Madrid envía su plan para la fase 1 en pleno traspaso de poderes: el refuerzo serán los sanitarios que iba a despedir

Una sanitaria le coloca la aguja a una persona que va a donar sangre en el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid para hacer frente al coronavirus.

En el último minuto y en pleno traspaso de poderes tras la dimisión de la directora de Salud Pública. El Gobierno de la Comunidad de Madrid presidido por Isabel Díaz Ayuso ha presentado en estas condiciones su plan para entrar en la fase 1 de desescalada el próximo lunes. De hecho, lo ha remitido al Ministerio de Sanidad dos horas después de que expirara el plazo, aunque el ministro Salvador Illa ha admitido que son "flexibles". Es la segunda vez que la Comunidad de Madrid envía una propuesta y también la segunda vez que llega con retraso. La primera se hizo llegar tras la dimisión de la exdirectora de Salud Pública, Yolanda Fuentes, –que consideraba inadecuada la petición– y sin que los sanitarios encargados de controlar la epidemia, los de Atención Primaria, dispusieran de un protocolo para la detección precoz.

Ahora, esta debilidad –determinante en la negativa del Ministerio– se va a subsanar con parte de los profesionales contratados temporalmente en el pico de la pandemia que la Consejería de Sanidad se planteó no renovar. El Ejecutivo regional explicó tras no acceder a la fase 1 de la desescalada, que incorporaría 650 sanitarios a Atención Primaria para poder controlar la enfermedad. El Servicio Madrileño de Salud ha explicado este miércoles a los sindicatos que estos contratos saldrán de los 10.000 profesionales que se han ido incorporando por la crisis de la COVID-19 y que estuvieron a punto de irse al limbo a medida que la presión de la enfermedad sobre el sistema hospitalario fue disminuyendo. La protesta pública de los representantes laborales derivó en la decisión de prolongar las contrataciones hasta el 31 de diciembre.

Ese refuerzo es necesario para detectar los nuevos contagios e impedir que la pandemia rebrote y se expanda por la Comunidad de Madrid. Los sanitarios de Atención Primaria van a ser los encargados de atender los casos sospechosos, gestionar las pruebas para saber si los pacientes tienen COVID-19 en 24-48 horas y trazar la cadena de contactos que puedan haber tenido (para controlar si desarrollan la enfermedad). La Consejería de Sanidad remitió todo este protocolo el domingo por la noche a los centros de salud de la región.

Más allá de lo comunicado a los sindicatos, el Gobierno regional no ha dado ningún detalle sobre qué medidas avalan la nueva solicitud mientras otras comunidades. La situación contrasta con la de otros territorios que han desgranado las propuestas remitidas a Sanidad.

Más destituciones en la Consejería de Sanidad

El equipo que dirige el consejero Enrique Ruiz Escudero ha tenido que ultimar su nuevo plan sumido en cambios y tensiones. La exdirectora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, no ha sido el único alto cargo en salir del organigrama en medio de la pandemia. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha destituido, horas antes de enviar la segunda propuesta a Sanidad, al director general que firmó un protocolo que puso trabas a los traslados de mayores de las residencias a los hospitales, Carlos Mur, en el pico de la epidemia.

El documento pretendía unificar el criterio de los médicos e imposibilitaba, en la práctica, la hospitalización de residencias con dependencia severa o deterioro cognitivo. La Consejería de Sanidad tuvo que dar marcha atrás y rectificar el protocolo. Aunque aseguró que era un documento técnico, ya se había distribuido y las residencias estaban teniendo serias dificultades para derivar a los mayores con síntomas más graves a los centros hospitalarios. Los traslados eran mínimos y, en algunos casos, como confirmó el director de un centro público a eldiario.es, inexistentes.

Su destitución se ha producido tres días después de que la presidenta regional asegurara en una entrevista en El Mundo que no podía "cuestionar en frío y a toro pasado" si había "habido criterios técnicos y sanitarios que te dicen que igualmente esa persona va a fallecer, que mejor se quede ahí". Tras su cese, Ayuso ha negado que su salida tenga que ver con su trabajo. "Estamos renovando la consejería y cuento con él. Es una de las personas que más ha contribuido para frenar la crisis en las residencias", ha escrito en Twitter.

A Mur le va a sustituir, según ha aprobado este miércoles el Consejo de Gobierno, Francisco Javier Rodríguez Peromingo, un geriatra del hospital Rey Juan Carlos acostumbrado a la relación con las residencias de mayores. Rodríguez Peromingo era hasta ahora, además, "coordinador sociosanitario" de los hospitales de QuironSalud que operan para la Comunidad de Madrid, entre los que se incluye el Rey Juan Carlos.

El ascenso del director del hospital de Ifema, Antonio Zapatero, anunciado por Ayuso unos minutos después de la dimisión de Yolanda Fuentes ya se ha oficializado. Según el decreto aprobado por el Consejo de Gobierno será viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19. Pese a que la presidenta regional lo describió como uno de los "mayores expertos" en COVID-19 del mundo, el Gobierno ha nombrado a una experta en Salud Pública, Elena Andradas, para asumir el departamento que dejó Fuentes y que estará por debajo de Zapatero. Andradas fue directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad durante la segunda legislatura (interrumpida por la moción de censura) de Mariano Rajoy.

Etiquetas
Publicado el
13 de mayo de 2020 - 22:46 h

Descubre nuestras apps

stats