Cuestionan la nueva normativa de la UE para regar con aguas depuradas: “Los niveles actuales implican una baja probabilidad de presencia de patógenos”

Huerto

La nueva legislación europea sobre el tratamiento de aguas residuales, aprobada el 22 de enero, sigue dando de qué hablar. Hace unos días, el consejero de Agricultura, Miguel Ángel del Amor, criticaba los nuevos criterios de procesamiento del agua debido a un posible “encarecimiento” que correría a cargo de la comunidad de regantes.

En esta línea, la vicedirectora del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS), Ana Allende, microbióloga experta en seguridad alimentaria, ha apuntado en declaraciones a eldiario.es que algunos aspectos de la nueva normativa pueden “complicar las cosas innecesariamente”. Concretamente, se refiere al hecho de extender los criterios microbiológicos exigidos a la salida de la planta de tratamiento a todo el sistema de distribución y utilización de las aguas como agua de riego. 

De esta forma, la científica ha señalado que las exigencias actuales recogidas en la legislación española para aguas regeneradas sitúan el límite de la bacteria indicadora de contaminación fecal, E. coli en 100ufc*/100ml. Asimismo, la guía de buenas prácticas agrícolas publicada por la Comisión Europea sitúa el límite para agua de riego también en 100ufc/100ml. Las evidencias científicas demuestran que regar productos vegetales con agua de riego conteniendo estos niveles de E. coli “no se pueden asociar con una alta probabilidad de presencia de patógenos en el producto”.

Por ese motivo, y aunque está de acuerdo en exigir niveles de E. coli más restrictivos a la salida de las plantas de tratamiento de la aguas depuradas, la experta se cuestiona la necesidad de mantener dichos niveles (10ufc/100ml) en todo el sistema de distribución y almacenamiento del agua.

Por otro lado, la microbióloga ha explicado una supuesta contradicción con la legislación europea sobre microbiología alimentaria en la que se incluyen las frutas y hortalizas listas para el consumo: “Según este reglamento, se permite hasta 100ufc/100ml de la bacteria E. coli en el alimento, mientras que ahora el agua de riego no podrá superar las 10ufc/100ml”.

Asimismo, la experta ha indicado que los nuevos cambios en la normativa europea “van a suponer aumentar el coste de los tratamientos que ahora mismo se están utilizando”. No obstante, ha expresado que son objetivos “que se podrían conseguir” durante el período de adaptación de la norma.

Además, la exigencia en los niveles de calidad del agua se limitaban, hasta ahora, a las plantas de tratamiento de agua con el fin de evitar la presencia de microorganismos. Con las nuevas modificaciones, estos requerimientos se trasladan también al sistema de distribución, e incluso al del almacenaje. “Una cosa es que nos digan que el tratamiento [del agua] tiene que conseguir esta reducción en los microorganismos, y que las plantas de tratamiento mejoren para conseguirlo. Otra es exigir que esos niveles se deban mantener en todos los canales de distribución”, ha afirmado Allende“.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats