eldiario.es

Menú

Una ciudad que se gusta

- PUBLICIDAD -

Dicen los psicólogos que una condición necesaria para que una persona sea feliz es que se guste a sí misma. Algo así les pasa también a las ciudades. Reconocerlas como un lugar “disfrutable” es una actitud de su ciudadanía que de verdad impulsa a las ciudades que tienen la suerte, o el buen juicio, de gustarse. Pronto tendremos la noche blanca y estos últimos días Bilbao acogió una nueva edición del triatlón, que es una cosa festiva y vistosa pero también muy tremenda, en la que los participantes, hombres y mujeres, se pegan una pechada que ni sé cómo es posible que lleguen vivos a la meta después de nadar casi dos kilómetros, hacerse otros 90 en bici y, para rematar, 21 kilómetros más a la carrera. Espeluznante.

Pero de esas tres agotadoras pruebas -les digo la verdad- la que más me desasosiega a mí es la de natación. Cuando un bilbaíno de mi generación ve cualquier cosa viva dentro o sobre las aguas de la ría, les juro que no podemos reprimir un estremecimiento. Nuestra memoria aún se mantiene bien contaminada de la imagen de cloaca a cielo abierto que siempre tuvo el Nervión para nosotros así que cientos de personas nadando como un gran banco de mubles, bajo el puente de la Salve, nos parecerá algo espectacular pero nos inquieta siempre por dentro porque, aunque ya sepamos que no hay peligro, el susto lo traemos de serie.

El alcalde saliente, Ibon Areso, que el sábado pasó la makila al que acabamos de estrenar, ha dicho muchas veces, y con toda la razón, que la transformación de Bilbao empezó con la regeneración de la ría. El más prolongado en el tiempo de todos los proyectos y uno de los más caros, si no el que más. El plan de saneamiento ha sido, con mucho, la inversión medioambiental más importante de la historia del País Vasco. Sin ese cambio, que empezó nada menos que en 1979, la transformación más visible de Bilbao hubiese sido imposible.

Cuando un bilbaíno de mi generación ve cualquier cosa viva dentro o sobre las aguas de la ría, les juro que no podemos reprimir un estremecimiento.

Como imposible nos parecía, al menos a mí, que pudiera hacerse realidad cuando allá por los primeros 80’s se nos hablaba de que el objetivo era conseguir que la ría volviese a acoger vida. Muchos no lo creíamos y alcalde hubo que propuso cubrirla y hacerla desaparecer de la vista. Sin embargo hoy la ría acoge incluso nadadores humanos y es el eje central de la regeneración
de la villa.

Areso sabía de lo que hablaba porque durante muchos años presidió el Consorcio de Aguas, que es el organismo encargado de poner en marcha el plan a lo largo de todos los municipios de la Ría. A él ya a quienes le precedieron les corresponde legítimamente el derecho a sentirse satisfechos del trabajo realizado y a esta columna, por lo común crítica, como saben si me
leen, hoy le tocaba un punto de reconocimiento de lo equivocado que yo estaba en mi tierna juventud y de la satisfacción que me produce ver a esos competidores salpicando con sus brazos en plena carrera sin peligro de morir intoxicados al instante. Una gozada. Cosa diferente será que me meta yo un día en esas aguas para lo que me temo que, además de bañador, necesitaré un psicólogo que me ayude a superar previamente mis fijaciones de juventud.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha