La portada de mañana
Acceder
El Gobierno afronta el 'segundo asalto' en la batalla por subir el salario mínimo
Mapa del mayor éxodo de la última década: así se mueve la población en pandemia
Opinión - Lo que se vende y se compra con la información manipulada, por Rosa María Artal

Las agendas de Villarejo revelan que Cospedal implicó a su jefe de gabinete en el espionaje a Bárcenas

José Luis Ortiz Grande toma posesión como jefe de gabinete de la ministra de Defensa en noviembre de 2016

Los indicios de la implicación directa de Génova en el espionaje a Luis Bárcenas crecen en la parte de la causa Kitchen que el juez mantiene aún bajo secreto. Las últimas agendas incautadas al comisario Villarejo revelan la participación de José Luis Ortiz, asesor de la entonces secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en el operativo contra el extesorero. El contenido de esas agendas ha incluido a Ortiz en la nómina de nuevos imputados en Kitchen sobre los que el juez , junto a la propia Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro. elDiario.es informó la pasada noche de que las evidencias en las anotaciones de Villarejo situaban a Ortiz al borde de la imputación, al igual que a su antigua jefa y al marido de ésta.

El pasado 23 de octubre, con el comisario aún en prisión, los agentes de la Unidad de Asuntos Internos se incautaron de 13 nuevas agendas en el registro de su domicilio, en Boadilla del Monte (Madrid). Los policías actuaron por orden del juez y los fiscales en el marco de una nueva pieza, la número 28, sobre el intento de venta de información de Villarejo desde la cárcel, con la ayuda de otro recluso cuando éste salía de permiso. 

La información de esas agendas afecta a una docena de piezas del caso Tándem, incluida la número 7 o Kitchen. El análisis de esas anotaciones por parte de Asuntos Internos ha derivado en la identificación de treinta personas a las que alude Villarejo solo cuando alude a Kitchen, aunque eso no suponga la implicación de todas ellas en los delitos investigados. 

Una de esas 30 personas es José Luis Ortiz Grande, del que Villarejo apunta "Orti" o "JL Orti" cuando escribe sobre sus encuentros, según han concluido los agentes de Asuntos Internos. Otras dos son Ignacio López del Hierro, mencionado como "ILH", y María Dolores de Cospedal, reflejada como "Cospe" o "MD". Los tres aparecen como conocedores o intermediarios en la operación "parapolicial" de espionaje, coinciden las fuentes consultadas. 

La Unidad de Asuntos Internos confiere credibilidad a las agendas porque considera que fueron confeccionadas por Villarejo a lo largo de los años como un diario, destinado exclusivamente a su "lectura privada". En este sentido, el levantamiento del secreto sobre las nuevas revelaciones de Kitchen se ha postergado al ordenar el juez que se expurguen las alusiones a terceros, incluso de la salud de familiares del comisario, que no están vinculadas con el caso de entre la documentación incorporada al sumario. A partir de las menciones, los agentes se han afanado en cotejar las anotaciones del comisario con el momento y el contenido de cuestiones ya acreditadas durante la instrucción del caso.

José Luis Ortiz Grande era también jefe de gabinete de la presidenta de Castilla-La Mancha cuando Cospedal compaginaba ese cargo con el de secretaria general del PP, en la época en la que se desarrollaron los seguimientos y el robo de información a la familia del extesorero. En la Presidencia de Castilla-La Mancha, Ortiz Grande coincidió con otro de los ya imputados, el policía Andrés Gómez Gordo, figura clave en la trama por conocer al chófer cuando ambos trabajaban al servicio de Francisco Granados. Gómez Gordo era una suerte de 'hombre para todo' de Cospedal, aunque la expresidenta castellano-manchega le había contratado como director de Análisis y Documentación de la Junta de Comunidades. Gómez Gordo regresó a la Policía en mayo de 2015 para continuar desde un puesto activo en la manipulación del confidente Ríos Esgueva.

José Luis Ortiz Grande también fue jefe de gabinete durante la etapa de ésta en el Ministerio de Defensa. Tras la derrota de María Dolores de Cospedal en la primera ronda de las elecciones internas del PP y su apoyo a Pablo Casado en la votación de compromisarios, frente a Soraya Sáenz de Santamaría, la exsecretaria general logró situar a algunos de sus fieles en el nuevo PP de Casado, una situación que ha ido cambiando con el paso del tiempo y el abandono obligado de la política por parte de la que fuera número dos de Rajoy. Ortiz Grande recaló en el Grupo Popular del Congreso, pero fue cesado en junio del pasado año, según consta en el Boletín Oficial de las Cortes. 

Registro en casa del chófer

El hecho que marca la subpieza secreta de Kitchen es el registro del domicilio de Sergio Ríos Esgueva, el chófer de los Bárcenas, imputado por ser el topo de la policía política y haber sustraído documentación a la familia para entregárselo a los policías. Ríos Esgueva ha cambiado de abogado y ha comenzado a declarar ante el juez y los fiscales, a lo que se había negado previamente. El pasado 20 de mayo aseguró, durante su comparecencia en la comisión del Congreso, que "una parte muy importante de Kitchen" sigue bajo secreto

Los investigadores indagan en la posibilidad de que Ríos fuera asignado como chófer de Bárcenas por el PP con el fin de vigilar al extesorero y su familia, antes incluso de que se pusiera en marcha la operación "parapolicial" para proteger a los dirigentes del PP de los avances del caso de la caja B. 

Este miércoles declaran ante la comisión de investigación del Congreso María Dolores de Cospedal (16:00 horas) y su marido, Ignacio López del Hierro (10:00 horas). El empresario y Villarejo se conocen desde hace décadas y las referencias al primero son constantes en las agendas del policía. María Dolores de Cospedal tuvo que abandonar la política en 2018 después de que la web moncloa.com publicara unos audios de Villarejo reunido en la planta noble de Génova con ella y su marido para presuntamente profundizar en cómo podían sabotear la investigación judicial de Gürtel. 

Para este miércoles también estaba prevista la declaración de Villarejo en la pieza Kitchen con el fin de que explicara su afirmación en el Congreso de que se intercambiaba mensajes con Mariano Rajoy sobre los avances del espionaje a Bárcenas y que el comisario no había trasladado al juez. Tanto su declaración como la del secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez han sido aplazadas para evitar que coincidieran con las de López del Hierro y Cospedal en el Congreso. 

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2021 - 22:40 h

Descubre nuestras apps

stats