La portada de mañana
Acceder
Europa da pasos hacia la 'gripalización' de la COVID
ERC mantiene su rechazo a la reforma laboral y acusa al Gobierno de dar largas
Opinión - 'Crónica escéptica de la guerra sobre Ucrania', por Rosa María Artal

“Tranquilos, no vuelvo”

El abogado y expresidente del PP murciano, Juan Ramón Calero / MJA

El despacho de una persona dedicada a la abogacía siempre está repleto de libros, pero si además esa persona también se ha dedicado a la política, acumula aún más libros y una buena cantidad de fotografías enmarcadas. En su despacho nos recibe Juan Ramón Calero (Murcia, 1947), abogado y político que entró en Alianza Popular en 1979 y salió del PP en 1996.

Entre una y otra fecha ocupó diversos cargos de relevancia, como el de presidente de AP en Murcia de 1979 a 1991, secretario general adjunto de Alianza Popular entre 1984 y 1986, diputado por la Región de Murcia de 1982 a 1991, portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados entre 1987 y 1989, y diputado regional y portavoz del PP murciano hasta 1995, un año antes de abandonar el partido. Posteriormente seguiría en política con un partido propio, el Partido Demócrata Español, hasta que dicha formación se disolvió. Hoy ejerce su profesión de abogado y colabora con algunos medios como "opinador" y observador de la realidad murciana.

¿Cuál es el momento procesal para retirar de sus cargos públicos a los imputados, o en su caso, impedir su presencia en las listas para las elecciones?

Hay desconcierto general y desconcierto intelectual en cuanto a presencia o no de imputados en las listas. Ni siquiera cuando yo contribuí a la redacción de los estatutos del PP lo teníamos claro. Arias Cañete me consultó después en una reforma posterior, y yo le dije que creía que la apertura de juicio oral era el momento de la dimisión. Con un criterio objetivo lo dije, y así quedó. Incluso el PSOE lo asumió. Pero ahora no lo tengo tan claro... El alcalde de Molina de Segura ha dado un paso más, y en un acto al que me invitó hace unos días, ha dicho que cuando un juez te llama a declarar y continuas imputado después de hacerlo, es cuando debes dimitir, y que desde luego, no ha lugar a la presencia de imputados en las candidaturas, porque además los ciudadanos no lo entenderían como la mejor fórmula para combatir la corrupción. Y que es preferible la injusticia al desprestigio.

Por cierto, su presencia en este acto ha levantado ampollas en algunos dirigentes del PP regional aun a pesar de que hace veinte años que se marchó del partido.

Creo que no he dejado enemigos. En el PP nacional tenía muy pocos pero muy bien situados, y en cuanto a los que están al frente del PP regional ahora, los puse yo. Cámara fue Secretario General conmigo y ahí sigue, y Garre y Barreiro ocuparon cargos en la Asamblea Regional designados por mi, así que no comprendo el enfado... Aunque a decir verdad me lo temía, tanto que por no perjudicar a Eduardo Contreras (alcalde popular de Molina de Segura) estuve a punto de no ir.

¿Qué piensa por tanto que debe pasar con Cámara (alcalde de Murcia), Pedro Antonio Sánchez (consejero de Educación y Cultura) o Barreiro (alcaldesa de Cartagena?

Yo actualmente en el Partido Popular no soy nadie, y a mí no me corresponde decidir. Pero como ciudadano y fundador del PP, creo que no deben de presentarse a las elecciones, no ya por razones morales, sino sobre todo por razones pragmáticas. Las encuestas indican que el PP ha perdido la mitad de intención de voto, está entre el diecinueve y veinte por ciento. Eso es un desastre, y si se le añade la arrogancia del que defiende el argumento de que “éste está imputado pero pese a eso yo lo presento”, pues entonces que no esperen nada de los ciudadanos, que están muy indignados tras conocer el patrimonio de alguno de ellos, o que vivan sin sacar dinero del banco dos años.

¿Se imaginó alguna vez el actual escenario, el hecho de que pudieran darse estas situaciones?

