La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

Madrid lanza una ofensiva contra el estado de alarma aunque reconoce malos datos en positividad y presión hospitalaria

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero

La ofensiva del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso para que el Ejecutivo de Pedro Sánchez retire el estado de alarma es total cuando apenas han pasado tres días desde su entrada en vigor el pasado viernes. Este martes, el grupo Covid-19 que reúne a miembros de ambas administraciones tendrá su encuentro semanal. El Gobierno de Ayuso ya ha avanzado que pedirá el levantamiento del estado de alarma, basándose en la incidencia acumulada de la región en los últimos 14 días que, según sostienen, está ya en 446,5 contagios por cada 100.000 habitantes, por debajo de los 500 casos, uno de los tres criterios del Ministerio de Sanidad para imponer las medidas. Sin embargo, reconoce que sigue incumpliendo los otros dos criterios de Sanidad: índice de positividad y ocupación de las UCI.

Para redoblar la presión, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha ofrecido este martes una entrevista en el 'Financial Times' en la que defiende que el "autoritario" Gobierno de Pedro Sánchez ha impuesto un confinamiento en Madrid negativo para la economía, que no soluciona el problema y que ha sido rechazado por los tribunales. Para Ayuso, el Ejecutivo central de PSOE y Podemos quiere romper "el consenso de las dos Españas" e intentar transformar el país en un lugar donde solo "se permita una forma de pensar". Según defiende Ayuso, el problema es "político" no sanitario porque "Madrid estaba haciendo las cosas bien".

"Justo cuando habíamos aplicado medidas sensatas y justas que estaban dando resultados, el Gobierno español decidió rápidamente cambiar su discurso e imponer un modelo de confinamiento muy diferente", critica la dirigente del PP. Ayuso se refiere a su sistema de fases que confinaba selectivamente a áreas básicas de salud con mayor incidencia. Ayuso defiende en la entrevista que "el negocio de una región vital como Madrid, con 6,6 millones de ciudadanos y que es también el motor económico del país, no puede decidirse en 12 horas bajo presión".

Además de Ayuso, este martes el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y el viceconsejero de Salud Pública y estrategia Covid-19, Antonio Zapatero, han ofrecido también sendas entrevistas en esta línea. Escudero avanzaba que pedirá esta tarde el levantamiento del estado de alarma tras haber reducido la incidencia acumulada de casos de coronavirus en los últimos 14 días a 446,5, según el informe de la situación epidemiológica correspondiente a la semana finalizada el domingo. También el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha incidido en esa idea de que Madrid está por debajo del umbral de los 500 casos por cada 100.000 habitantes, y que debe levantarse cuanto antes la medida.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, sin embargo, ya ha dejado claro que el estado de alarma seguirá vigente en Madrid capital y otros ocho municipios por el momento. Illa ha explicado este martes en una entrevista en la Cadena SER que todavía no se va a levantar el estado de alarma, pese a las peticiones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. “La incidencia acumulada tiene que bajar muchísimo más”, ha asegurado el ministro, “no por debajo de 500, sino por debajo de 200 como mínimo”. La situación ideal, ha dicho Illa, sería que la incidencia acumulada estuviera “por debajo de 100 o alrededor de 100”. “Esta es la perspectiva que queremos discutir con ellos”, ha expuesto el ministro. 

La incidencia acumulada puede haber bajado por debajo de los 500 casos, pero la Comunidad de Madrid sigue estando por encima de los umbrales establecidos por el Ministerio de Sanidad en cuanto al porcentaje de positividad de las pruebas y la ocupación en UCI, que se sitúan alrededor de un 16% y entorno a un 40% respectivamente, según ha reconocido el propio viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero.

Zapatero ha atribuido el descenso de la incidencia acumulada a las restricciones a la movilidad y la interacción social establecidas por el Gobierno regional en zonas básicas de salud, principalmente en municipios y distritos del sur, y ha asegurado que el estado de alarma, que ahora piden que se levante, no ha tenido "ninguna" incidencia.

El daño a la economía es uno de los argumentos de Ayuso para que se levante el estado de alarma. Sin embargo, el consejero de Economía, Manuel Giménez, ha asegurado que el estado de alarma ha provocado "un repunte" en la facturación, ventas y cifra de negocios de muchos operadores en la Comunidad de Madrid. Giménez ha hecho hincapié en que el estado de alarma "no introduce cambios significativos desde el punto de vista económico y menos respecto a una regulación esencialmente idéntica que era la que le precedía".

Desde Ciudadanos discrepan de las peticiones para que se levante el estado de alarma. El portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, César Zafra, se ha mostrado contrario de que se retire la medida porque eso supondría, ha defendido, que en la Comunidad de Madrid no habría ninguna medida de restricción. Zafra ha asegurado que la única alternativa al estado de alarma pasa por que se rehaga la orden ministerial como solicitó el pasado viernes el vicepresidente regional, Ignacio Aguado. "Todo lo demás son irresponsabilidades que vamos a seguir escuchando para captar voto y seguir polarizando a la gente", ha lanzado Zafra. Una postura que contradice a la de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha defendido

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2020 - 13:49 h

Descubre nuestras apps

stats