Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Guía para moverse por Madrid este 2023: restricciones al tráfico, ayudas al transporte y reforma del taxi

Un cartel anuncia la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en Plaza Elíptica, a 4 de enero de 2023, en Madrid (España).

Candela Jiménez

2

Las exigencias de la Unión Europea sobre la calidad del aire y la coyuntura económica marcada por las consecuencias de la guerra en Ucrania han forzado al Ayuntamiento de Madrid a incorporar nuevas modificaciones en la movilidad de la ciudad coincidiendo con el inicio del año. Pese a que la gran promesa electoral del alcalde, José Luis Martínez Almeida, del PP, fue la supresión de Madrid Central –el plan del anterior gobierno municipal que restringía el tráfico en el centro de la ciudad para reducir la contaminación–, con el comienzo de 2023 el actual consistorio ha ampliado la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) a la M-30 y ha establecido la prohibición de circular por esta vía a los vehículos sin etiqueta medioambiental. A estas novedades se suman la bonificación del 60% al abono transporte hasta junio de 2023 y una nueva regulación de los taxis que ha generado tensiones en el sector.

A partir de este año la Zona de Bajas Emisiones de Madrid tendrá un alcance mayor: los coches que no tengan etiqueta medioambiental ya no podrán circular por la M-30. Esta medida se suma a las iniciativas llevadas a cabo por parte del Ayuntamiento de Madrid para “mejorar la calidad del aire” de la ciudad. Los vehículos sin etiqueta medioambiental que circulen por esta vía podrán ser sancionados con multas de hasta 200 euros, aunque las cámaras de vigilancia aún no están instaladas y el consistorio no contempla que se inicien las sanciones hasta junio, es decir, hasta después de las elecciones municipales del 28 de mayo.

En 2022 Madrid evitó, por primera vez, una sanción por parte de las instituciones europeas por superar los límites de contaminación. Pero si la capital cumplió el año pasado por primera vez con esos máximos impuestos por la Unión Europea a las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) que respiran sus ciudadanos fue, entre otras estrategias, gracias a que el equipo de Almeida restringió el tráfico en uno de los puntos negros de la contaminación en Madrid, la estación de medición de la Plaza Elíptica. Por la mínima, esta no superó los 40 microgramos por metro cúbico que las autoridades comunitarias exigen a sus países miembros y que sí se superó en 2021, pese a la pandemia. “Madrid, por fin, respira”, es el lema escogido ahora por el ayuntamiento para presumir de ese hito cuestionado por todos los partidos de la oposición y por los expertos medioambientales.

Con todo, los principales afectados por la ampliación de la ZBE que se puso en marcha el día 1 son los turismos que no tienen etiqueta medioambiental, y que con el nuevo año tienen prohibido el acceso a Madrid por la M-30 y la circulación por el interior de esta. Dentro de este grupo de vehículos se encuentran los de gasolina matriculados antes del 2000 y los de diésel matriculados antes de 2006. Los coches históricos, que son aquellos de más de treinta años que tienen la matrícula precedida por la letra H, seguida de cuatro dígitos y tres letras, serían las únicas excepciones al veto de los vehículos sin etiqueta.

Las restricciones de movilidad en la M-30 se controlarán con 44 cámaras automáticas, pero estas aún no están colocadas y la empresa dispone de tres meses para instalarlas por lo que, hasta entonces, se colocarán agentes de movilidad en puestos aleatorios “para garantizar el cumplimiento de la normativa”, según ha anunciado el ayuntamiento. El siguiente paso dentro del plan de la Ordenanza de Movilidad, creado en 2018, será que en 2024 ningún coche sin etiqueta medioambiental pueda circular por la ciudad. Así, si en 2022 las restricciones aplicaban al interior de la M-30, en 2023 afectan ya al interior y a la propia autopista, y en 2024 se prevé su extensión a toda la ciudad.

Descuento del 60% en el abono transporte

En cuanto al transporte público, la Comunidad de Madrid lleva desde septiembre de 2022 con el abono mensual reducido en un 50%. Aunque el Gobierno madrileño anunció su retirada a partir del 1 de enero, esta medida se prolongará seis meses más y el descuento será aún mayor, del 60%. Esta decisión fue tomada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara que el Gobierno central seguiría aportando el 30% de la bonificación siempre que las comunidades aportaran el 20% restante, y tras acusar al Ejecutivo en un inicio de lanzar “chequevotos” para comprar, según Ayuso, los apoyos de los ciudadanos de cara al nuevo ciclo electoral. El abono transporte será además gratuito para los mayores de 65 años, al igual que la tarjeta infantil, hasta los 7 años.

Otra de las novedades es la unificación de Rivas Vaciamadrid en la zona B1 a partir del primer trimestre de 2023. El municipio ya no pertenecerá a la zona B2 y su precio será menor. Los títulos de Metro, Metro Ligero y EMT de 10 viajes mantendrán su precio de 8,5 euros, dentro de la zona A.

El abono Joven, disponible hasta los 25 años incluidos pasará a costar de 10 a 8 euros a partir de febrero. El título de la zona A desciende de los 27,3 euros a 21,8; el de la zona B1, de 31,8 a 25,4 euros; el de la zona B2 pasa de 36 a 28,8 euros y la zona unificada B3-C1/C2 se quedará en 32,8 euros al mes. Todos los abonos seguirán contando con el descuento para familia numerosa general de un 20% y para familia numerosa especial, que ascenderá a un 50%.



Nueva regulación de los taxis

El Gobierno de Ayuso también tiene prevista una nueva regulación de Taxis para este 2023, que según la presidenta, dará “más libertad y seguridad” al sector que, en cambio, tiene previsto movilizarse este mismo jueves en contra de esa modificación del reglamento que, consideran, atenta contra sus derechos laborales. Y es que el plan, que se prevé que se apruebe en marzo, contempla que los profesionales del taxi tengan libertad horaria y puedan trabajar las 24 horas del día los siete días de la semana.

Otra de las novedades es el aumento del precio de los taxis en la Comunidad de Madrid. A partir del 1 de enero serán, de media, un 4,8% más caros tras la propuesta que hizo el Ayuntamiento que dirige José Luis Martínez-Almeida. Las que subirán serán las tarifas 1, 3 y 7, correspondientes a los servicios de lunes a viernes de 7:00 a 21:00 horas, los servicios entre el aeropuerto y una zona fuera de la M-30 y los trayectos de menos de 1.450 metros, respectivamente. El incremento será de 15 céntimos el kilómetro. También ha aumentado la tarifa 2, correspondiente a los servicios nocturnos y en días festivos. Y lo ha hecho en 10 céntimos el kilómetro.

A partir de este año, además de la subida del precio, se ha creado también una octava tarifa para impulsar el uso del taxi en los trayectos más largos, de más de 15 kilómetros de distancia. Tendrá un precio reducido de 1,25 euros el kilómetro y 23,75 euros la hora.

Etiquetas
stats