Horarios reducidos en el hospital público Santa Lucía de Cartagena: infartos agravados y exigencias de una solución que no llega

Hospital General Universitario Santa Lucía, en Cartagena.

"Un estudio hemodinámico proporciona información acerca de cómo se encuentran las presiones sanguíneas en el sistema cardiovascular". Así cataloga el Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid la práctica de la hemodinámica, mediante la cual los especialistas pueden tanto "detectar diversas patologías" como "saber si un paciente debe o puede ser sometido, y en qué momento, a una determinada cirugía".

Las unidades de hemodinámica son primordiales para la atención urgente a personas infartadas, y en los últimos años en la Región de Murcia además han generado una serie de controversias: en el territorio de la Comunidad hay dos hospitales públicos que ofrecen un servicio de estas características, el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, en Murcia, centro de referencia a nivel regional, y el Hospital General Universitario Santa Lucía, en Cartagena, adscrito al Área de Salud número dos de la Región.

Las polémicas se encuentran directamente relacionadas con el servicio de hemodinámica ofrecido en el hospital de la ciudad portuaria, y están dirigidas hacia su horario de apertura, que únicamente atiende a los pacientes de lunes a viernes, de 8:00 a 15:00 horas, en una especie de horario de oficina. De modo que si una persona sufre un infarto fuera de ese intervalo, no solo se imposibilita su adecuada atención en el Santa Lucía, sino que debe ser trasladada con premura a la Arrixaca, lo que llegado el caso supondría la pérdida de un tiempo muy valioso para una situación tan delicada. Los habitantes y los grupos parlamentarios municipales de Cartagena están reclamando desde hace años la equiparación del servicio a la misma amplitud temporal que el tratamiento hemodinámico en la Arrixaca, que permanece abierto 24 horas todos los días del año, con el firme argumento de que el hospital cartagenero atiende, aparte de a la población de la ciudad, también a la de municipios cercanos como Fuente Álamo, La Unión, o Mazarrón, entre otros.

Varios casos de cardiopatías e infartos se han visto agravados por el horario reducido en el Santa Lucía. Uno de ellos fue el del padre de la portavoz del grupo municipal Unidas Podemos IU Equo, Pilar Marcos, en abril de 2019, quien llegó enfermo al hospital fuera del horario de atención, y hasta casi 7 horas más tarde no fue trasladado y tratado en la Arrixaca, donde, aunque le intervinieron en quirófano, no se pudo evitar su muerte. Marcos aseguró a eldiario.es que interpuso una denuncia unos días después del suceso por "una pésima aplicación del protocolo de intervención". Para ella existe "un maltrato institucional hacia las personas y hacia las familias que sufren una pérdida tan grave", puesto que en Cartagena, remarcó la portavoz, "está el servicio, los aparatos y las máquinas, y lo único que tienen que poner son los profesionales para que pueda estar abierto las 24 horas del día".

En un primer momento, el 3 de mayo, Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, tildó de "disparate" decir que "la vida de los cartageneros corre peligro en función de la disponibilidad o no de estos servicios", afirmación que desencadenó un aluvión de críticas en el Consistorio cartagenero, y que incluso fue motivo de una moción propuesta por la formación morada, en la que se puso de manifiesto un informe publicado en Octubre de 2018 en la Revista Española de Cardiología, avalado y firmado por cardiólogos del Santa Lucía. En el documento se recoge el cálculo de la tasa de pacientes de hemodinámica de Cartagena fallecidos en su hospital, del 4%, y la de pacientes cartageneros que sufrieron el ataque fuera del horario y fallecieron en la Arrixaca, o durante su traslado hacia allí, del 9,1%. Más del doble de diferencia entre ambas.

Entonces el Gobierno de la Comunidad, en una decisión que Pilar Marcos tachó de "electoralista" (las elecciones autonómicas se celebraban el 28 de mayo, ya había comenzado la campaña), se comprometió a abrir en el próximo ejercicio la unidad de hemodinámica a tiempo completo en Cartagena. Fuentes de la Consejería de Sanidad, en declaraciones a este medio, aseguran que el Gobierno Regional incluirá, en los presupuestos de 2020, "una partida específica en torno a un millón de euros para su puesta en funcionamiento", aunque no arrojan ningún indicio de fecha aproximada.

Con todo, la atención urgente a infartos no aparenta ser un problema cuya única solución sea la apertura inmediata de una hemodinámica íntegra en la ciudad portuaria. Fuentes de Usuarios de la Sanidad de la Región de Murcia relatan a eldiario.es que "en la comarca del noroeste, en poblaciones como Moratalla, Jumilla o Yecla no disponen de este servicio", y que el tiempo que se tarda en llegar desde Cartagena a la Arrixaca es "infinitamente inferior" al de cualquiera de estas localidades, que se encuentran mucho más alejadas del hospital de referencia.

En lugares cuya travesía a la capital es tan extensa todo depende del transporte, y la asociación de usuarios subraya la necesidad de contar con "un transporte sanitario urgente mucho más dotado de profesionales y medios": En primer lugar, más ambulancias medicalizadas (UME), y en segundo, un helicóptero medicalizado, inexistente en la Región de Murcia y constantemente reclamado por los profesionales sanitarios, que permitiría "transportar a las personas con la máxima urgencia en muy poco tiempo". También inciden en la importancia de abrir UCIs (Unidades de Cuidados Intensivos) en esas zonas alejadas del noroeste, que reforzarían la atención a sus habitantes, y que en muchos casos incluso evitarían su traslado a la Arrixaca.

Así que el posible desenlace del debate sobre el servicio hemodinámico en el panorama autonómico pasa por una rápida actuación política en dos vertientes, y en este sentido han ido las declaraciones de fuentes del Colegio Oficial de Médicos de la Región de Murcia a eldiario.es: Por un lado insisten en la importancia de "instaurar el servicio completo en Cartagena", para lo que aseguran que "hay voluntad política de hacerlo, pero no certeza de cuándo se va a llevar a cabo", y por otro aclaran que, dada la evidente imposibilidad de contar con "una unidad hemodinámica al lado de cada casa", el factor clave es el transporte medicalizado, cuyos activos, matiza el organismo, "hay que reforzar, replantear y desarrollar". "Las decisiones, como todo en sanidad, se tienen que tomar de acuerdo a la ciencia y a la evidencia", concluyen las fuentes colegiadas. La decisión de mejorar un servicio que ha levantado polémica en la ciudad portuaria en los últimos tiempos, parece, está tomada. Falta saber cuándo, y cómo.

Etiquetas
Publicado el
15 de diciembre de 2019 - 07:23 h

Descubre nuestras apps

stats