The Guardian en español

Termómetro, gel, mascarilla... y vota: Corea del Sur celebra las primeras elecciones nacionales en la era COVID-19

11 de abril de 2020, Corea del Sur, Daejeon: Los votantes utilizan desinfectantes de manos antes de emitir su voto en un colegio electoral en el segundo día de votación anticipada para las elecciones parlamentarias del 15 de abril.

Justin McCurry / Nemo Kim

Tokio (Japón) / Seúl (Corea del Sur) —

4

En Corea del Sur, el primer país en preparar elecciones nacionales desde que comenzó el brote del coronavirus, los candidatos han tenido que abandonar técnicas de campaña de toda la vida. Salvo algunas excepciones, los saludos ahora son con el codo en vez de con un apretón de manos, los discursos se pronuncian desde detrás de una mascarilla y entre pequeños grupos de oyentes en vez de mítines multitudinarios. Besar a los bebés ya no es una opción.

En tiempos menos agitados que estos, los temas de las elecciones legislativas del 15 de abril habrían sido la creación de empleo, el nivel de los salarios y el programa de armas nucleares de Corea del Norte. Todos han sido eclipsados por la gestión del presidente Moon Jae-in ante la pandemia.

Para que los colegios electorales no desencadenen una segunda ola de contagios justo cuando el país parece tener el brote bajo control, se ha transformado la manera de votar para millones de surcoreanos. Más de 3.500 colegios electorales han sido desinfectados y todos los votantes deben usar desinfectante de manos, mascarilla y guantes.

Quienes no superan el control de temperatura son dirigidos a cabinas especiales y en las ciudades de Seúl y Daegu, epicentro de los contagios en Corea del Sur hasta hace poco, se han separado mesas electorales especiales para más de 3.000 pacientes de COVID-19 y 900 trabajadores sanitarios. Las personas en cuarentena podrán votar desde su casa por correo.

Según los primeros indicios, el virus no ha conseguido mermar la participación electoral. El viernes, más de cinco millones de personas han votado de forma anticipada, el mayor dato desde que esa modalidad se introdujo hace siete años. Se prevé que la participación total también alcance un récord cuando se hayan emitido todos los votos para los 300 escaños de la Asamblea Nacional, este miércoles por la noche. 

Al igual que millones de sus compatriotas que han participado de manera anticipada, Moon llegó al colegio electoral con mascarilla y no pudo votar hasta que comprobaron su temperatura, se lavó las manos y se puso unos guantes de plástico.

La elogiada respuesta surcoreana al coronavirus

La Organización Mundial de la Salud ha elogiado a Corea del Sur por su exitosa gestión del brote y hay más de una decena de líderes mundiales pidiendo a Seúl equipamiento para los test y asesoramiento sobre las medidas de cuarentena. Casi un 60% de los encuestados en el país aprueba la reacción de su presidente frente a la pandemia.

"En tiempos de desastres o de crisis nacionales, el partido gobernante suele quedarse en una posición defensiva, pero la reciente ralentización del brote parece haber cambiado la marea a su favor", afirma Yang Seung-ham, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Yonsei, en Seúl,

Desde el máximo de más de 900 contagios diarios registrado a finales de febrero, Corea del Sur ha reducido ese número a 50 o menos gracias a una agresiva campaña de pruebas, a medidas de distanciamiento social y vigilancia, y a una estricta cuarentena para las llegadas del extranjero. 

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Corea, en total y hasta el 14 de abril ha habido 10.564 casos, con 222 muertes. De los contagiados, más de 7.000 ya se han recuperado de la enfermedad.

Se espera que la respuesta del Gobierno se traduzca en un inesperado empuje para el Partido Democrático de Corea de Moon, que llevaba un año acuciado por los escándalos políticos y por las críticas relacionadas con su gestión del empleo y del nivel de vida de los jóvenes. 

La semana pasada los índices de aprobación de Moon alcanzaron un máximo de 16 meses, según una encuesta de Realmeter que también midió la popularidad de su partido: un 15% superior que la del conservador Futuro Unido, la principal formación de la oposición. "Hace unas semanas estábamos aterrorizados pero gracias a la gestión del coronavirus por parte del gobierno, creemos que nos irá mucho mejor de lo que habíamos pensado", dice un alto cargo del partido gobernante.

Muchos votantes están de acuerdo con la necesidad de seguir adelante con los comicios, aunque ello signifique más tiempo de espera fuera de los colegios electorales. "Mientras la gente tome todas las precauciones necesarias, las elecciones deben continuar", opina Jeon Young-gyun, un residente de Suwon de 55 años (provincia de Gyeonggi). "Votar es la mejor manera de proteger la democracia... es nuestro derecho como ciudadanos".

Pero Lee Yong-joo, residente en Seúl de 79 años, tenía sus dudas. "He votado toda mi vida, así que espero hacer lo mismo esta semana pero estos días tengo miedo de salir", explica. "El número de contagios está disminuyendo pero la tasa de mortalidad entre los mayores sigue siendo preocupante, así que no estoy segura de si debo arriesgarme".

Hay quien critica a los partidos por haber convertido la campaña en una guerra de ofertas, a ver quién ofrece más pagos en efectivo a los ciudadanos cuya subsistencia se ha visto perjudicada por el brote. "Los candidatos deberían dejar de explotar el brote de coronavirus para ganar votos", señala Park Seon-min, una joven votante de la capital horrorizada por la imagen de candidatos abrazando a votantes y gritando sus consignas políticas sin mascarilla.

"Los partidos están ofreciendo diferentes paquetes de compensación y es algo desagradable de ver. Yo he perdido mi trabajo como profesora debido al brote, pero los políticos no van a tener ningún problema", añade.

Traducido por Francisco de Zárate

Etiquetas
Publicado el
14 de abril de 2020 - 22:45 h

Descubre nuestras apps

stats