La portada de mañana
Acceder
El rey emérito protagoniza un regreso vergonzante que solo aplaude la derecha
Opinión - 'Blanquear al rey emérito', por Ignacio Escolar
España ante la ola de calor más temprana de la historia

El CSN publicó 18 actas de inspecciones radiactivas en SABIC entre 2011 y 2018 similares a las que ahora oculta por “Seguridad del Estado”

El polígono industrial de la Aljorra (Cartagena, Murcia), donde se encuentra la planta productora de plástico e incineradora de Sabic / SABIC

El Consejo de Seguridad Nacional (CSN) publicó en su página web entre 2011 y 2018 dieciocho actas de inspecciones de fuentes radiactivas en las plantas de SABIC en La Aljorra (Cartagena) similares a las que la semana pasada se negó a facilitar a este diario aduciendo razones de “Seguridad del Estado”. Una fuente experta en  energía nuclear considera injustificada esa negativa y otra fuente jurídica confiable estima que esas publicaciones podrían haber contravenido la normativa legal invocada ahora para justificar la negativa.

Sabic mantendrá sus instalaciones radiactivas de la planta 4 en La Aljorra cuando suspenda su actividad en junio

Sabic mantendrá sus instalaciones radiactivas de la planta 4 en La Aljorra cuando suspenda su actividad en junio

La negativa del CSN y de la Consejería de Industria de Murcia a publicar las actas de inspección de las fuentes radiactivas en las plantas de SABIC es considerada injustificada a todas luces por un especialista en energía nuclear y sus problemas legales en España, que prefiere que no se desvele su nombre. Una cosa es la seguridad de las instalaciones físicas donde se encuentran las fuentes radiactivas  y otra la seguridad operativa de esas instalaciones, explicó la fuente. La primera debe ser confidencial y no pública, estiman, porque no tiene sentido ni justificación publicar datos sobre cómo se vigilan y se aseguran los lugares donde hay combustibles potencialmente peligrosos como el CO-60. “Es como contarle a un supuesto enemigo cómo se vigila un arsenal militar”, dijo.

Pero las inspecciones de seguridad sobre la operatividad de las fuentes radiactivas no tienen por qué razón ocultarse y deben ser públicas, agregó la fuente, como lo han venido siendo todas las inspecciones  de las Fuentes Encapsuladas de Alta Actividad (FEAA) realizadas por el CSN por encargo de la Consejería de Industria de las plantas de SABIC hasta 2018, cuando se publicó la última de esas actas en la página web del organismo estatal de control nuclear dependiente del Ministerio de Industria.

Tanto el CSN como la Consejería negaron a este diario las últimas actas realizadas desde 2018 arguyendo que su conocimiento afecta a la “Seguridad del Estado”, y obviando que las actas de inspección realizadas hasta ese año se han venido publicando regularmente en la página web del CSN y siguen siendo actualmente accesibles para quien quiera leerlas o descargárselas.

De 2011 a 2018 se publicaron dieciocho actas de inspección de instalaciones radiactivas en SABIC, de las que este diario tiene copia pues son públicas y accesibles. En esa primera fecha, 2011, es cuando entró en vigor el Real Decreto 1308/2011 usado por el CSN y la Consejería de Industria para negar las últimas actas por razones de “Seguridad del Estado”. De mucho antes data el  apartado 5 del artículo 37 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, también invocado para negar el conocimiento de esos documentos.

Según la fuente, la negativa puede venir dada por la confusión entre “seguridad física” o “protección” de las instalaciones nucleares frente a posibles sabotajes o malos usos, y la “seguridad en el funcionamiento de las mismas”, relativa a la protección de la salud y seguridad de quienes han de trabajar en esas instalaciones. En el primer terreno, es razonable que se proteja la seguridad física; en el segundo, debe ser público el conocimiento de que funcionan correctamente o no por motivos de seguridad para quienes en ellas trabajan, estima la fuente.

Si fueran válidas las razones apoyadas en las normativas legales para negar el conocimiento de las actas, estiman por su parte fuentes jurídicas consultadas, la publicación de las 18 actas mencionadas en la web del CSN entre 2011 y 2018 supondría que se han cometido otras tantas irregularidades contrarias a lo establecido en el Real Decreto de 2011 y la Ley de 1992, invocados ahora por CSN y Consejería de Industria para negar el acceso a las actas de inspecciones realizadas en SABIC a partir de 2018.

Por otro lado, en todas y cada una de las actas de 2011 a 2018 a las que este diario ha tenido acceso y guarda copia figura una advertencia previa del organismo inspector a la propietaria de la instalación radiactiva de “que el acta que se levante de este acto, así como los comentarios recogidos en la tramitación de la misma, tendrán la consideración de documentos públicos y podrán ser publicados de oficio, o a instancia de cualquier persona física o jurídica. Lo que se notifica a los efectos de que el titular exprese qué información o documentación aportada durante la inspección podría no ser publicable por su carácter confidencial o restringido”.

En ninguna de esas actas queda constancia de que la propietaria de las instalaciones en la Aljorra (SABIC) pidiera en su momento restricciones de confidencialidad sobre algún aspecto relativo a las inspecciones. A través de su gabinete de comunicación, la transnacional saudí aseguró por escrito a este diario que no se había registrado ninguna irregularidad ni problemas en las actas de inspección realizadas a partir de 2018.

Solo en las inmediatamente anteriores a esa fecha se registró el problema, que SABIC reconoce, de que se había sobrepasado en 74 días el plazo con respecto a la realizada inmediatamente antes para efectuar la inspección correspondiente, como es constatable en las actas que son accesibles en la página web del CSN.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats