Albert Rivera lava más blanco

Albert Rivera: "Me quedo con Messi pero Cristiano es un pedazo de jugador"

El líder de Ciudadanos afronta estos días un dilema peliagudo. Sabe que si permite un gobierno donde figure Podemos, se multiplican las probabilidades de que Pablo Iglesias le acabe ocupando amplio espacio en la izquierda de su base electoral mientras a su derecha tornan espantados al Partido Popular.

Ocho políticos y 12 empresarios detenidos en la operación contra la corrupción en el PP de Valencia

Macrooperación policial contra la corrupción en el PP de Valencia

Pero tampoco ignora que si permite en solitario un ejecutivo del PP, se multiplican las posibilidades de que Mariano Rajoy le haga un David Cameron y lo fagocite como al pobre Nick Clegg mientras sus votantes más de izquierda vuelan de regreso al Partido Socialista.

La solución menos mala para esta disyuntiva resultaba bastante obvia: entrar en el gobierno con la opción que haya elegido. Pero, llevado por el fragor de la campaña electoral y la borrachera de los sondeos que llegaron a colocarle el primero, el propio Rivera se ha cerrado esa puerta. Puede volver a abrirla. Pero deberá explicarlo muy bien y asumir algún coste. Aunque en la presente tesitura de la política española el 'stock' de buenas soluciones anda más que agotado.

Rivera parece haberse decantando por intentar presentarse como el gran muñidor de un gobierno PP-PSOE propiciado por su visión, prudencia y habilidad. Sobre el papel no parece mala idea. Aunque encierra algunos problemas y contradicciones, empezando por la evidencia de que necesita que los socialistas le compren una burra que les saldría completamente coja.

Afirma el líder de Ciudadanos que hay que acabar con el partidismo y el sectarismo, hablar con todos y dejar atrás la vieja política de elegir entre rojos y azules. Pero lo cierto es que, al parecer, se puede hablar con todos menos con Podemos, y cuando se trata de elegir, escoge a los azules.

Más llamativo aún resulta escucharle hablar estos días de la necesidad de un Ejecutivo que regenere la vida pública española, pero excluyendo cualquier acuerdo de gobierno con Podemos, para evitar un gobierno radical y no poner en riesgo la unidad de España, mientras propone grandes acuerdos con los populares y los socialistas para garantizar un programa reformista y la dichosa unidad de España.

Justo durante la semana en que se reabre la causa por la destrucción de los discos duros de Bárcenas, el escándalo Acuamed fuerza dimisiones en Moncloa y salpica al comisario Arias Cañete, o en Valencia la policía detiene a varias decenas de dirigentes del PP tras una redada anticorrupción, Albert Rivera no se cansa de decirnos que la mejor opción para acabar con la corrupción y regenerar España pasa por un Gobierno presidido por el Partido Popular. O Ciudadanos es una marca blanca o tiene el detergente que lava más blanco del mercado.

Etiquetas
Publicado el
26 de enero de 2016 - 18:52 h

Descubre nuestras apps

stats