Ni precedentes, ni poder, ni apoyos: críticas al intento de Trump de retrasar las elecciones en EEUU

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sugerido este jueves en un mensaje en Twitter que las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre deberían posponerse debido a la pandemia de la COVID-19. Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia, dejando ya más de 150.000 muertos y más de 4,4 millones de contagiados.

Trump abre un debate que no puede cerrar él personalmente, ya que el presidente de EEUU no tiene poder ejecutivo para cambiar la fecha de unas elecciones. La sugerencia de Trump llega justo en un momento en que las encuestas pronostican una victoria de su oponente, el demócrata Joe Biden.

El tuit del presidente estadounidense dice: "Con el Voto Universal por Correo (no el Voto Ausente, que es bueno), el 2020 serán las elecciones más inexactas y fraudulentas de la historia. Será una gran vergüenza para EEUU. ¿Retrasar las elecciones hasta que la gente pueda votar de forma adecuada, segura y sin peligro?"

Sin precedentes, sin poder y sin apoyos

La fecha de las elecciones generales está dictaminada por una ley federal desde 1845. Debe celebrarse el primer martes después del primer lunes del mes de noviembre. Sería necesario que el Congreso aprobase una nueva legislación, que el presidente la firmase y que no fuese impugnada por los tribunales. Ahora mismo, los republicanos controlan el Senado pero no la Cámara de Representantes, lo que significa que necesitarían el apoyo de los demócratas para cambiar la fecha.

Sin embargo, no está claro siquiera que los republicanos apoyasen aplazar los comicios. En una entrevista, el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, aseguró que no se plantean un cambio de fecha. "Nunca en la historia del país, durante guerras, depresiones y la guerra civil, no hemos celebrado unas elecciones generales a tiempo. Encontraremos una manera de hacerlo de nuevo el 3 de noviembre".

El líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, tampoco apoyó la propuesta de Trump. "Nunca en la historia de las elecciones federales no hemos celebrado una elecciones y debemos seguir adelante con nuestra elección [el 3 de noviembre]", dijo. Aunque añadió que "entendía la preocupación del presidente con el voto por correo".

La Constitución estadounidense establece que el nuevo Congreso debe tomar juramento el 3 de enero y el mandato presidencial debe comenzar el 20 del mismo mes, también como fechas inamovibles.

Un cambio de fecha sería algo histórico para el país que, como señaló McConnell, celebró las elecciones incluso durante la guerra civil. Después del atentado del 11-S, sí hubo conversaciones sobre un posible atraso electoral. Sin embargo, Condoleezza Rice, la entonces asesora de seguridad nacional del presidente Bush, dejó claro que la fecha era inamovible. "Hemos tenido elecciones en este país cuando estábamos en guerra, incluso cuando estábamos en guerra civil. Y deberíamos tener las elecciones a tiempo." 

Actualmente, el presidente se encuentra hasta ocho puntos por detrás del candidato demócrata Joe Biden en las encuestas. Y las cifras económicas de las que presume normalmente no le sonríen. Según el Departamento de Comercio, en el último trimestre el Producto Interior Bruto estadounidense cayó un 9,5%, la peor cifra desde que hay registros.

Trump lleva meses criticando el voto por correo, a pesar de que una investigación realizada por el Washington Post desveló que Trump había votado en la primarias republicanas de Florida usando ese sistema. Además, para ello habría usado su segunda residencia, algo que en la propia web de la Casa Blanca se pone como ejemplo de fraude electoral.

Etiquetas
Publicado el
30 de julio de 2020 - 22:23 h

Descubre nuestras apps

stats