eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Congreso aprueba la moción que pide el cese de la ministra de Justicia con la abstención de Unidos Podemos

Los votos de PP y Ciudadanos, con la abstención de Unidos Podemos, ha permitido aprobar la moción que pide la destitución de Dolores Delgado

Delgado, ya reprobada por el Senado, ha visto cómo la cámara ha pedido su cese un día antes de comparecer para explicar su relación con Villarejo

- PUBLICIDAD -
El PP preguntará a la ministra Delgado en el Congreso cuándo piensa dimitir, tras la polémica de la defensa de Llarena

La ministra Dolores Delgado, en el Congreso.

El Congreso ha aprobado este martes una moción por la que pide al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que "cese de forma inmediata" a la titular de Justicia, Dolores Delgado. El PP, autor de la iniciativa, ha reprochado a la ministra su cercanía al exjuez Baltasar Garzón y ha cuestionado también su trabajo como fiscal. Sus votos, junto a los de Ciudadanos y con la abstención del PP ha permitido aprobar el texto, que al igual que la reprobación del Senado, no tiene carácter vinculante.

La diputada del PP María Jesús Moro Almaraz ha sido la encargada de exponer su moción. "No ha existido ejemplaridad en tu trayectoria profesional como fiscal ni en sus breves meses como ministra", ha dicho la parlamentaria, que le ha reprochado que rechazase defender en un primer momento al juez Pablo Llarena por la querella de Carles Puigdemont.

"El ministerio no podía pasar a convertirse en una sucursal de la FIBGAR [la  Fundación Internacional Baltasar Garzón] ni en despacho profesional alguno", ha asegurado la parlamentaria, que ha afeado también a Delgado sus palabras en la comida de 2009 con Garzón y el excomisario José Manuel Villarejo, junto a otros mandos policiales de la época.

Cuando llegó al ministerio Delgado "dejó de preocuparse por la justicia", ha dicho Moro, para seguir una hoja de ruta marcada por "una sola persona de referencia", en referencia a Garzón. "No es posible que la ministra esté ni un minuto más", ha dicho, al tiempo que ha cuestionado su compromiso con el feminismo y le ha reprochado su lenguaje homófobo.

Ignacio Prendes (Ciudadanos), que ha comenzando lamentando la ausencia de la ministra en el pleno, ha criticado los vaivenes de Justicia sobre Llarena y ha asegurado que Delgado mintió en sus sucesivas versiones sobre Villarejo. "Esa mochila de amistades peligrosas le infiere una enorme debilidad", ha dicho Prendes, en referencia a la comida de 2009 donde también ha dicho que queda patente la "laxitud" de la ministra para perseguir los posibles delitos de los que allí se hablaron.

"No necesitamos una ministra que no ceda al chantaje, necesitamos una ministra que no puede ser chantajeada", ha dicho el diputado de Ciudadanos antes de dar paso a Gloria Elizo, de Unidos Podemos, que ha hecho un repaso de las conclusiones de la comisión que investigó los trabajos de la "policía política". En ese punto ha recordado que el PP y el PSOE se opusieron a la citación de Villarejo a esa comisión.

"Es la democracia la que está en juego"

"¿Por qué se premia la ocultación de la cloacas?", ha preguntado Elizo mencionando a Delgado y al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. La diputada ha pedido que se asuman responsabilidades y se investiguen judicialmente esas grabaciones. "Saquemos todos a la luz, no es Pablo Iglesias y los partidos independentistas, es la democracia la que está en juego", ha concluido.

Desde el PNV, Mikel Legarda, ha comenzado anunciando que su grupo no iba a dar apoyo a la moción. Ha argumentado "el lenguaje y actitudes" de la comida de 2009 no fueron "ejemplarizantes", pero que en ella "nada se trató sobre asuntos judiciales". Además, el diputado ha afeado al PP que bajo su moción se encuentre, como siempre, Catalunya, por la polémica sobre Llarena.

Además, ha acusado al PP de montar una campaña de "acoso y derribo de ministros", en el que el PNV no iba a participar. Joan Tardá, de ERC, ha definido el funcionamiento del Estado de "estercolero democrático" y se ha dirigido al grupo parlamentario socialista para ofrecer "una solución negociada" que pase por acordar unos presupuestos siempre que el Ejecutivo renuncie "a la venganza y al escarmiento", e inste a la Fiscalía General del Estado a rebajar la acusación en la causa del 1-O.

Feliu Guillaumes, del PDeCAT, ha centrado su discurso en la polémica sobre la defensa de Llarena en Bélgica, que correrá a cargo del Estado después de que Delgado se negase en un primer momento. "No digo que estemos ante un estado fallido, pero está claro que tiene muchos fallos, y esta ministra está claro que lo representa", ha dicho el diputado.

El diputado del PSOE Juan Carlos Campo ha subido a la tribuna en último lugar para defender a la ministra. Lo primero que ha hecho es criticar que se haya debatido la moción antes de la comparecencia de Delgado en la comisión para luego defender su actuación en la querella contra Llarena. "El Gobierno responde por su gestión política ante el congreso de los diputados", ha dicho Campo, antes de pedir que se trace una línea entre las cuestiones políticas y las privadas.

"Acabar con el adversario político es muy fácil, ponga un Villarejo en su vida, pero ese no es el camino que queremos para nuestra sociedad", ha terminado diciendo Campo. 

Delgado, que ya fue reprobada por el Senado, ha visto cómo el Congreso pedía que abandone su puesto un día antes de comparecer en la cámara baja para explicar su relación con Villarejo. La ministra pasó de decir que no había coincidido con él en ninguna ocasión a admitir tres encuentros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha