que tributa todo lo que puede fuera, que tiene muchas historias de conflictividad laboral en los países en vías de desarrollo donde tiene fábricas, y es muy criticado por ello y tal… Este señor, es sólo un ejemplo. Como él hay cientos. Y a lo mejor se dedica los domingo a hacer trabajo comunitario y es un campeón. No lo sé. Ah, y muchas gracias por los 20 millones. *  Yo personalmente se los habría donado a una organización no religiosa, pero gracias. De corazón. Ese dinero va a hacer mucho bien.

Para rebatir las críticas recibidas, y en plan infantil, tenía previsto ponerme a hablar de lo algo que creo (humildemente) que he hecho estos dos últimos años por mis vecinos y la sociedad, y sobre todo de la gente que he conocido y que SÍ que son héroes, y quizás no tanto el Sr. Ortega y sus recursos económicos. Pero mejor lo dejo que me lío.


3. Rodrigo Rato

Ya en Barcelona, salta la noticia: “comparecencia en la Audiencia Nacional de Rodrigo Rato fijada por el Juez Andreu para el 20 de diciembre”. ¡GOOOOOOOL! En realidad ya sabíamos que esto iba a pasar, pero es una alegría. El verlo. El comprobar cómo por fin un grupo de pequeños ciudadanos pueden hacer valer sus derechos ante los impunes, esos poderosos intocables. Aunque sea un ratito. Aunque sea un poco. Aunque al final posiblemente no pase nada.

No es un secreto que participo en la Plataforma Ciudadana o ‘dispositivo’, como nos gusta llamarlo, 15MpaRato, con el que hemos organizado una ayuda legal a personas estafadas con la salida a bolsa de Bankia.  Esta acción ha acabado con una querella (junto con otras) y la imputación del Sr. Rodrigo Rato (ex vicepresidente del Gobierno de España, ex presidente del Fondo Monetario Internacional y ex presidente de Bankia, carrerón, oiga…) por varios delitos.

En diciembre declarará como imputado, entre otros por el artículo 282bis del Código Penal, gracias a la querella presentada por 15MpaRato y gracias a esta pequeña gente, esas personas que compraron unos pocos de miles de euros de acciones de Bankia con sus ahorros, haciendo caso a esos datos falsos que publicaron Rodrigo Rato y los otros imputados (entendemos nosotros). Esa pequeña gente, tal vez, puedan hacer valer sus derechos, y por una vez los malos tengan que responder de sus crímenes.  


4. Tú (y yo)

Resumiendo. Vivimos en un país donde hay gente que se suicida porque no puede más. No puede alimentar a sus familias, no puede pagar su techo, no ve futuro. Hay otros que “nos representan” y que son impunes. Hacen y deshacen a su gusto y sin miedo porque nunca van a responder ante la justicia. La tercera categoría son los poderosos que tienen tanto dinero y poder, que pueden rodear las leyes y prácticamente reírse de nosotros…  Y aquí, al final, estamos tú y yo. ¿Y qué hacemos? Antes era más fácil. Se sabía qué hacer aunque fuera difícil: asaltar Bastillas, Palacios de Invierno, huelgas, revueltas y cosas de esas... Pero oye, ahora somos pacíficos (afortunadamente). Yo por lo menos. Todavía.

Pero tenemos tecnología, somos muchos, pacientes, humanos. Nos cuidamos. Estamos trabajando en ellouuu, cuidando de los más débiles y vulnerables, construyendo futuro, tejiendo redes. No sé. No tengo la solución. De hecho no tengo ni idea. Soy nuevo. Llevo menos de dos años en la calle y fuera del sofá. Pero estoy ilusionado y qué coño, tenemos razón. ¡Somos los buenos! Así que, ánimo. Vamos bien. Atendamos las emergencias y sigamos defendiéndonos y construyendo. Mañana será un día mejor.

Y el día 20 de diciembre, turrón y polvorones en la Audiencia Nacional

salud!

 

p.s. Una aclaración. En ningún caso yo, un humilde perroflauta pretendo decirle al Sr. Amancio Ortega lo que hacer con su dinero o no. Por mí lo puede gastar como guste. Otra cosa, es la relación que tenga como ciudadano con su/mi país. Y respeto mucho su donativo (o lo que sea). Lo repito: respeto su donativo, y que haga lo que quiera con SU DINERO. En realidad, sí me voy a permitir hacerle una sugerencia. Sr. Ortega, desmonte sus SICAVs e invierta en economía real. O compre deuda de nuestro país a un interés razonable, no sé. Seguro que hay muchas formas de hacer crecer su dinero. Eso sí, no crecerá tan rápido como ahora pero hará mucho bien por el camino. Pues eso, poco más. Ah, gracias de nuevo.


p.s.2 He decidido hacer este post sin ningún link para que se pueda leer todo seguido, sin interrupciones. Pero aquí os dejo uno. Este. Me vuelvo a horrorizar. Me dice el subdirector de un medio de comunicación al que le comento la noticia. “Sí, eso pasa todos los días, lo que pasa es que no sale en los medios” “¿Y por qué?” le pregunto “Siempre ha habido la teoría de que hablar de suicidios provoca más suicidios”. Bien, puede ser, pero creo que algo habrá que hacer, ¿no? Si no es hablar, será actuar. Creo que se lo debemos a José Miguel Domingo, a este señor de Burjassot y sus familias y a nosotros y a nuestras familias.


p.s.3 * Una última cosilla. Un detallito. Una nadería. El compañero Amancio ha donado los veinte milloncejos a través de una fundación. Eso desgrava, claro. Alguien con conocimientos fiscales sabe, ¿cuántos de esos veinte millones se los devolvemos todos al Sr. Ortega de nuevo en desgravaciones fiscales?


[EDITADO: Sábado 27 octubre 18h30, Corregido error en nombre. No es José Luis, sin José Miguel Domingo. Mis excusas]

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha