La nueva Madrid Zona de Bajas Emisiones será un “coladero” para coches contaminantes durante meses

Futura ubicación de las cámaras de control de la ZBE en Legazpi.

Diego Casado


2

Un conductor de un turismo con matrícula A puede atravesar hoy la nueva Madrid Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Sur a Norte o de Este a Oeste sin ser multado, pese a que el Ayuntamiento ha decretado sanciones de hasta 200 euros para los vehículos no autorizados que se muevan por los barrios situados en el interior de la M-30. Es capaz de hacerlo porque el consistorio no tiene cámaras suficientes para controlar todos los accesos: solo cuenta con 15 desperdigadas por la ciudad para detectar a las decenas de miles de coches que entran cada día en Madrid.

Multas de 200 euros desde hoy por circular sin etiqueta dentro de la M-30 y mapa de cámaras

Multas de 200 euros por circular sin etiqueta dentro de la M-30 y mapa de cámaras

El motivo de este escaso despliegue es que las 110 cámaras previstas para vigilar el cumplimiento de la normativa en todas las entradas no han llegado a tiempo a su puesta en marcha y tardarán meses en hacerlo, debido a que el área de Medio Ambiente y Movilidad está todavía tramitando la licitación para que sean instaladas. Así que el Ayuntamiento de Madrid está utilizando los 15 dispositivos foto-rojo que ya tenía en algunos semáforos, donde se sanciona a los vehículos que se los saltan, para además multar a los que incumplen la zona de bajas emisiones de la almendra central.

Debido a esta circunstancia, hay muchos ejemplos de trayectos por el interior de la capital sin que un conductor infractor sea detectado. Por ejemplo, podría entrar por Santa María de la Cabeza hasta llegar a Atocha, subir por los paseos del Prado y Recoletos, tomar Génova para subir por toda Santa Engracia, seguir ascendiendo por Bravo Murillo hasta Plaza de Castilla y salir por el Nudo Norte. Ninguna cámara le detectaría a lo largo de este recorrido de más de 11 kilómetros. También podría hacerlo entrando desde la A-5 por las rondas de Segovia, Toledo y Valencia, subiendo por Alfonso XII y saliendo por la calle Alcalá.

Esta es la ubicación de las cámaras que actualmente multan en el interior de la M-30:

¿Hasta cuándo podrán hacer estos trayectos los coches contaminantes de forma impune? En el área de Medio Ambiente y Movilidad aseguran que la licitación será adjudicada en los próximos días y que se ha retrasado por la larga burocracia desde que se lanzó el concurso, en mayo de 2021. “Era imposible ir más rápido”, aseguró este jueves el delegado de Movilidad, Borja Carabante, después de la publicación de este artículo. A partir de la firma de la adjudicación y según los pliegos del contrato consultados por Somos Madrid, la empresa encargada tendrá cinco meses para desplegar todas las cámaras y ponerlas en funcionamiento. Una vez que se enciendan, habrá dos meses más de plazo sin multas de las 110 cámaras. Según estas fechas, el sistema de control de la ZBE puede empezar a sancionar de forma efectiva a finales de este año o inicios de 2023.

Las mismas fuentes recuerdan que los agentes de movilidad tienen también la capacidad de multar a los coches con clasificación ambiental A (vehículos diésel matriculados antes del año 2006 y los de gasolina matriculados antes del año 2000) si detectan que están circulando sin permiso por los barrios del interior de la M30. También advierten que los semáforos foto-rojo seguirán sancionando durante el periodo de avisos del resto de cámaras.

Desde Más Madrid califican de “coladero” el sistema de control actual que ha montado el departamento que dirige Borja Carabante. Su concejala Esther Gómez denuncia que “la ZBE se está poniendo en marcha con retraso, con un alcance muy limitado al afectar a muy pocos vehículos y además con un sistema de gestión que es una chapuza”. También calcula que “vamos a estar casi un año controlando la ZBE con unas cámaras que no están instaladas al efecto, sino para vigilar que los vehículos no se salten los semáforos en rojo”, dice a la vez que lamenta que “el Gobierno de Almeida no se tome en serio la movilidad y la lucha contra la contaminación y esta es otra prueba de ello. Es una gestión lamentable de un tema tan importante como la calidad del aire”.

Desde el área de Medio Ambiente recuerdan a Más Madrid que el área de bajas emisiones puesta en marcha durante el anterior mandato, Madrid Central, fue tumbada por la justicia debido a errores en el trámite legal. También acusan al anterior equipo de establecer una “moratoria encubierta” por la que “solo se sancionaba a los vehículos con etiqueta A una vez a la semana”.

900 multas al día

Madrid Zona de Bajas Emisiones (ZBE) es la tercera área con circulación restringida a vehículos contaminantes que pone en marcha el Ayuntamiento. Las otras dos son las zonas de bajas emisiones de Distrito Centro (antiguo Madrid Central) y Plaza Elíptica, que entró en vigor en diciembre de 2021.

Las sanciones por la nueva ZBE, de la que mucha gente aún no conoce sus límites y excepciones, comenzaron el pasado lunes 1 de mayo. Las multas previstas son de 200 euros para los turismos sin etiqueta ambiental, aunque la normativa recoge algunas excepciones. El pasado martes, el delegado de Movilidad indicó que el sistema de 15 cámaras estaba poniendo unas 900 multas cada día, pese a que el consistorio había concedido dos meses extra sin sanciones ante el enorme grado de incumplimiento de la norma: 78.000 conductores habían hecho caso omiso de la medida en sus dos primeros meses de funcionamiento.

La normativa municipal prevé que esta ZBE se amplíe a partir del próximo 1 de enero a toda la circulación por el interior de la M-30, para lo que el área de Medio Ambiente ha sacado a licitación un nuevo contrato para el suministro e instalación de cámaras en esta vía, que será subvencionado por los fondos NextGeneration de la UE.

El control de las zonas de bajas emisiones en Madrid es una de las claves para hacer descender los niveles de gases contaminantes como el dióxido de nitrógeno, sustancia por la que la capital sigue incumpliendo los niveles máximos fijados por las normativas comunitarias. De momento, el Gobierno de Almeida no lo está consiguiendo: los datos en el primer trimestre de este año indican que la zona de bajas emisiones de Plaza Elíptica acumula más contaminación que en el mismo periodo de 2021.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats