Arrimadas intenta refundar Ciudadanos con otra marca para evitar la desaparición de su partido

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, este viernes en Sevilla en el cierre de campaña de su partido en las elecciones al Parlamento de Andalucía de 19 de junio.

Carmen Moraga


75

Ciudadanos cambiará de marca, renovará su proyecto y sus liderazgos. Así lo ha anunciado su presidenta, Inés Arrimadas, tras la debacle electoral sufrida este domingo en Andalucía. “Estoy muy triste. En días como este hay que dar la cara, hablar con todo el mundo y saber que hay que seguir luchando. Tenemos que hacer una reflexión política porque esta marca está muy castigada y no somos capaces de seducir y reconectar y que la gente nos vaya a votar en masa. Tengo que agradecer a los 120.000 andaluces que han cogido la papeleta liberal”. Así lo reconoció Inés Arrimadas este lunes por la noche, durante una entrevista en La Brújula en Onda Cero en la que analizó la tremenda derrota que sufrió su partido en las andaluzas, la cuarta consecutiva desde que fue designada presidenta de Ciudadanos.

La líder del partido después anunció que esta debacle les obliga a abrir “una etapa de transición” que supone adelantar “un plan de renovación profunda o refundación que es lo que han hecho otros liberales europeos antes que nosotros”. “Me gustaría que todo eso fuera refrendado antes de las municipales para que nuestros candidatos puedan competir en igualdad de condiciones”. “Una refundación de todo, también de la marca”, porque, según ha reconocido, “no es percibida como útil por los ciudadanos, como hemos comprobado en estos comicios”, ha añadido este martes ante la periodista Susanna Griso en su programa Espejo Público, de Antena 3. Ciudadanos ya lleva un tiempo haciéndose llamar y presentándose con el nombre de 'Liberales'.

“La militancia tiene que poder renovar y dar un refrendo a todo, al programa, a la marca y a los liderazgos”, ha remachado Arrimadas durante estas dos entrevistas, descartando, no obstante, su dimisión y la de su Ejecutiva. “Eso sería lo más fácil, tirar la toalla”, se ha justificado, sin concretar cuál será esa fórmula para esa renovación ya que descarta una Asamblea extraordinaria ahora. “Mi liderazgo se tiene que someter a un refrendo pero dentro de unos años. Yo no quiero ser un problema, pero tampoco quiero dejar el trabajo a medias”, ha explicado.

La dirigente de Ciudadanos ha lamentado las dificultades que han sufrido durante la campaña para explicar la gestión del Gobierno en Andalucía, que ha capitalizado en su totalidad el PP. “Esta es una situación muy dura pero en la vida lo fácil es rendirse, cada vez que se abren las urnas es duro para nuestro partido pero no vamos a tirar la toalla”, ha reiterado. Arrimadas ha recordado varias veces que en Alemania los partidos liberales fracasaron y luego han resurgido, e incluso gobiernan.

La líder de Ciudadanos ha hecho también autocrítica, pero de la etapa de Albert Rivera, y aunque ha señalado que también tuvo muchos aciertos, ha dicho que el ultimo año fue el que les llevo a esta deriva. “En 2019 cometimos varios errores. No fuimos capaces de tender una mano que demostraba que el que no quería pactar era Pedro Sánchez. Entregamos cuatro comunidades a un partido que había obtenido el peor resultado de su historia. Hemos cometido errores, pero también digo que los hemos pagado muy caros”, ha sentenciado, asumiendo que ella también ha cometido sus propios “errores”.

Arrimadas ha reiterado que tiene que acelerar “ese programa” para que los candidatos, “que tenemos muchos y muy buenos”, se puedan presentar a las autonómicas y municipales de 2023 con “las ideas renovadas”, tras este resultado tan “doloroso” en Andalucía.

Poco después de la derrota en las urnas andaluzas, la propia Arrimadas comprobó cómo numerosos dirigentes, cargos e incluso excargos públicos de su partido le exigían que diera un paso a un lado, dimitiera y convocara un Congreso extraordinario. Entre ellos, Ignacio Aguado, el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid, que perdió en las autonómicas de mayo de 2021 todos sus escaños en la Asamblea de Madrid –26– tras la convocatoria anticipada decidida por Isabel Díaz Ayuso. Aguado exigía, en un mensaje colgado en Twitter, la renuncia de toda la Ejecutiva y la creación de una gestora hasta la celebración del cónclave. “No hay otro camino, salvo la extinción”, advertía.

Este martes, Begoña Villacís, que formó tándem electoral con Aguado en las dos anteriores elecciones y aún mantiene el pacto en el Ayuntamiento de Madrid con el alcalde del PP, José Martínez-Almeida -el único que les queda vivo-, ha asegurado ella no tiene “ningún problema” en poner su cargo de la Ejecutiva a disposición de sus compañeros si le dicen “que con eso el proyecto liberal va a fortalecerse”. “De verdad que no se trata de tener apego a nada, y lo ha demostrado Juan Marín dimitiendo”, ha añadido, aunque ha señalado que Aguado “no ha pedido la dimisión de Arrimadas sino de toda la dirección nacional”.

De momento, la primera consecuencia de la derrota el 19J ha sido el aviso de despido de todos los trabajadores del Parlamento y del partido en Andalucía, tras la dimisión del líder regional, Juan Marín, como desvelaba uno de los periodistas del equipo del candidato, anoche, en su perfil de Twitter.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats