Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

¿Emprendedores o emprendeudores?

Imagen de recurso de un anuncio de un piso en alquiler , en Madrid (España), a 31 de marzo de 2020 / Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

Sebastián Fernández Martínez

8

Con todos mis respetos a los emprendedores y de quien está a favor del emprendimiento, ¿nos damos cuenta de que este es el futuro que quiere el sistema capitalista neoliberal para la sociedad? Desde la Unión Europea y organismos supra europeos, a los Ayuntamientos, pasando por las Comunidades Autónomas, Diputaciones, Cámaras de Comercio, Gobierno Central, Universidades, Bancos, Multinacionales y medios de comunicación, todos, están por la "empleabilidad" (capacidad de cualificarte y buscar tu propio trabajo) y el "emprendimiento" (capacidad de emprender tu propio negocio), para que cada cual se busque la vida, ante la irresponsabilidad social del empresariado y poderes financieros y económicos de crear empleo.

Los empresarios invierten en especulación financiera, para ellos más rentable que hacerlo en actividad productiva, donde se produciría valor añadido, puestos de trabajo y riqueza. La 'empresarización' de la sociedad se traduce en pretender que todos seamos empresarios…; y ocurre lo que estamos viendo a diario: cierre de negocios de todo tipo ante la imposibilidad de competir, con horarios interminables de trabajo e ingresos y salarios más bajos que los del sector por cuenta ajena.

Por mucha oferta que haya emprendiendo negocios, si no hay demanda (son las propias leyes capitalistas de la oferta y la demanda), debido a la falta de recursos económicos de la población, todo es un brindis al sol y da lugar a los cierres de negocios que vemos diariamente en nuestras ciudades y pueblos: carteles de "se alquila", "se vende", "se traspasa"…, y donde había un bar, abre una peluquería; la tienda de zapatos es sustituida por otra de móviles; y al poco tiempo se ve otra actividad. Los emprendedores, al final, están condenados a competir en el mercado, procurando que el servicio que se presta sea más barato que el de sus competidores, o sea el "yo lo hago, o lo vendo más barato" que lleva a vivir para trabajar, totalmente esclavizado, en lugar de trabajar para vivir y endeudados e hipotecados por muchos años. 

Esto seguirá ocurriendo mientras no haya inversión productiva de empresarios, entidades financieras y económicas y administración pública. 

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Publicado el
14 de enero de 2021 - 13:31 h

Descubre nuestras apps

stats