La portada de mañana
Acceder
El Supremo entierra la vía penal contra los indultos al procés
¿Tras la erupción, qué? La lava puede tardar años en solidificarse
Podcast - La Palma - Lorca, un viaje en el tiempo

Ese refrán que reza "Nadie es profeta en su tierra", no se ha cumplido con la cantante murciana Sara Zamora que en la noche del pasado domingo, en la explanada del Puerto Tomás Maestre de La Manga del Mar Menor, demostró que el trabajo constante conlleva logros importantes. Su concierto -el tercero gratuito que la presente edición de Jazz San Javier celebra fuera del auditorio Parque Almansa- fue toda una exposición de la progresión que la cantante ha realizado en tan sólo cuatro años. Con una cuidada banda de músicos de la tierra bajo la dirección del contrabajista Juan Tae, Zamora desplegó un ramillete de quince canciones (muchas de ellas presentes en su primer disco de esta reciente etapa), entre las que distribuyó tres piezas interpretadas en español y con las que, sin duda, ha dejado patente que su calidad vocal puede con casi todo lo que se ponga a su alcance.

Con una explanada del Puerto Deportivo repleta, siempre atendiendo a las normas de seguridad por la pandemia, y un restaurante aledaño en el que no había mesas libres, la banda de la cantante dejó sonar las primeras notas de 'Do it' hasta que Sara apareció en escena y dejó sonar sus tesituras vocales. El tema fue compuesto por su hermano en 2017 y posee una fuerza instrumental que te engancha al momento.

Inmediatamente y fundido con éste, el grupo dejó sonar 'I still feel alive' ('Todavía me siento viva') para rematar un comienzo que centrara bien la atención del público, con estas dos canciones que pertenecen a su disco de 2019 'Do It'. Tras saludar y dar las gracias por la asistencia, Sara Zamora y su banda dejaron sobre ese escenario marino una bella balada titulada 'All her tears' ('Todas sus lágrimas'), en la que la cantante de Murcia se mueve muy bien, con una modulación que recuerda a las de cantantes consagradas en el jazz y de las que, lo conocemos de primera mano, Sara sigue aprendiendo.

El público se sentía muy bien. Ambiente húmedo como durante todos los días de este reciente fin de semana, pero fresquitos por la brisa marina en esa parte del brazo natural que separa el Mar Menor del Mediterráneo. Y la voz de Sara Zamora y su banda en formación de octeto con su director musical y contrabajista, Juan Tae; el experimentado baterista Sergio Bernal, curtido en mil batallas musicales; Peps González, en el piano y teclados; El guitarrista Fete Clemente y una sección de viento potente, a cargo del trombonista de Bullas, Pablo Martínez, y el trompetista Antonio López. La guinda fue una sorpresa no anunciada: las coristas (qué bien adornaron las canciones arropando a Zamora) Carolina Reymundo y Celia Gambín. Con esta formación de primera, Sara Zamora atacó una pieza clásica titulada 'Shall We Dance' ('Bailamos') retomando así el ritmo del concierto.

De nuevo, piezas a medio ritmo y boleros. Continuó con un clásico -por cierto, poco escuchado últimamente- del género, 'L.O.V.E.', que el desaparecido Nat King Cole incluyó en el que fue su último disco antes de fallecer. La pieza es de un gran compositor de partituras, Ben Kaempfert y la letra fue de Milt Gabler. Acertadamente, Sara Zamora realizó una versión con ritmo 'bossa nova', que cautivó a los que asistíamos a su concierto. Y luego llegó el momento bolero, con una pieza titulada 'Ya te olvidé', compuesta por la propia cantante en la que, podría ser, cuenta una historia casi personal (creo recordar que más avanzado el concierto, así lo indicó) y el pianista murciano Ángel Valdegrama que dedicó a todas las mujeres que sufren violencia. 

Una versión del éxito de The White Stripes, 'Seven Nation Army' ('La Séptima Sección del Ejército') adaptada para el jazz (muy buen arreglo para el trombón de Pablo Martínez, que imprimió el ambiente preciso apoyado por su compañero Antonio López a la trompeta) volvió a recoger el hilo conductor de su actuación en Jazz San Javier. El último bolero que interpretó Sara Zamora fue una versión de 'Contigo en la distancia', un clásico creado por el cubano César Portillo y publicado en 1948 (tiene la friolera de 73 años y no pasa el tiempo por él), que interpretó con el guitarrista Fete Clemente y que, casi seguro, alguna pareja que otra aprovechó para abrazarse tiernamente; porque los boleros son para vivir el amor o, a veces, el vacío de un desamor.  

Hace dos meses, Sara Zamora adelantó uno de los temas que conformarán su nuevo disco, del que ha grabado un vídeo que estos días se puede ver y escuchar en los canales habituales de Internet. Se trata de 'My other side' ('Mi otro lado' o también 'cara'). Una historia, la del vídeo, que cuenta el rechazo de un chico por una mujer y que arrepentido, o no, pretende recuperarla. Pero ella ya no lo acepta por su trato despectivo. Más o menos es la historia. El concierto continuó con otra pieza de su primer disco titulada 'Lonely', otra balada en la que teclado y guitarra tuvieron su momento de gloria. Para rematar la jugada, uno de los grandes éxitos del recordado Ray Charles titulada 'Hallelujah, I just love her so', que sonó diferente a otras versiones escuchadas.

En la recta final de este debut de Sara Zamora en Jazz San Javier, tres piezas que afianzaron su escalada musical mostrando, a la vez, un futuro prometedor. Comenzó por 'Crazy about love' ('Loca por el amor'), incluida en su primer disco, 'You’ve lied to me' ('Me has mentido'), el tema que cierra ese mismo disco, y 'Just the two of us' ('Sólo nosotros dos'), uno de los muchos éxitos norteamericanos del pasado siglo XX que, entre otros, interpretó Bill Whiters. Momento personal para cada uno de los miembros de esta magnífica banda, con la que Sara Zamora daba por finalizada su participación oficial en el XXIII Jazz San Javier. El público, puesto en pie, aplaudía y vitoreaba insistentemente. No queda otra cuando te insisten: hay que regalar un poco más. Y así lo hizo Sara Zamora y su banda, con 'I feel good, exitazo de James Brown y que forma parte del repertorio tradicional de la cantante murciana, para rematar con 'Brave Woman', que es el segundo tema de los que conformarán su futuro segundo disco.

En definitiva, una noche preciosa, cálida y muy húmeda en esa frontera entre dos mares que es el Puerto deportivo de La Manga del Mar Menor, con el concierto-debut de la cantante murciana Sara Zamora y su banda, que gustó mucho y en el que pudimos comprobar la evolución de una voz que comenzó a desfilar por garitos y pequeños clubes en 2009 y doce años después, se ha convertido en una de las voces murcianas con más proyección nacional dentro de un género, el jazz, que cada vez se fusiona más con otras corrientes y tendencias. Noche, pues, de conquista y buenas vibraciones para la artista Sara Zamora. La próxima cita es este miércoles, con el pianista norteamericano Brad Mehldau Trío que, lo deseamos tanto los de la “canallesca”, esperemos que haya apartado sus extraños deseos de no poder fotografiarle o “estorbar”; no así su música, que continúa impresionándonos por su gran calidad creadora e interpretativa. No pierdan el hilo, que se lo contaremos; con o sin fotos.

Etiquetas
Etiquetas

Descubre nuestras apps