La portada de mañana
Acceder
Adiós a la mascarilla en la calle: los retos del fin de una medida estricta
Ayuso comienza la legislatura con Vox marcando la agenda desde el primer día
Análisis - A Sánchez se le ha puesto cara de Zapatero, por Neus Tomàs

Sindicatos y comunidad educativa ponen en duda el plan de Ayuso para la vuelta al cole y exigen que todas las clases sean presenciales

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acompañada por el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio (1d), a su llegada a la presentación de la estrategia del Gobierno regional para la vuelta a las aulas y el inicio del curso escolar 2020/21, en Real Casa de Correos, en Madrid (España) a 25 de agosto de 2020.

En una semana los alumnos de infantil volverán a las aulas en Madrid. El resto de cursos –para alguno de ellos se ha retrasado– irán reincorporándose a lo largo de los siguientes 15 días con la vista puesta en la situación epidemiológica de la región, que no deja de empeorar. La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, presentó este martes –dos días antes de la reunión convocada por el Ministerio de Educación– una batería de medidas para hacer "más seguro" el regreso a los centros educativos. El Gobierno regional trata de reaccionar así a la huelga del profesorado que los principales sindicatos habían convocado para los primeros días de la vuelta al cole. Las medidas principales anunciadas por la presidenta madrileña pasan por la contratación de 10.600 docentes y la reducción de las ratios a 20 alumnos por aula. La conclusión de sindicatos y oposición es que esos números "no cuadran".

Para los sindicatos, la realidad de esas contrataciones cuando se lee la letra pequeña choca con el triunfalismo del Gobierno regional. Desde Comisiones Obreras (CCOO) recuerdan que, del personal anunciado, solo 7.398 docentes se destinarán a la educación pública y otros 2.662 irán a la enseñanza concertada. "Son insuficientes y no llegan", defiende la portavoz de CCOO en Madrid, Isabel Galvín, quien recuerda que el plan elaborado por el sindicato para la vuelta al cole contemplaba un mínimo de 11.000 contrataciones solo para la enseñanza pública si se planteaban ratios de 20 alumnos por aula. Los cálculos de CCOO llegaban hasta los 29.000 profesores más si se llegaba al rato de 15 personas por aula.

 "La contratación de los profesores va a ser temporal, en tanto en cuanto lo exijan las circunstancias", reconocía el consejero de Educación, Enrique Ossorio, solo unos minutos después de que la presidenta madrileña hubiera manifestado su "deseo" de que "la bajada de ratios sea permanente".

Ayuso pedía este martes a los sindicatos que desconvocaran la huelga del profesorado "por el bien de las familias". De momento, las movilizaciones anunciadas se mantienen a la espera de que los diferentes organismos se reúnan con el profesorado y reciban el plan regional por escrito. Los sindicatos recuerdan que el documento que les fue remitido el fin de semana por la Consejería de Educación no contemplaba ninguna de las medidas que este martes ha anunciado la presidenta madrileña. En ese plan para la vuelta al cole de hace apenas cuatro días, al que ha tenido acceso elDiario.es, no se recogía la reducción de ratios ni las nuevas contrataciones y se apostaba por la semipresencialidad para todos los niveles.

"La realidad de hace una semana era que la educación no fuese presencial, ahora mismo no nos fiamos de que vayan a cumplir con las promesas", asegura Galvín quien considera que los anuncios "llegan tarde" para que dé tiempo a ponerlos en marcha a diez días del regreso a las aulas. "Para nosotros, la Comunidad de Madrid tiene cero credibilidad, por eso hasta que no veamos el documento por escrito y sobre todo las medias incorporadas en el inicio de curso desconfiaremos". "Lo que ha anunciado Ayuso es un giro en materia de inicio de curso y avanza bastante en la presencialidad, cosa que celebramos. Lo que presentaron hace unos días era la desregulación en la que cada centro quedaba abandonado", añade.

Desde la Unión General de Trabajadores (UGT) llegan a las mismas conclusiones: las contrataciones de profesorado "son insuficientes" y las ratios deberían replantearse al menos en la enseñanza infantil para la que los dos sindicatos creen que deberían ser de 15 escolares por aula. La portavoz de UGT Madrid, Teresa Jusdado, celebra en todo caso que "por fin la Consejería esté tomando medidas encaminadas a hacer más segura la vuelta al cole", aunque lamenta que se haya planteado la semipresencialidad en los cursos superiores. A su juicio, esta decisión "vulnera" la igualdad de oportunidades y derechos de personal docente y alumnado.

"UGT considera positivo que la Consejería de Educación se haya puesto a hacer los deberes, aun queda mucho por hacer pero si que recoge alguna de las reivindicaciones que reclamábamos desde los sindicatos como de tests a los profesionales y el plan de formación al profesorado que venían reclamando desde el sindicato", añade Jusdado.

Nuevos espacios para las nuevas ratios

Con 1,2 millones de estudiantes no universitarios bajo el paraguas del Gobierno regional, que es quien posee las competencias sobre Educación, la propuesta de Ayuso es que los alumnos de Infantil hasta segundo de la ESO realicen su formación de manera presencial. El resto de cursos (3º de la ESO en adelante) combinarán la presencia en las aulas con clases virtuales, una cuestión criticada desde desde los sindicatos, que este martes han pedido en una reunión con el consejero de Educación que se replantee. La vuelta a los colegios será escalonada y se retrasa en nueve días para los alumnos de 4º, 5º y 6º de Primaria, que empezarán el 17 de septiembre y para los estudiantes de 1º y 2º de la ESO, que lo harán el día 18.

La Consejería de Educación tiene previsto habilitar espacios para que la bajada de ratios anunciada sea posible. Para ello, se reorganizarán los espacios en los centros educativos con el fin de que haya más aulas y, en caso de que fuese necesario, se habilitarán espacios alternativos en otros edificios de titularidad autonómica o municipal o mediante prefabricados. Si no es posible todo lo anterior, se instalarán mamparas en las aulas, anunciaba el consejero de Educación. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ya ha avanzado que el Consistorio ofrece espacios municipales como bibliotecas, parques y polideportivos para dar clases fuera de los colegios.

Desde Más Madrid y Unidas Podemos IU consideran que este anuncio demuestra la "improvisación" del Gobierno regional. "No tenemos constancia de que el Ejecutivo de Ayuso haya pedido espacios a los municipios que ya se están quejando que para ponerlos en marcha se necesita tiempo ya que hay que acondicionarlos además de cancelar programación prevista", asegura la portavoz de Educación de Más Madrid María Pastor a este diario.

"La cuestión es que más allá de grandes cifras hay pocas concreciones. Está todo en el aire, es comparable a los cientos de rastreadores que iban a contratar y que nunca llegaron", añade Jacinto Morano, portavoz adjunto de Unidas Podemos IU que pone en duda que la contratación del profesorado anunciaba pueda llevarse a término en los plazos anunciados.

Un coordinador Covid para cada centro

Una de las medidas más controvertidas de las anunciadas este martes por Ayuso es la del coordinador Covid que el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha dicho que "será fundamental". Habrá uno por cada centro y su función será de la reportar las incidencias que se produzcan en su centro. Los sindicatos pedían en sus reivindicaciones la contratación de un enfermero o en su defecto un profesional de la salud por cada centro educativo, algo que el consejero de Educación descartó "por completo". Ossorio se ha comprometido este martes a contratar a 150 enfermeros más que se sumarán a los cerca de 200 que ya hay en la plantilla, una cifra lejos de la que pedían los organismos sociales para los más 1.800 centros públicos que hay en la región. Además, desde CCOO y UGT temen que esa figura acabe recayendo en los centros y en un profesor.

El Ministerio de Sanidad registraba este martes 7.117 nuevos casos de coronavirus, de los cuales 1.926 pertenecen a Madrid una evolución de la pandemia que sigue preocupando a sindicatos y que el Ejecutivo regional mira de reojo. No obstante, tanto CCOO como UGT celebran que la administración "haya reaccionado" tras a la presión ejercida con la convocatoria de huelga, aunque miran con desconfianza el plan anunciado por el Gobierno regional a solo diez días del regreso a las aulas. Las movilizaciones, por tanto, se mantienen: "Desconvocar la huelga ahora sería un tremendo error", considera Teresa Jusdado (UGT) que como CCOO espera que las medidas del Ejecutivo se materialicen en los próximos días.

Etiquetas
Publicado el
25 de agosto de 2020 - 22:32 h

Descubre nuestras apps

stats