El muro de las buenas noticias de la democracia

En la imagen el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump. EFE/Chris Kleponis /Archivo

0

Una vez un hombre construyó un muro. Era el muro más maravilloso del mundo, y muy diferente a todo lo que había llegado antes, vasto, alto y brillante. Lo llamó el Muro de las Buenas Noticias. 

El hombre invitó a todos y cada uno de los habitantes del reino de la Democracia a escribir en el muro. "Escriban lo que quieran en mi Muro de las Buenas Noticias", dijo. Y lo que es más, no le cobró a la gente por escribir en su muro. Podían hacerlo gratis.

Así que la gente empezó a escribir cosas en su muro... cosas divertidas, cosas sabias, cosas tristes, cosas felices, cosas insustanciales. La gente amaba el muro del hombre. Pero en poco tiempo, algunas personas empezaron a escribir cosas odiosas en la pared, y a escribir historias extrañas, retorcidas y falsas, a las que el hombre hizo la vista gorda.

Un día un hombre particularmente ruidoso comenzó a usar la pared para insultar a la gente. Pero el dueño del muro hizo la vista gorda. Entonces el hombre ruidoso comenzó a decir mentiras en la pared, y el dueño de la pared nuevamente hizo la vista gorda. 

Así que el hombre ruidoso dijo mentiras aún más grandes. Esto preocupó un poco al dueño del muro, así que empezó a escribir bajo las mentiras del hombre ruidoso que lo que éste había dicho podría no ser verdad. 

Esto sólo hizo que el hombre ruidoso se enfadara, y más ruidoso, comenzó a escribir mensajes en la pared instando a la gente a actuar de forma salvaje, y diciéndoles dónde y cuándo hacerlo. Así que algunas personas leyeron lo que el hombre ruidoso y enojado había escrito y salieron y se volvieron locos, cometiendo crímenes horribles. Y no se detuvieron ahí.

El dueño del muro prohibió al ruidoso hombre que volviera a escribir en él. Esto hizo que algunas personas se enfadaran, y se quejaran al Juez Supremo. 

El Juez Supremo le dijo al dueño del muro que dejara que cualquiera escribiera lo que quisiera en él. Esto, dijo, era la libertad de expresión.

"Pero es mi muro", dijo el hombre. "Yo lo construí, yo pagué por él. No es su muro, no es el muro del pueblo, es mi muro. Permití que la gente usara mi muro gratis y confié en que escribieran cosas buenas en él. Pero algunas personas sólo querían escribir cosas malas. Tengo el derecho de proteger mi muro de las buenas noticias de esa gente."

"Bueno", dijo el Juez Supremo, "No estoy de acuerdo. Así que ahora tomaré el control de su muro, y permitiré que la gente escriba lo que quiera en él."

Eso fue lo que pasó. Pero no pasó mucho tiempo antes de que el Juez Supremo empezara a decir quién podía y quién no podía escribir en el muro. Entonces, un día, el Juez Supremo declaró que sólo él podía escribir en el muro. "Y eso", dijo el hombre que construyó el muro al pueblo de Democracia, "es el muro que te rodea hoy en día".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats