Calvo se queja de las "formas" con que Unidas Podemos airea las discrepancias y le acusa de "incoherente" por abstenerse en la ley Zerolo

La vicepresidenta del gobierno Carmen Calvo. EFE/Zipi/Archivo

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, se queja de las "formas" en las que Unidas Podemos airea las discrepancias en el seno del Gobierno de coalición. La encargada de la coordinación del gabinete de Pedro Sánchez enmarca las divergencias en la normalidad del funcionamiento de cualquier Ejecutivo, pero ha reconocido que le preocupan "más las formas que el fondo". "Me parece que no ha lugar porque preocupamos a los ciudadanos", ha dicho Calvo en una entrevista en la Cadena SER en un momento en el que el intento de los de Pablo Iglesias de tumbar la ley de igualdad de trato en su admisión a trámite en el Congreso ha marcado un punto de inflexión en la relación entre los socios.

No obstante, ese ha sido el choque que ha puesto el broche a un incremento de la tensión entre PSOE y Unidas Podemos por asuntos variados como el Ingreso Mínimo Vital, la ley de vivienda, las pensiones o las leyes trans y LGTBI. Precisamente la abstención del grupo confederal en la admisión a trámite de la ley Zerolo pone negro sobre blanco el enfrentamiento en esa materia. El PSOE la registró en solitario en el Congreso ante la falta de acuerdo con el departamento de Irene Montero en parte de su contenido. Los socialistas consideran que los cambios se pueden pactar más adelante a través de enmiendas. Sin embargo, Unidas Podemos considera que es una maniobra más para "bloquear" la aprobación de los anteproyectos de las leyes trans y LGTBI, en las que el PSOE también tiene desavenencias.

Calvo, que ha reivindicado la igualdad como una bandera del PSOE, ha intentado rebajar importancia a ese conflicto y ha asegurado que calcula que "queda poco para estar terminada" la ley trans para "arropar a los colectivos LGTBI". Pero ha considerado que es "incoherente" que Unidas Podemos votara en contra de la ley de igualdad de trato que pretende ser un paraguas para la no discriminación de distintos colectivos por cuestiones de raza, etnia u orientación sexual, entre otras. "Es un problema de coherencia de por qué se está en política", ha rematado la vicepresidenta, que ha reconocido que se enteró a través del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes de que Unidas Podemos se iba a abstener y de lo que estaba "ocurriendo" –en referencia a la jugada que intentaron los de Iglesias de que otros grupos de izquierdas se opusieran a la ley–.

Los socialistas consideran que esa maniobra "abre una puerta" que hasta entonces no se había producido y es el desmarque en una votación de una iniciativa que forma parte del programa de Gobierno y advierten de que en el futuro lo podrá hacer el PSOE con sus 120 escaños.

Calvo ha rechazado la salida de Iglesias del Gobierno, como exige el PP y, en concreto, Isabel Díaz Ayuso. La vicepresidenta ha recordado que Unidas Podemos tiene 35 escaños y es el cuarto grupo de la Cámara. "¿Por qué negocia cuando Vox apoya algunas cosas que nos parecen infumables? –se ha preguntado–. Se llama gobernar la complejidad con madurez, a ella también le toca". Así, se ha referido el acto ultra de homenaje a la división azul, acto "en que se señaló a los judíos". "Tiene que decir algo de eso, pero no hacemos un favor a nuestro país cuando creemos que la política es eso", ha dicho Calvo, que ha asegurado que "los de la Almudena se encontrarán la ley" al igual que lo harán los violentos de las manifestaciones. "Ella lo que tiene que hacer es gobernar Madrid", ha insistido. 

Calvo también ha corregido, no obstante, al portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, a propósito de las manifestaciones en protesta por la encarcelación del rapero Pablo Hasel que acabaron en altercados en Madrid y varias ciudades de Catalunya. La dirigente socialista ha condenado la "violencia" en la que acabaron algunas de esas movilizaciones. "Ningún derecho se puede defender ni expresar con violencia, esa es una línea roja absoluta", ha expresado Calvo en una entrevista en la Cadena SER en la que se ha desmarcado de Echenique, a quien ha acusado de "alentar una situación" en la que se produjeron "heridos, detenidos y numerosos bienes materiales".

"Creo que quienes tenemos un cargo público tenemos que vivir nuestra vida con una cierta complejidad. No es exactamente lo que pensamos nosotros y otra la responsabilidad de tu cargo. En los cargos se está para todo el mundo no solo para los que te votan. Una cosa es defender que una democracia sea exigente en la libertad de expresión y otra cosa es alentar una situación en la que vimos heridos, detenidos e incluso una chica [que ha perdido un ojo en las cargas policiales]", ha afirmado Calvo.

Calvo confía en el desbloqueo del Poder Judicial

Un día después de que Sánchez y Pablo Casado mantuvieran una nueva conversación telefónica para la renovación de instituciones como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que lleva dos años en funciones, Calvo se ha mostrado confiada en que se desbloquee la situación: "Sí lo veo". "El líder del PP no tiene más excusas ni más fechas. Creo que el señor Casado tiene que estar ya en la realidad", ha señalado Calvo, que se ha mostrado, sin embargo, comprensiva con la situación que atraviesa el jefe de la oposición: "El PP ha estado delante de una situación que era muy complicada para ellos". Además, ha dicho que Catalunya "era un rubicón tremendo" para Casado como "heredero de una situación en que Rajoy entendió que no era asunto suyo".

"Creo que esa recomposición tiene que estar de manera inminente", ha sentenciado Calvo. Los conservadores mantuvieron sus condiciones para avenirse a llegar a un entendimiento para renovar el CGPJ, el Tribunal Constitucional o el Defensor del Pueblo a través de un acuerdo que el Gobierno sostiene que está hecho a falta de que Casado le dé luz verde para darle publicidad.

Etiquetas
Publicado el
18 de febrero de 2021 - 09:38 h

Descubre nuestras apps

stats