Pues sí, me lo recordaba el otro día un amigo, que hace veinte años en una reunión en las Torres de Cotillas, yo avisé de que sin controles era posible corromperse.

¿Qué ha pasado entonces? ¿Cómo se ha llegado hasta aquí, donde parece que vivimos rodeados por la corrupción?

Factores humanos como la codicia y la amplia tolerancia social frente a la corrupción han influido mucho. Hasta el 2007, en la época de la prosperidad y de las vacas gordas, todo el mundo aspiraba a pegar un pelotazo, y si no lo pegabas y encima estabas en política, te decían que eras tonto. Yo nunca metí la mano, metí la pata, a pesar de que había gente que me decía, '¡c+omo has pasado por la política y sigues siendo pobre! ¡Parece mentira con lo listo que eres!'... Al final, hay que volver a los clásicos. Ya lo decía Maquiavelo: "Hay que confiar en la virtud de la norma y no en la virtud de los hombres". Los seres humanos somos débiles, y si no hay una norma y encima hay tolerancia social, a la corrupción no hay quien la pare.

Incluso ha habido casos en que a los corruptos se les ha votado más aun a pesar de ser procesados e incluso detenidos.

Efectivamente. En la región hemos visto cómo el que era alcalde de Totana, después de ser procesado por corrupción, recibió más votos que nunca, y en Torre Pacheco el alcalde entró en prisión preventiva y el párroco organizó una misa para rezar por él y que saliera pronto de la cárcel. Todo estaba permitido. Además, había una cierta sensación de impunidad debido a la lentitud de la justicia, que ha ido dejando pasar el tiempo por encima de los procesos. Así que en muchos casos ha sucedido lo del famoso dicho: "No hay que preocuparse mucho porque el escandalo pasa y la fortuna se queda en casa".

¿Quien va a ser según usted, el candidato a la presidencia de la comunidad autónoma por el Partido Popular?

A Mariano Rajoy no le gustan los cambios, huye del conflicto y elude los problemas, así que como tiene en Murcia a un hombre honrado, de limpia trayectoria personal y profesional, que no está imputado, cosa que en los tiempos que corren es toda una excepción, y que según parece lo está haciendo bien, lo más normal es que apueste por él. Frente a eso le sugieren que el candidato sea otro que está imputado, por muy bueno que sea como político, y eso puede acarrear una campaña electoral muy dura, con el PSOE, Podemos, IU y toda la oposición dándole palos... Y tal y como están las encuestas, es un riesgo inasumible. Lo más razonable es que Rajoy, con el sentido práctico que le da el haber sido registrador de la propiedad, basta con que se quede con lo hecho, un asiento de presentación, y que no se meta en ninguna anotación de provisionalidad que es lo que quiere hacer Valcárcel. Por tanto yo creo que va a ser Alberto Garre el candidato regional, salvo que se desimpute a Sánchez a tiempo.

¿Y en la capital de la región?

Cámara tiene una situación muy complicada. Tiene que dar muchas explicaciones a la opinión publica, que está indignada tras conocer el alcance de su patrimonio y que estuvo dos años sin sacar un céntimo del banco... Eso la gente no se lo explica, encima con lo que les cuesta a diario sacar adelante a sus familias y sabiendo lo que cuestan las cosas. Yo creo que él debería buscar un candidato razonable, y si no, que lo haga el presidente del Comité Electoral, Antonio Sánchez Carrillo, que también puede encomendarse, como es de Patiño y le pasa cerca, a la Virgen de la Fuensanta para que lo ilumine.

¿Piensa volver a la política activa?

Yo ahora mismo no estoy en eso. No estoy dispuesto a que me expropien vida privada..

¿Y si le tientan?

A ver, a mí me interesa mucho la política. Soy político desde los seis años, siempre he presumido de mi compromiso y de mi dedicación a la vida pública. No soy capaz de eludir mi deber y no sé si mi deber es estar en las barricadas o pegando carteles, pero yo siempre procuro cumplir con mi deber.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats