Boris Johnson insiste en saltarse el acuerdo del Brexit y mantiene viva la guerra de las salchichas

El primer ministro británico, Boris Johnson, sostiene un perrito caliente en el Royal Berkshire Hospital de Reading, el 26 de octubre de 2020.

Los británicos votaron en 2016 que se querían ir de la Unión Europea. El 6 de septiembre de 2021, más de cinco años después y tras negociar y renegociar el acuerdo del Brexit, que se produjo el 31 de enero de 2020, y de darle una y mil vueltas a un acuerdo comercial firmado en la pasada Nochebuena y que debía entrar en vigor el 1 de enero de 2021, Boris Johnson sigue sin aplicarlo. Es decir, el Gobierno británico sigue sin aplicar los acuerdos firmados en los términos que reclamó y después de un referéndum por el que hizo campaña el propio primer ministro.

De nuevo, Downing Street anuncia que prorroga unilateralmente la moratoria del protocolo de Irlanda del Norte. ¿Y qué significa? Que, aunque es idea de Johnson, no quieren aplicar los controles aduaneros a los productos que entran en la isla de Irlanda provenientes de la isla de Gran Bretaña. En tanto que la isla de Gran Bretaña se ha salido de la UE y en la isla de Irlanda, el norte es Reino Unido y el sur es la república de Irlanda, miembro de la UE, los controles en Irlanda del Norte a lo que llega de Inglaterra son controles a productos que pueden entrar en la UE, toda vez que, a consecuencia de los Acuerdos de Viernes Santo, no puede haber frontera dura entre las dos Irlandas.

Theresa May cavó su tumba política por no firmar un acuerdo como el que sí firmó Johnson y lleva meses sin aplicar. La prórroga unilateral de la moratoria permitirá, entre otras cosas, que puedan seguir entrando carnes frescas, como las salchichas inglesas, en territorio de la Unión Europea. Y, todo ello, en un momento en el que se suceden informaciones en Reino Unido sobre la falta de abastecimiento en supermercados, si bien el Brexit ni siquiera está aplicado en toda su extensión.

Este lunes, el ministro de Estado, David Frost, encargado de las negociaciones con Bruselas, ha afirmado que "para proporcionar espacio para posibles discusiones y para dar certeza y estabilidad a las empresas mientras se llevan a cabo dichas negociaciones, el Gobierno continuará aplicando el protocolo [de Irlanda del Norte] sobre la base actual. Esto incluye los períodos de gracia vigentes".

La Comisión Europea, por su parte, ha respondido que "el acuerdo de retirada es un acuerdo internacional, el Protocolo es una parte integral del acuerdo del Brexit y ambas partes están legalmente obligadas a cumplir con sus obligaciones en virtud del Acuerdo.No aceptaremos una renegociación del protocolo. Nuestra posición se basa en la estabilidad, la certeza y la previsibilidad de acuerdo con los objetivos del Acuerdo del Viernes Santo (Belfast) y con el fin de proteger el Mercado Único. De esta forma, las empresas y los ciudadanos de Irlanda del Norte obtendrán todos los beneficios del protocolo y, en particular, el acceso al mercado único que ofrece. La Comisión Europea se reserva sus derechos con respecto a los procedimientos de infracción".

En la actualidad, el Ejecutivo comunitario aún no ha pasado a la siguiente etapa del procedimiento de infracción ya iniciado en marzo de 2021 y asegura que no está abriendo ningún otro de momento.

Un portavoz del gobierno británico ha afirmado: “Durante las próximas semanas, continuaremos hablando con la UE para ver si es posible lograr un progreso genuino y sustancial en las propuestas de nuestro documento sobre el funcionamiento del Protocolo de Irlanda del Norte. Con el fin de proporcionar tiempo y espacio político para estas discusiones, y brindar a las empresas la mayor certeza comercial posible, hemos anunciado este lunes que mantendremos los arreglos existentes para el transporte de mercancías entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, incluidos los períodos de gracia actuales".

Etiquetas
Publicado el
6 de septiembre de 2021 - 20:42 h

Descubre nuestras apps

stats