eldiario.es

9

"Si hemos podido superar la cárcel, lo que nos espera fuera no va a ser peor"

15 reclusos en tercer grado penitenciario han participado en un programa que facilita itinerarios de reinserción laboral a personas privadas de libertad.

Los presos han asistido un curso de actividades auxiliares de almacén y cuatro de ellos han realizado prácticas en empresas.

El proyecto se ha cerrado con un servicio solidario en el Banco de Alimentos de Vitoria.

Vista de la cárcel de Álava, donde cumplen la pena los internos que participan en programas de reinserción.

Imagen exterior del nuevo centro penitenciario de Álava.

Cinco meses separan a Aaron de la libertad condicional después de 12 años tras las rejas. "Espero que me la adelanten por buen comportamiento", confiesa ilusionado el recluso. El mal paso que dio en su época más "anárquica" le costó una larga condena. "Recibí un castigo desmesurado". Sus tres hijos y su mujer han sido el anclaje con la vida durante su dilatada estancia en los centros de Nanclares y Zaballa.  “Sin ese respaldo  -revela el joven- difícilmente hubiera podido superar esos interminables y durísimos días en la cárcel". Su vía de escape durante ese periodo correctivo ha sido la rutina impuesta por las diferentes tareas que se prestó a realizar en la penitenciaria. Ha pasado por la lavandería, la cocina y hasta ha ejercido de interno de apoyo de compañeros drogadictos. Pronto será libre de nuevo y siente cierto vértigo. "Salir a la calle es un contraste brutal, todo te apabulla, estás como flotando" confiesa. Aaron se enfrentará también a un futuro laboral incierto que le inquieta pero no le angustia. "Si hemos podido superar la cárcel, lo que haya ahí fuera esperándonos, no va a ser peor".   

Para facilitar la reinserción laboral y social de Aaron y de otros catorce presos, el programa Reincorpora de la Obra Social La Caixa posibilita itinerarios de inserción a personas privadas de libertad en colaboración con la Comisión Ciudadana Antisida de Álava. Durante tres meses han asistido a clases teóricas sobre actividades auxiliares de almacén que luego han completado con prácticas de manejo de carretilla elevadora y grúa puente. Cuatro de ellos han realizado prácticas en empresas y uno ha firmado un contrato. "Confiamos en que alguno más pueda seguir sus pasos pero ahora es muy difícil colocarles en las empresas. En el 2008, en un día encontrabas trabajo para un preso. Las fábricas siempre te hacían un hueco, eso ahora es impensable", confiesa el presidente de la Comisión Antisida de Álava, Miguel Ángel Ruiz.

Parte de  los conocimientos adquiridos sobre prevención en riesgos laborales lo han plasmado en varios carteles que han confeccionado para el Banco de Alimentos de Álava. "Los voluntarios del almacén mueven muchos pesos.  Disponer de estos consejos recordatorios sobre cómo manejar las cajas, las posturas adecuadas, cómo utilizar la maquinaria o cuáles son los elementos de protección recomendables nunca viene mal", explicaba Gabi, uno de los reclusos que más valoraba el programa de reinserción. "La mayoría tenemos estudios básicos, la antigua EGB, pero ahora salimos con un título bajo el brazo. Ojalá nos sirva para tener más oportunidades de trabajo", explicaba.

Espíritu altruista 

Las visitas a las instalaciones de la organización alavesa que han cerrado el proyecto permitieron descubrir a los reclusos la trastienda de esta asociación humanitaria.  La implicación de los voluntarios asombró al grupo de reclusos. "Esto no lo hace cualquiera. Dedican mucho tiempo a los demás a cambio de nada", explicaban admirados. "Reunir tantas donaciones en tiempos tan difíciles es todo un logro", reconocían.  Algunos parecen haberse contagiado del espíritu altruista y además del gesto solidario de crear los paneles informativos se han comprometido a colaborar en las tareas de acondicionamiento del nuevo pabellón que la organización humanitaria estrenará en Jundiz. "¡Qué menos después de lo que hemos visto! Ya les hemos dicho que les echamos una mano con la pintura o la albañilería y la limpieza posterior. Se lo merecen por el bien que están haciendo", coincidían los reclusos.

El presidente del Banco de Alimentos se mostraba encantado con la experiencia y dispuesto a repetir. "Siempre estaremos abiertos, queremos contribuir a posibilitar su reinserción y darles esa segunda oportunidad", declaraba Daniel Fernández. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha